Brad Pitt: “Me tocó la lotería y aún así perdía mi tiempo en cosas varias”

El actor se ha sincerado sobre sus problemas con el alcohol y su separación de Angelina Jolie

Han pasado más de seis meses desde que Brad Pitt y Angelina Jolie, una de las parejas más consolidadas de Hollywood, pusieran fin a su relación. Y lo hicieron igual que comenzaron, en medio de un escándalo, después de que el actor rompiera con Jennifer Aniston. En este tiempo los rumores se han sucedido uno tras otro, e incluso el FBI abrió una investigación oficial para esclarecer un posible enfrentamiento entre Maddox, el hijo mayor del actor, y su padre. Además, Jolie aludió infidelidad y abuso de sustancias por parte de su todavía marido. Para poner fin a comentarios y hechos no confirmados, la pareja emitió un comunicado conjunto en el que exigía la privacidad y confidencialidad del juicio por su divorcio. Ahora, el actor se ha sincerado en una entrevista a la edición americana de GQ Style.

angelina jolie y brad pitt
©Gtresonline. Angelina Jolie y Brad Pitt cuando todavía estaban casados, en una imagen de noviembre de 2015.

Brad Pitt se sincera

El actor ha desvelado en la entrevista que los problemas con la bebida que se decía que tenía eran ciertos: “No puedo recordar un día desde que dejé la universidad en que no he estado bebiendo, fumando o algo. Algo. (…) Pero estoy muy feliz de haber dejado todo ello a un lado. Dejé todo cuando tuve a mi familia, excepto la bebida. Pero hasta este año pasado, no vi que había cosas a las que no estaba prestando atención. Estaba bebiendo mucho. Y se convirtió en un problema. Estoy contento de que haya pasado medio año ya, lo cual es amargo, pero tengo sentimientos en las huellas de mis dedos otra vez. Creo que forma parte del ser humano: O lo niegas todo en tu vida, o respondes a las cosas pendientes y evolucionas”.

Brad Pitt estreno
©Gtresonline. Brad Pitt en el estreno de “The Lost City of Z” el pasado noviembre.

Cuando el periodista le pregunta cómo logró dejar la bebida, Brad Pitt ha confesado que ya no quería seguir llevando ese tipo de vida. Ahora vive en un pequeño bungalow en Santa Mónica: “Vine aquí durante un tiempo, mi amigo David Fincher vive cerca. Siempre tendrá una puerta abierta para mi y yo estaba trabajando mucho en el Westside por lo que al principio me quedé viviendo un mes y medio en su casa. Hasta que un día descubrí que había una furgoneta de vigilancia cerca (…) es algo más que TMZ porque también se metieron en el ordenador de mi amigo. Así que me volví un poco paranoico y decidí buscarme mi propio hogar”, ha relatado. Además, ha dejado ver que aunque sigue queriendo a la que fuera su mujer durante algo más de dos años, lo mejor era dejarla ir.

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *