mi pasajero tiene hipo

hipo_bebeImagen

Mi pasajero tiene hipo. Sí, hipo. Yo nunca había oído semejante cosa hasta que en mi primer embarazo me lo comentó mi amiga Paula (esa Dra.Whatsapp que muchos tendréis: la amiga médico a quien consultas todo lo que te preocupa a cualquier hora y cuyas respuestas te tranquilizan siempre): los bebés, a partir de un momento determinado del embarazo (6- 7 meses, creo recordar) empiezan a ejercitar el diafragma para preparar su salida de la tripa y respirar fuera del útero. Es decir, utilizan el hipo para ejercitar ese músculo.
Es una sensación extraña y nada agradable, y la primera vez que lo sentí reconozco que me agobié un poco, pues no estaba segura de si eran contracciones o sólo patadas muy regulares; pero después resulta muy evidente cuando te das cuenta de que son movimientos rítmicos, exactamente iguales a los que los mayores hacemos cuando nos sobreviene el hipo. No hay nada de qué preocuparse: es un síntoma de vitalidad de la criatura, y puede durar desde un ratito corto hasta horas. A veces solamente ocurre una vez durante los meses de gestación y otras se repite recurrentemente. En el caso de Fiz a mí me duró varios meses hasta que di a luz.
En mi caso (y creo que es lo habitual) por las noches, después de cenar, cuando me tumbo relajada en el sofá siento que el bebé se mueve mucho más. El sábado noté de nuevo esa sensación. Estaba con Vilque y con mis padres y les enseñé lo mucho que se me movía la barriga, pues se deforma de tal manera que a veces pienso que el niño va sacar un pie por el ombligo. Y fue mi madre quien se dio cuenta en seguida:
– ¡Este niño tiene hipo!
– ¡Es cierto!- dije yo, recordando esa misma sensación hace 2 años cuando la experimenté con Fiz.
Y si es síntoma de salud bienvenido sea, por supuesto, pero hay que reconocer que resulta un auténtico coñazo.

 

Esta entrada está escrita por Marta, prima y colaboradora del blog. Podéis ver más sobre ella en su blog, He venido a cocinar.

Un comentario en “mi pasajero tiene hipo

  1. Mi hija tuvo un ataque de hipo con 5 meses o así, qué mal lo pasé!! Le duró horas, empezó a las once de la noche y estuvimos media madrugada despiertas (bueno, yo, ella supongo que también). Qué susto, no sabía lo que era y no entendía por qué me vibraba así la tripa, pensaba que podrían ser contracciones o incluso un ataque de epilepsia. No sabía si ir al hospital o qué hacer, pero al final con internet descubrí que era normal, aunque más tarde, a partir de los 7 meses. Esa vez fue la más larga, pero luego se repitió muchas más y ya me acostumbré! Ahora, fuera de la tripa, también tiene hipo muchas veces 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *