¿Por qué damos el SÍ QUIERO a la cama casita? ¿Conoces el método Montessori?

Más allá de que Pinterest e Instagram estén llenas de habitaciones infantiles con la cama casita (a cada cual más mona), este tipo de camas se merecen una oportunidad en el cuarto de los más pequeños por sus múltiples beneficios.

 

Están basadas en el método Montessori que plantea la decoración como un vehículo para que los niños sean mucho más independientes y puedan experimentar por ellos mismos coger juguetes, guardarlos o, en este caso, poder subirse y bajarse de la cama sin ningún peligro.

Aunque el peque aún duerma en nuestra habitación o con nosotros, este tipo de camitas son muy importantes para que empiece a familiarizarse con un nuevo entorno. Puede subirse a leer un cuento , a jugar con algún amiguito o echarse una siesta él solito. Lo más importante es apoyarle y ayudar a que tenga la opción de comenzar a estar en su cama cuando él lo requiera.

 

Por supuesto, no nos vamos a engañar, las camas con forma de casita son un auténtico capricho que va a decorar de forma sencilla todo el cuarto.

Nos encanta combinarla con textiles en tonos pastel como los rosas, mint, grises o amarillos muy suaves. Además, podemos poner un montón de cojines y alguna mini manta para hacer el conjunto más confortable.

Como hemos comentado dentro del método Montessori se promueve que todo debe estar al alcance del pequeño, por lo que los jugueteros también van a ser esenciales. Podemos poner alguna cajita cerca de la cama para que pueda dejar sus cuentos y comience a ser responsable a la hora de recoger.

 

Por último, una luz tenue va a cerrar el conjunto. De esta forma se la podemos encender para que se relaje un ratito, le cueste menos conciliar el sueño o para estar nosotros con él mientras leemos el último cuento del día.

Todas las imágenes las podéis encontrar en Pinterest.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.