mamás por el mundo, ARGENTINA

Muchas de vosotras me preguntáis por las madres españolas por el mundo, y lo cierto es que no es fácil encontrarlas, (si alguna quiere compartir su experiencia con nosotros que no dude en hacerlo, que me mande un mail).

Bueno la cuestión es que si encontré una mamá argentina que se ofreció a contarme como “CONCILIA” ella eso de ser madre trabajadora y la verdad es que no dista mucho de nuestra vida, conforme vayáis leyendo os veréis reflejadas en bastantes cosas.

Os dejo con Dulcinea del Toboso:

Ser joven trabajadora “madremujerargentina” no es tarea simple. Al descontrol habitual de cualquier madre trabajadora, se suma el caos de la ciudad de Buenos Aires y si le agregas que ademas mi trabajo me lleva a viajar por el mundo, debo decirte que lo mio es un apostolado. Tengo dos peques: Augusto de 10 y Máximo de 6 años que van al cole todo el día desde las 7.50 hs hasta las 17.00 hs. Si estoy en Buenos Aires, yo los dejo en el cole (tomamos el subte para llegar) y allí comienza mi jornada de trabajo. Algunos días hago una escala previa en el gimnasio para correr durante 30 /40 minutos. Y debo confesar que mi mente corre mas que mis piernas. Al trote voy haciendo la lista de los pendientes de la oficina, que debo firmar la autorización para excursión del cole, que ayer me quede sin cebollas y debo comprar de camino a casa, que ya es tiempo de depilarme otra vez, que el sababo es el cumpleaños de fulanito y debo comprar un regalo, que a Máximo los pantalones le quedan cortos y debo reponerlos… Al finalizar mi trabajo “formal” y comienza el de “chofer” recojo a los niños del cole y recorremos football o Rugby en el club o fonoaudiologa del pequeño, etc. Y en los días que no hay actividad extra, siempre viene algún amigo de la escuela a tomar la merienda y jugar en casa. La magia se acaba a las 19.30 cuando pierdo totalmente el encanto y me convierto en sargento que grita para que se vayan a bañar. Preparo la cena y la vianda para el almuerzo de los niños para el día siguiente… Cuando llega mi marido Alejandro se sirve la cena y aunque caigan meteoritos del cielo a las 21.30 los peques ya sueñan con los angelitos…. Mi marido lava los platos (la regla es que el que cocina no lava) que quedan en el escurridero y nos tomamos un café para conversar de “cosas de grandes”. Ademas luego me siento a escribir en mi blog: www.lucatdis.blogspot.com.ar o me pongo a pintar
Si no estoy en Buenos Aires, nada de lo anterior ocurre, la vida en casa solo con papá es mucho mas relajada… Mis viajes son planeados con gran anticipación por lo que me permite organizarme. La clave es un gran planner que esta en un panel de corcho en la cocina donde anotamos toda la organización familiar: desde los cumples de los peques, hasta los viajes de mama, o los partidos de rugby. El otro punto fundamental es una buena agenda de teléfonos en el celular y contar siempre siempre con buena conexión a internet… La tecnología me hizo una madre omnipresente! Así puedo aparecer en la tele por skype y preguntar porque aun no se han bañado y que paso con ese magullon en el codo que no había visto antes. Mando mensajes a las 3 am desde Dusseldorf a las madres de compañeros preguntando por la tarea o alguna novedad especial.  Y es posible que en el aeropuerto de Frankfurt me suene el celular en donde Augusto me pregunta por la tercer pregunta del trabajo practico de ingles que no comprende como se responde… Todo lo anterior y un freezer lleno de comida como para pasar por la tercera guerra mundial, son claves para el éxito de las jóvenes trabajadoras madremujeresargentinas. 
En unos dias te mando unas fotos, en estos momentos ponerme a buscar fotos me cuesta mucho porque mi papa aparece en muchas y estoy muy sensible…
Besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *