NOVIAS CON VELO

a_trendy_life_weddings (5)

El velo es una pieza de tela que proviene de la palabra velar, bajo el significado de proteger. En el caso del velo de novia, su función es la de proteger la pureza de la novia, así como su identidad hasta que finaliza la ceremonia, momento en el cual el novio puede retirar el velo de la cara, conociendo así a su esposa, ya que en la antigüedad la mayoría de los matrimonios eran de conveniencia y en ocasiones, la pareja no se conocía hasta el mismo momento del enlace.

a_trendy_life_weddings (12)a_trendy_life_weddings (13)

Y es que el velo se originó en el s.XIII a.C, aunque no se empezó a utilizar en la celebración de los matrimonios hasta la época de los romanos y los griegos con la función de ahuyentar los malos espíritus sobre la novia.

a_trendy_life_weddings (11)a_trendy_life_weddings (8)

Durante muchos años por tradición y como señal de respeto, las novias en las ceremonias religiosas llevaban el velo cubriéndoles la cara durante toda la ceremonia, posteriormente cuando el padrino “entregaba” a la novia en el altar, en ese momento, el novio levantaba el velo descubriendo el rostro de su futura mujer, y como todo evoluciona y el velo no es un accesorio imprescindible ni obligatorio, muchas novias optaron por casarse sin velo, aunque otras muchas seguían optando por usarlo.

a_trendy_life_weddings (10)a_trendy_life_weddings (3)

De manera que la utilización del velo por las novias no se trata de ninguna “moda” porque nunca se ha ido, es una simple cuestión de si la novia se ve favorecida o no con él, o de si encaja con su personalidad y su vestido, pero aunque no se trate de una moda, lo cierto es que la utilización o no del velo, o al menos hablar de ello, está de pura tendencia.

a_trendy_life_weddings (9)a_trendy_life_weddings (2)

Lo importante si decides llevar velo el día de tu boda, es que encaje con tu manera de ser y por supuesto con el vestido. Normalmente el velo suele ser de color blanco roto, siempre en un tono más oscuro que el vestido. En cuanto al largo debe ir acorde al tamaño de la cola del vestido y sobresalir unos 50 centímetros. Sobre los tejidos, el estrella es el tul de seda, aunque una vez más aquí puedes elegir como quieres que sea, en tul ilusión, organza, bordados, con encaje… siempre es mejor elegir primero el vestido y después acoplar un velo que se adapte bien al vestido y no al revés, ya que el protagonista es el vestido, a menos que tengas un velo heredado, que sea una joya por su calidad y antigüedad, que entonces habrá que buscar un vestido que encaje con el velo.

a_trendy_life_weddings (6)a_trendy_life_weddings (1)a_trendy_life_weddings (4)

Si quieres usar velo pero no sabes cuál es el más adecuado a tu vestido, a continuación os explico los diferentes tipos de velo que podéis encontrar:

  • Velo Capilla: es de los más tradicionales, es algo más largo que el vestido simulando una cola.
  • Velo Catedral: se sujetan en la parte trasera de la cabeza y se extienden unos 2 metros y medio.
  • Velo Francés: corto, sujeto a uno de los lados del cabello mediante un tocado. Este tipo de velo suele ser de malla o red, perfecto para una novia de estilo retro.
  • Velo hasta el codo: este tipo de velo es ideal para vestidos de corte romántico, en los que la falda empieza a la altura de la cintura. Se sujetan en la parte trasera de la cabeza.
  • Velo Corto: llega a la altura de los hombros y cubre la cara de la novia. Es un velo informal.
a_trendy_life_weddings (7)

¿Os casasteis con velo? ¿Os gustan las novias con o sin velo?

Fotos: Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *