CORAZÓN, CORAZÓN..

Ayer fue un día raro en el trabajo, me llevé una pequeña, bueno no, una gran decepción, estuve bastante cabreada un tiempo, luego cuando se acabó la jornada laboral (la mia es un lujo) fue a buscar al mayor a la guarde y allí estaba en el patio, al sol, con sus amigos jugando… y cuando le llamé vino corriendo con una sonrisa enorme en la caruchiña, mamiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!, os lo juro, todos los malos rollos, el cabreo la tristeza hicieron ¡PUFFFF!! y desaparecieron….

CREO QUE PARA LOS DÍAS CHUNGOS NO HAY MEJOR ANTÍDOTO QUE LOS BAJITOSSSS un lujo poder tenerlos.

Y ya relajada sin malos rollos y contenta me dio tiempo a terminar el CORAZÓN CORAZÓN, muy ad hoc para el día de ayer.
¿qué os parece?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *