#midiariodeverano 8

¡Ya estoy de vuelta! y aunque aún me quedan algunos días más de casi descanso infinito, ya estoy en Málaga y os traigo un nuevo capítulo de mi diario de verano. Hoy, – Comporta de mi vida.

playa-comporta

Tengo que confesar que hasta este año, mi interés por Portugal ha sido más bien nulo y  me da hasta vergüenza darme cuenta de lo poco que sé sobre nuestro país vecino.

El caso es que este año al pensar en nuestra escapada veraniega, me vino a la mente algún que otro rincón por el alentejo portugués recomendado en la red por gente que me gusta. Esto, sumado a vuestras maravillosas recomendaciones cuando os conté que nos íbamos a Porgutal de vacaciones, hizo que fuera el destino perfecto para el #summer2014 y no ha podido ser más acertado.

La ruta fue Málaga – Odemira – Malabado – Comporta – Lisboa – Málaga, los dos solitos con música de la que nos gusta y muchas ganas de desconexión. Hoy os quiero hablar de Comporta. 

Cuando aún estaba en Madrid y comenté en la ofi que queríamos hacer ruta portuguesa y llegar a Lisboa, la rubia más rubia de la redacción me dijo casi exaltada, ¡no te puedes perder Comporta! Es Los Angeles portugueses, Los Hamptons europeos, ¡es el sitio del momento!

Me puse manos a la obra con la investigación e inmediatamente supe que Comporta no podía faltar en nuestro camino. Playa infinita, hoteles eco, arroz caldoso…

Hotel reservado, recomendaciones apuntadas y ¡listos! Al llegar nos sorprendimos bastante.

A nosotros nos gustan las playas relajadas, sin demasiado bañista, con un toque salvaje y cuando llegas a la playa en Comporta, nada tiene que ver con eso. Arena blanca, sí. Agua cristalina, sí. Vientecito relajante, sí. Pero también mucho chiringuito cool, tumbonas a tutiplén y gente. Muuuuucha gente. 

Ese día disfrutamos de un día playero divertido. Nos gusta tumbarnos en una hamaca y observar. Mola ver a la gente de vacaciones. Felicidad máxima.

Al día siguiente tenía claro que teníamos que ir a esa misma playa muy temprano para poder enamorarnos de ella (si no, sería un sitio más que conocemos y punto). Eso hicimos.

9:30 de la mañana y al llegar, kilómetros y kilómetros y más kilómetros de una playa impresionante de arena hecha de conchitas y el atlántico tan tranquilo que costaba reconocerlo. Ni un alma, solo nosotros y el horizonte. 

Ahora solo pienso en volver a caminar por esa playa pero solo tan temprano que no haya nadie y parezca que hemos descubierto un sitio secreto y escondido del mundo que jamás desvelaremos.

 

12 comentarios en “#midiariodeverano 8

  1. Olguita!
    Ya estoy yo también de vuelta, pero yo te escribo desde el trabajo! buaaa, qué pena, ya se han acabado mis vacaciones! Cómo me ha gustado leer tus entradas más personales. Me apunto tus recomendaciones! No conocía ni Bolonia ni Comporta! Portugal es tan bonito… yo sólo he estado en Lisboa pero me enamoré de sus calles y de su gente. Qué majos son los portugueses!
    Un besito… ahora comentaré más 🙂

    1. Alicia!!!! yo ahora sí que estoy de vuelta! Tenía ganas de rutina y poder volver a leeros y contestaros con tranquilidad!!!

      Muchas gracias por estar siempre por aquí.
      Te mando un beso enorme!

  2. Hola Olga! Otra vez te leo en el aeropuerto, esta vez de vuelta a Madrid! Me encanta cómo has organizado tus vacaciones y lo que cuentas… Realmente me parece que eres muy “slow” 🙂 La verdad es que vivimos tan aceleradamente, que poca gente piensa eso de enamorarte de un sitio, por ejemplo, y no sólo conocerlo, decir he-estado.

    Tu blog me gusta mucho!! Y ya casi no sigo ninguno… Un beso y sigue disfrutando!

    1. jajajajajajaj pues ahora necesito ir más slow todavía!!!! llevo unas semanas con la tensión altita y no hay forma de bajarla! grrrrr

      Mil besos y ánimo con septiembre!

  3. El año que viene a ver si convenzo a algún amigo o amiga para poder organizar un viajillo. Ya te contaré

    1. Claro!!!!! eso es casi obligado!
      Un beso enorme y gracias por haber comentado durante este mes raro por aquí!

  4. Es lo que pasa con los sitios que están de moda, que pierden su esencia. Siempre he amado Portugal, voy a Lisboa siempre que puedo porque para mi siempre es una cura. Si me pongo super ñoña me atrevería a decir que es una cura para el alma. En unos días me voy a recorrer en coche la costa de Portugal, y solo espero pasármelo bien y disfrutar, porque como bien dices, solo hace falta un coche, buena música y buena compañía. Un beso!!

    http://www.elsoldeinvierno.com

    1. Pues me creo lo de la cura del alma porque Lisboa nos ha enamorado!

      Qué suerte tu plan… ¿ya estás has vuelto?
      Un beso enorme!

  5. En veranito, apetece ir a la playa. Si es una playa tranquila, pues muchísimo mejor…. Pero hay que saber adaptarse (vaya, lo que habéis hecho vosotros: como nos gusta la tranquilidad y sólo se consigue a primera hora; pues voy a primerísima hora).

    ¡¡A ver cuándo puedo ir yo a la playa!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *