lo mejor de Tarifa

Estaba decidida a hablaros de lo mejor de Tarifa.

Del olor a mar y el salitre pegado en el pelo, los desayunos del El Café Azul, el atardecer desde Arte y Vida, mojito en mano; y los recovecos de las calles del casco histórico llenos de velas. La música sonando en El Tumbao mientras las cometas de kite recorren el cielo, los puestos de pulseras a pie de playa, las cenas en El Lola y terminar conociendo los rincones de Mombassa cada noche.

tar4

Pero aún estoy borracha de emoción en fase afectividad máxima y lo mejor de Tarifa es sin duda quienes van contigo. Lo mejor es hacer llevaderas las interminables ocho horas de viaje convirtiéndolas en un road trip de película, atascos incluidos. Bailar en el pasillo de las latas de mejillones del supermercado, hablar en cualquier idioma y con cualquier acento y nos da lo mismo gafas que sombrero de ala ancha  para deslumbrar y no el sol.

Lo mejor es compartir una casa y un solo baño para cinco; eso si, con un patio digno de revista de decoración. Y que siempre haya un móvil a mano para hacer tantas fotos como copas se sirven en La Tetería en una noche. En ese momento siempre parece buena idea, pero no tanto al descubrir que quedó inmortalizado el momento en que una gaviota decidió evacuar sobre tu cabeza o cuando te creíste el número uno de la playa jugando a las palas.

Lo mejor es despertarnos a la vez y con más hambre que un león en la Sabana. No creo que muchos otros esperaran con paciencia, y el estómago rugiendo, que-re-mos-co-mer, a que fotografiara nuestra cena desde ángulos imposibles, como si fuera el mismo Declan McCullagh.

Processed with VSCOcam with f2 preset

Éramos capaces de construir una torre humana y llegar hasta el dj para que hiciera girar en el plato lo que queríamos escuchar, nuestra banda sonora del viaje. Si, hicimos todo lo que supimos y no hay nada mejor.

Nos descubrimos unas a las otras webs, música de ayer, y antes de ayer, y de hoy, anécdotas y vídeos, como este de The lonely Island (tenía que compartirlo y no encontraba el contexto adecuado).

Quien dijo que lo mejor de un viaje es el trayecto seguramente iba siempre solo. Lo mejor es quienes van contigo y aquellos que te encuentras por el camino. Compartir fritos y cervezas a la orilla del mar, marruecos en frente y da igual qué hora es. Que lo que nos queda de bote es suficiente para comprar la noche y comérnosla.

Y por eso, lo mejor de Tarifa no es una playa o un restaurante. Lo mejor de Tarifa ya no está en Tarifa.

imágenes vía Instagram (@aliescapology)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *