3 hábitos que me hacen sentir bien

Mientras pensaba en los contenidos que os enseñaría esta semana en el blog, me  tomaba una manzanilla con anís y hacía lo posible por mantener una postura correcta manteniendo los hombros alejados de las orejas y tratando de elongar el cuello sin mover la barbilla y por eso, se me vino a la mente que debía compartir con vosotras 3 nuevos hábitos que llevo poniendo en práctica desde hace más de un mes y que me sientan muy, pero que muy bien. Comenzamos.

  • Una infusión de manzanilla con anís e incluso té verde cuando es después del almuerzo, después de cada comida. Bueno, siempre he sido de tomar muchísimas infusiones pero después de mi viaje a China, me tomé más en serio lo de terminar cada comida con una  y uf, me sienta de miedo. Mejora la digestión, quita esa sensación de ganas de dulce de después de una comida, ayuda con la sensación de gases y además está muy rica.
2_habitos_que_funcionanblanco
  • Hombros y coxis abajo, nuca al cielo (esto viene de la postura inicial de Yoga, Tadasana o postura de la montaña). Sé esto desde que empecé a practicar Yoga Iyengar pero nunca lo había puesto en práctica en mi día a día hasta hace algunos meses cuando empezamos con el Yoga Ashtanga. Se trata de hacer el ejercicio de, bajar los hombros y el coxis hacia el suelo mientras sin subir la barbilla, tiramos de la nuca hacia el cielo tratando de alejar las orejas del tronco del cuerpo, sin arquear la espalda y sin forzar, simplemente poniendo consciencia en esa postura y sintiendo el estiramiento. Yo lo hago siempre que me acuerdo, sobre todo mientras camino, en el cardio mañanero en la cinta o a veces en mi propia silla de trabajo.
    Me ha ayudado a mejorar la postura al caminar y al correr y me noto incluso más larga… 🙂
checosa-sporty-plan_adelgazamiento04blanco
  • Caldos para cenar. Siempre tengo varios caldos de la marca Aneto en la cocina. De pescado, de pollo, de verduras… También hago mis propios caldos y los congelo para cuando los necesito. En invierno, me encanta empezar la cena con un vaso del que más me apetezca. No falla. Me ayuda a entrar al momento cena con menos hambre, está calentito, muy rico y además es de lo más sano.
caldos

¿Qué me contáis vosotras? ¿algo que compartir por aquí? ¡Muchísimas gracias por vuestros comentarios!

 

7 comentarios en “3 hábitos que me hacen sentir bien

  1. Comparto plenamente lo de tomar caldo en la cena; me encanta hacerlo yo misma con verduras y a veces añado unas algas que tienen grandes beneficios;
    por otro lado, desde que hago ejercicios hipopresivos estoy feliz por lo bien que me sientan..

    >Buen día

    1. ¿Qué tipo de algas añades? voy a probar con alguna la próxima vez…

      A mi también me sientan muy bien los ejercicios hipopresivos…

      Un besazo!

  2. Trabajo 8h sentada y también procuro corregir la postura y no cruzar las piernas (qué vicio tengo con eso…).

    A mi también me gusta cenar caldito, sacia mucho y ahora en invierno apetecen tanto! Aunque intento prepararlo natural… y si alguna vez tiro del súper me he fijado que los de marca “knor” son bastante más “naturales” que el resto 😛

    Un beso!!

  3. Como nunca he hecho yoga, lo de la postura me suena requetecomplicado! Vamos, que no me entero de cómo es. Lo de las infusiones, lo intento, tomo algunas pero el café me puede! Y a los caldos por la noche les tengo manía, creo que debería intentar cenar más ligero.

    Hábitos que a mí me sientan bien:

    – La quinoa en mi dieta.
    Estoy completamente enganchada a ella. Me sienta genial, me da energía y las digestiones son perfectas. Y encima me encanta!

    – No comer hasta saciarme.
    Cuando como intento quedarme con la sensación de que aún comería un poquito más. Así evito el aplatanamiento de después de comer. Nada de pasar hambre, claro, sino simplemente no comer hasta acabar llenísima.

    -Masticar mucho, mucho, mucho.
    De nuevo las digestiones. Y damos tiempo a nuestro organismo para darnos cuenta de cuándo estamos realmente saciados.

    -Dormir con antifaz.
    Me he dado cuenta de que descanso mucho mejor con la oscuridad absoluta que tengo cuando uso antifaz. Gracias a él necesito dormir menos y me cuesta menos levantarme por las mañanas.

    Besos!!! 🙂

    1. Jo, Rocío… es que es dificil de explicar por escrito… Es algo así como tratar de dividir en dos el cuerpo desde el cuello hacia arriba y desde el cuello hacia abajo y tratar de alejar ambas partes, la una de la otra…

      Tus hábitos también me sientan genial a mi.
      Dormir con antifaz creo que es lo mejor del mundo. No sé si es la ligera presión que ejerce que te baja las pulsaciones y te hace descansar mejor… a saber!

      Un besazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *