Acuérdate de ti…

Acuérdate de ti...

foto

 

Hace ya algún tiempo hice un proceso de coaching, la verdad no recuerdo si os lo había contado aquí o no, pero lo hago ahora 🙂

Patricia me ayudó a conseguir mi meta por aquel momento y creo que es una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.

Siempre le digo, pon una Patri en tu vida 🙂

La cuestión es que uno de los muchos “ejercicios” que me propuso un día fue:

Haz una lista de las 10 personas más importantes de tu vida

(deja de leer, haz la lista y luego sigue leyendo)

Pensé, repensé, e hice mi lista, ya tenía las 10, las 10 personas más importantes de mi vida.

Ella muy tranquilamente repasó mi lista y me dijo muy seria: falta una.

Te puedes imaginar mi cara, no, no falta ninguna (mientras pensaba, cómo va a saber ella si falta alguien o no)

-Si falta

-No, ninguna, seguro

-Si, Lucía, piensa, falta una y es una de las más importantes.

-¿qué? o como dirían mis hijos whaaaat?

Después de 15 minutos pensando repetí, Patri no falta nadie, lo siento.

¿has adivinado ya quién faltaba en mi lista?

Supongo que si, faltaba yo.

¿has repasado tu lista?

¿por qué te cuento esto? Pues porque se acerca el día de la madre, quería hablar de mi experiencia como madre y de como este pequeño ejercicio refleja perfectamente lo que la maternidad puede cambiar a alguien.

Empiezas con el embarazo, tu cuerpo se transforma, tu cerebro se vuelve blandiblú, sigues con el post parto y las hormonas se ponen de botellón sin avisarte, aparece el gen madre,  te sientes abrumada, superada, cansada, pero también feliz, muy feliz, y en algún momento de ese largo camino te olvidas de ti.

Yo me olvidé de mi.

Pasé a anteponer todo y a todos antes que a mi. No me entiendas mal, era feliz, soy feliz. Ser madre para mi es algo maravilloso, lo disfruto, cada paso es un reto. Me encanta pasar tiempo con mis hijos, nos reimos, nos divertimos, viajar con ellos, ver una peli los viernes, cantar, hacer yoga…pero dedicarse tiempo a uno mismo es necesario y debería ser obligatorio.

No es tanto hacer cosas sola, que también, y hacer cosas que te gustan, sino que tu cabeza sepa que tú también cuentas, que tú eres importante.

El día de la madre el mejor regalo que te puedes hacer es no olvidarte de que tú eres una de las personas más importantes de tu vida.

11 comentarios en “Acuérdate de ti…

  1. Impactante el post… me he visto totaltmente reflejada… me he olvidado de mi… o quizas simplemente estoy en el ultimos eslavón de prioridades… siempre mis pitus primero…. de verdad que una debería pararse a reflexionar… feliz dia de la madre…

  2. Que bonito Lucía, cuanta verdad y qué bien sienta recordar esto de vez en cuando. Estoy totalmente de acuerdo contigo, las madres somos tan felices pensando en los demás que nos olvidamos de nosotras, estoy segura de que en mi lista también habría faltado yo y sabes? cuando pienso en mi y recupero cosas que me gustan me siento mejor para estar con los niños. Se llama equilibrio, gracias por recordarmelo! Mua

  3. Ay por Dios…Que te daba ahora mismo un achuchón de los gigantes!
    Es un ejercicio muy potente, de los que quedan grabados para siempre, porque por mucho que nos sepamos la teoría, efectivamente, en el día a día, y sobre todo tras la maternidad, todas pasamos por lo mismo, directamente al último lugar en la escala de prioridades. De lo que no somos conscientes es de que incluso para priorizar a nuestros pequeños y darles lo mejor de nosotras mismas, es necesario que nos coloquemos en el listado. Sólo siendo felices podemos transmitir felicidad, sólo queriéndonos y cuidándonos, seremos capaces de transmitir autoestima y buen amor.
    Eres fantástica y una campeona. ¡Feliz día de las madres!

  4. lo peor es que a veces hasta me he sentido culpable por ponerme primero… pero no puede ser, tiene que haber tiempo para todos, ¡incluidas las mendas! bss!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *