Minimalismo como forma de vida

“El minimalismo, en su ámbito más general, es la tendencia a reducir a lo esencial, a despojar de elementos sobrantes. Es también la concepción de simplificar todo a lo mínimo.”

Llevo algunos meses muy interesada en el mundo del minimalismo. Hace unos pocos días, le contaba esto a una amiga y ella me decía que no era algo nuevo, que a mi de siempre me había gustado esa tendencia… Le dije que no, que no me refería al minimalismo de la Bauhaus que tanto me enganchó en la universidad… estaba completamente absorta con el minimalismo como forma de vida. 

Para a las que os pique la curiosidad, acompaño este post de algunas fotos de la artista minimalista Agnes Martin, os recomiendo que le echéis un ojo a su historia y a su obra si os gusta esta pincelada que hoy os enseño.

Pero entremos en materia. Que yo, blogger, recibidora de paquetes oficial,  os hable del minimalismo como forma de vida quizás os suene un poco raro pero lo cierto es que si echo la vista atrás, si pienso en mi misma a lo largo de mi vida, siempre me he sentido cerca, de una forma u otra, de esta filosofía.

Empecemos por el principio, ¿en qué consiste?

El mantra sería: `Identifica lo esencial, y elimina todo lo demás´. Su explicación; tratar, de forma consciente e intencionada de vivir con solo aquello que necesitamos y eliminar todo lo demás. Como en todo, también hay alunas vertientes que son, sin duda, las que creo que más nos pueden ayudar a acercarnos a este concepto sin transformarnos en seres un poquitín extraños.

Podría decirse que mi definición minimalista sería: `Identifica lo esencial y aquello que realmente te hace feliz, y elimina todo lo demás´. Después de leer y ver algunos documentales que contaban las experiencias de algunas personas al transformar su vida en una vida más minimalista, he querido, poquito a poco, adoptar algunos hábitos con los que conseguir simplificar mi día a día.

Os comparto 10 reflexiones sobre esta corriente que hacen que al menos a mi, me parezca de lo más tentadora. ¡Me encantará leer vuestra opinión!

1. Llevar una vida más minimalista no está en contra del capitalismo pero sí en contra del consumismo sin sentido.

2. Lo esencial para una persona es relativo, al menos para mi, también es esencial aquello que me inspira, aquello de lo que disfruto y me hace ser más feliz.

3. Se trata de una filosofía que debe adaptarse a cada persona y que además, va evolucionando y cambiando con el tiempo. Lo que para ti es esencial ahora, quizás no lo sea en el futuro.

4. Una buena táctica para saber si algo es para ti o no esencial es plantearte una serie de preguntas respecto a esas cosas que te rodean: ¿Me aporta algo? ¿Me hace más feliz? ¿Lo necesito realmente?

5. El estilo de vida minimalista (saludable), en mi opinión, se aleja de los extremos porque llevar las cosas a extremos hace que la vida se complique y esto se trata de simplificar.

6. Tener pocas cosas (y menos apego a esas cosas) te da libertad, te pongas como te pongas.

7. Para que el minimalismo aporte, se debe disfrutar del camino y no pensar que es un fin.

8. Esto no se trata de privarse de nada, se trata de elegir mejor.

9. El minimalismo también puede llevarse a otros niveles, por ejemplo, las relaciones personales.

10. No busques normas, no las hay.

Quizás esto sea lo primero que leéis sobre minimalismo o quizás no pero yo, que os conozco, os recomiendo que os informéis y lo llevéis a vuestro terreno. Se puede empezar, por ejemplo, analizando cada cajón de ese mueble que tienes lleno de cosas. Verás qué satisfacción te da verlo más ligero de equipaje 🙂

¡Espero vuestros comentarios!

13 comentarios en “Minimalismo como forma de vida

  1. Me gusta mucho lo que dices, me sientoo identificada, porque si que siento cada día más y más que necesito deshacerme de cosas y al mismo tiempo, dejar de consumir de una forma tan salvaje como he venido haciendo desde hace años (ya no tanto) Ahora intento buscar calidad, cosas que se que me van a durar años y que sean temporales (obviamente siempre picaré en algo) pero me doy cuenta que hay demasiadas cosas en mi vida que son un sin sentido.

    Me encanta las imágenes con las que has relacionado este post, (por cierto, fenomenal que te adentres en otros ámbitos como blogger, de 10 Olgui) investigaré más sobre esta artista, me ha chiflado, como ya te dije por Instagram

    Un besito y feliz martes

  2. Pues sí, a fuera con las “acumuladorcitas”, por mucho que las queramos!
    No es mas rico el que más tiene, si no el que menos necesita.
    X

  3. Siempre he pensado que para hacer hueco a lo nuevo hay que dejar atrás las que ya no sirve… difícil el minimalismo pero seguro que es un reto que aporta.
    Un abrazo Olga

  4. Hola Olga!
    Me encanta el concepto, llevo 3 años practicándolo sin haberle puesto el nombre.
    Verás, me separé y, de repente, muchas cosas me sobraban en casa: muebles, objetos y ropa. Incluso alimentos de la despensa.
    Gracias a esa eliminación fui cambiando la decoración y mi forma de alimentarme, ya sabes.
    Fui vaciando más y más. Y, en casa, así, hemos sentido mucha paz. Y yo, ahora disfruto de una nueva alimentación y del deporte y el yoga (en casa).
    Con el tiempo, este despejarlo todo ha tenido dos consecuencias:
    – Deshaciéndome de lo viejo, he dejado espacio a lo nuevo, y mi hija y yo, ya estamos pensando en adquirir cosas deco para la casa que ahora encajan con nosotras y con nuestro momento.
    – Al deshacerme de mucha, mucha ropa, me he quedado con 4 prendas este verano. Pero, no me gusta la sensación. Sé que no necesito más, sin embargo, adquiriré algunas prendas más, quizás 4 más. Te confieso que me puede el repetir demasiado.
    Esta es mi experiencia de la que sigo aprendiendo día a día.
    Por último, añado, que las responsabilidades económicas o la sequía económica, ha sido, aunque no me haya agradado, un plan detox estupendo para no consumir sin ton ni son. Ahora compro muy conscientemente.
    Un abrazo,
    Yolanda M.L.

  5. ¡Hola, bonita! No es la primera vez que leo sobre este tema, porque hace como un año y medio que empecé a interesarme, pero nunca dejo de aprender… De hecho, no sé si sabrás ya, pero te recomiendo que leas sobre la idea de «armario cápsula» (o «capsule wardrobe», en inglés). Así fue como empecé yo con esto del minimalismo y, poco a poco, se ha ido convirtiendo en una forma de vida. Creo que tus 10 reflexiones son acertadísimas, ¡muchas gracias por compartirlas!
    Saluditos,
    Tatiana.

  6. Hola Olga,

    He leído taaanto sobre este tema el último año! Parece que nos lees la mente 🙂

    Teniendo en cuenta que en 5 años he hecho 5 mudanzas, en la última que hice el año pasado no quería ni imaginármelo. Además, me obligaba a guardarlo todo en un trastero para después llevarlo al nuevo piso. Ahí fue cuando decidí que iba a llevarme conmigo lo imprescindible.

    Tiré de todo. Ropa principalmente, pero también todos aquellos objetos que me recordaban tiempos pasados pero no sabía muy bien por qué los guardaba. Ahora mismo vivo con muchas menos cosas aunque siempre creo que podría reducirlo más aún. Creo que una vez empiezas la sensación es tan placentera que te incita a seguir.

    Un besito

    Ines

  7. Rosa Ester Lillo Madariaga

    dice:

    Me gusta pensar que el minimalismo va de la mano del desapego,tener lo que quieres,deseas pero más por la función que presta..rodearse de lo justo que necesitas y no de llenar espacios con cosas que están de más…
    Cuando vives con más personas en tú casa es difícil llevarlo a un minimalismo ideal según tu propio concepto, porque los espacios son compartidos.
    Sicológicamente me afecta entrar a una casa que parece tienda…lleno de trastos,paredes llenas de cuadros.
    También veo el minimalismo como orden de tú entorno…me gusta cada cosa en su lugar.
    En decoración entiendo que es también tener muy pocos objetos decorativos pero que atraen la mirada hacia ellos.

  8. Qué casualidad. El otro día vi por primera vez un documental sobre el tema: Minimalism: a documentary about the important things.

    Muy interesante!!

  9. Como me gustan tus reflexiones! y que sepas que las comparto.
    En mi caso no voy a decir que leer a Mary Kondo me cambiase la vida, ni mucho menos pero si me hizo reflexionar así que puse en práctica alguna de sus pautas y puedo decirte que fue liberador desprenderme de muchas cosas, es más no me costó nada hacer ” limpieza”
    Ahora estoy investigando el tema de reducir basura, sobre todo envases y plástico, es increíble la bolsa diaria que generamos en casa.
    Como bien dices todo sin obsesionarse.
    Las fotos preciosas.
    Un beso Olga.

  10. A mí cada día me gusta más esta filosofía.
    Me dí cuenta hace mucho tiempo que las cosas no dan la felicidad. La dan los momentos que compatimos con personas. Estoy de acuerdo con la idea de que hay sólo dos cosas que necesitamos de verdad, un hogar y alimento, todo lo demás es opcional y varía según las preferencias y personalidad de la persona.
    Me encantan tus reflexiones Olga, besos.

  11. Me gustan cada vez más tu blog, su evolución, tu evolución. El nuevo rumbo que ha ido tomando sin perder su esencia, sin cambios bruscos, con el pleno sentido del trabajo personal que crece al crecer la persona. No me refiero a madurar ni a mejorar ni empeorar en nada, sino simplemente al fluir natural de una persona.
    Sigo tu blog desde hace mucho, y yo he cambiado un montón pero tu blog sigue acompañándome porque él también cambia. Es genial. Me gusta tu estilo de vida, la honestidad de tus publicaciones y lo variado. Y la ausencia de convencionalismos. ¡Bravo! Es muy genuino.
    ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *