apunten, disparen, fuego.

Recuerdo el día en que lo quisimos todo y conseguimos más.

Dicen que hay que apuntar alto, muy alto, porque seguramente nos quedemos a medio camino. Pero a veces el viento sopla fuerte y la suerte está de nuestro lado. Como ese día en que tuvimos todo.

Bonnie and Clyde (1967)

Como este año, que ha sido tal y como esperaba y hemos volado alto, muy alto.

Y también hemos llegado lejos. A Rusia, al cielo de Madrid, al pasado y al futuro, a Style Lovely, a Vanidad. 2014 es múltiplo de 7 y por eso nos soltamos la melena, y nos la cortamos, porque nada malo podía ocurrir. Ha sido el año en que apunté alto pero nada esperaba.

El año en que me conocí. Ha sido el año en que te conocí (y si, sonrisita tonta).

2014 significa piña. Piña con vosotras, piña con mi familia, piña a bocados. Y significa planes, suerte, trabajo y amigos.

Y 2015 genera expectativas, lo sé. A todos nos gusta la niña bonita y planeamos cómo hacer que sea inolvidable, mejor que el anterior, sublime, perfecto. El año en el que nuestros sueños se cumplen.

Yo he decidido no esperar, dejar a un lado los propósitos y centrarme en hacer las cosas bien. ¿Qué es bien? Cada uno que decida. Decide y sé consecuente.

Bienvenido 2015.

Un comentario en “apunten, disparen, fuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *