TENGO UN PASAJERO

Hoy en un día importante, tengo una nueva colaboradora en el blog. Sé que hay muchas lectoras que embarazadas o que pensáis serlo, así que he decidido que ya que yo no estoy en edad de tener otro retoño, he buscado alguien que si está y no es otra que mi prima.

Muchas las conoceréis por su fantástico blog de cocina He venido a cocinar, otras no, así que os presento a Marta, Martolas para la familia, que nos contará su Historia de una panza. Os dejo con ella.

Cuando una pareja decide tener hijos pueden pasar muchas cosas: que los tengan inmediatamente (dicho y hecho: plas!) , que tarden (o les parezca que tardan) mucho en llegar, que tengan alguna pérdida por el camino y el tema se retrase más de la cuenta, que tengan varias pérdidas (y entonces se retrase mucho más), que sean muy pacientes y no tengan prisa, que pasen los años y el reloj biológico les pise los talones, que los niños no lleguen y decidan que se puede ser feliz sin descendencia…. Y con esto no me refiero solamente al primer hijo sino que el comportamiento de la naturaleza puede ser totalmente diferente en cada embarazo, vaya!

En fin, yo que llevo unos años inmersa en el mundo de la concepción (hay gente que está en el mundo de la moda, o del cine… yo, además de en otros temas, estoy también en el mundo de la concepción) he visto de todo y he logrado obtener una conclusión firme: Cualquiera de estos casos es normal. Todo es normal. Todo puede ser.
Ante la maternidad, optimismo y sentido común sobre todas las cosas; la felicidad no está únicamente en un embarazo inmediato. Está también en encontrar una pareja con quien decidirse a tener hijos, o en la convicción de que lo que te hará feliz será tenerlos sola. O tal vez te encuentres adoptando a una maravillosa criatura a la que necesitas más que ella a ti, o de cualquier otro modo imaginable.
Y así empezamos nueva sección dedicada a las panzas y a las ganas de ser madre. Embarazada de 5 meses de mi segundo hijo y dispuesta a contar desde distintas perspectivas cómo cambia la vida, el cuerpo, la mente. Y que venga con flores, please.

historia de una panza

 

13 comentarios en “TENGO UN PASAJERO

  1. Hola…….me siento muy identificada con este post. Estoy deseando leer lo que nos vas a contar. Seguro que tienes mucho más tacto que alguna otra blogger, solo hay que ver el primer post.

    Bienvenida.

  2. Enhorabuena por la incorporación y mi enhorabuena por tu embarazo. Muchísimas felicidades!! También te seguiré por aquí, me parece fantástica la idea. Estoy embarazada de siete meses, el primero, y si, a veces andas muy pérdida. Fantástica idea.P.D si la cuna necesario sita un reajuste, ya sabes a quien avisar. Mil besos.

  3. Me gusta el blog, su continente y su contenido, jajaja, así que no tengo ninguna duda que también me encantarás.

  4. Qué ganas de leer esta nueva sección. Me identifico, estoy en espera de la segunda. Lo que cambia la vida! y el sentido que adquiere, la maternidad para mi, es lo mejor.

  5. Encantada de leerte! Todas las mañanas llego a baballa esperando la estupenda sorpresa que me espera y la de hoy pinta maravillosa! Yo embarazada del/la tercero/a! Un poco en estado de shock, así que deseando leerte y hacer un poco de terapia en grupo… Abrazos y buena suerte!

  6. ¡¡Genial, nueva colaboradora!! Los colaboradores que va eligiendo Lucía nos encantan (no tienes más que ver la acogida que tuvo Manyatico -te echamos de menos, ¡vuelve!-) y seguro que tu aportación va a ser la guinda del pastel.

  7. Me gusta mucho esta idea, me gusta la delicadeza con la que está escrito y la corrección en la redacción (si,lo siento, pero soy muy pejiguera con esto) y llevo años esperando mi momento, así que estaré muy pendiente de esta colaboradora. Pinta todo muy bien. Gracias baballa, gracias marta 🙂

  8. Gracias a tutti por los comentarios amables y a Baballa por preocuparse de todas sus lectoras y de lo que les interesa en cada momento!
    Qué emoción y qué honor tener un hueco en su blog.
    Volveremos un par de veces al mes para contar cosas curiosas, reflexiones y experiencias de lo que significa llevar un pasajero a bordo.

    un besiño enorrrrme!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *