Dejar todo atado antes de vacaciones ¿misión imposible?

¿Echo de menos trabajar por cuenta ajena? Rotundamente NO.

Soy feliz haciendo lo que más me gusta y lo que creo que mejor sé hacer: asesorar a otros freelances, start ups… elaborar sus estrategias de Marketing Online, desarrollar su imagen corporativa, darles proyección… La verdad es que siendo freelance te das cuenta de lo importante y crucial que puede llegar a ser tu punto de vista para otras personas; cómo se fían de tus decisiones, de tus propuestas… A veces lo pienso detenidamente y me da hasta miedo, porque, por supuesto, no siempre se acierta del todo y no siempre se consigue cumplir con las expectativas de quien ha depositado la confianza en ti, pero pese a todo compensa.

vacaciones

Hoy es mi último día de trabajo, mañana me voy por fin de vacaciones hasta el día 24 de agosto. Sí, soy yo quien marca los días que me cojo, no tengo que coordinarme con otros compañeros ni luchar por mi quincena favorita, esto es positivo, pero también tiene sus inconvenientes; es difícil marcharte y dejarlo todo en el aire, explicar a tus clientes que te vas unos días, que tú también tienes derecho a vacaciones y que ser autónomo también significa ser humano… He tratado con perfiles de todo tipo, en general la mayoría son gente sensata y razonable, pero siempre hay quien se queja (de vicio…). Y todos tienen la necesidad de preguntar: ‘¿pero te podrás conectar algo? ¿y qué pasa con mi Facebook durante estos días?’ -‘Oigan, no sé, podemos poner un cartelito de cerrado por vacaciones, como hacen los restaurantes…’ Por favor un poco de cordura y de compasión que no creo yo que se caiga el mundo. Además por el bien de sus empresas, es recomendable que me vaya unos días y airee alma, cuerpo y mente…

Ser freelance no significa barra libre ni jornada continuada de 24 horas. Significa ser independiente, autónomo, autosuficiente, resolutivo… Pero freelance no es sinónimo de pardillo, lo siento, tenía que decirlo.

nohurries

Como veréis en el tono de este post, creo que mis vacaciones son muy necesarias!! Y es que llega un momento en el que, aunque te cueste o te dé miedo, tienes que desconectar y cambiar de aires, porque en esta vida todo lo que se convierte en obligación termina por cansar, aburrir y puede dejar de gustarte y es un arma de doble filo para los profesionales independientes. Por fin puedo dedicarme a lo que más me gusta y escoger los proyectos en los que involucrarme, sí, pero ahora vienen las responsabilidades, cumplir plazos, actualizar tus conocimientos permanentemente (porque no tienes un superior que te mande a realizar cursos formativos)…. ¿Y qué pasa? Que lo que tanto te gustaba puede llegar a superarte y a amargarte.

 Por eso es esencial la organización, la disciplina y el sentido común. Dentro del tercer punto, sentido común, está el desconectar y disfrutar de unos días de relax. Yo vivo enganchada a las redes sociales desde que me levanto hasta que me acuesto, colgada del iphone revisando el correo, aunque esté en la cola de la panadería… Por eso durante el fin de semana y en mis vacaciones trato de soltar el móvil, a la playa ni siquiera lo llevo, necesito sentir libertad. Antes tenía la mala costumbre de revisar el email al acostarme y en el desayuno, algo tremendamente perjudicial para la salud, porque si hay un correo positivo genial y estupendo, ahora, como haya un correo delicado prepárate para una noche en vela o para una mala digestión. Este tipo de cosas las estoy aprendiendo a controlar con el paso del tiempo, porque cada sofocón profesional se me presenta en forma de calentura, eczemas en la piel, orzuelo… Y no es plan.

Esta última semana está siendo dura, dejar todo lo más coordinado posible para que no se produzcan urgencias ni imprevistos en mi ausencia, reuniones cada día para dejar todo claro con los clientes y repaso y actualización de tareas atrasadas. Un sobreesfuerzo que mañana al mediodía verá su recompensa.

Seguro que los que me estéis leyendo estaréis pensando, ‘está loca de veras necesita salir de la oficina, si no va a acabar arrancándose uno a uno los pelos de la cabeza…’ Jajjajaj, no es para tanto, en serio! Disfrutar del calor de mi perro Pistacho a los pies, bajo la mesa del despacho, es uno de tantos privilegios que tengo, pero lo dicho, la clave está en el equilibrio y en no interiorizar demasiado los problemas para que no te quemen ni minen tu salud, dejar las preocupaciones en la silla y en la mesa de la oficina y cuando salgas por la puerta, liberar tu mente y centrarte en lo demás: tu pareja, familia, amigos, en tu salud, tu alimentación, en tus sesiones de gym… En aquello que te dé placer, porque quemándonos no vamos a solucionar nada.

whoyouare

Pues nada, hoy la jornada se presenta también dura para se mi último día, tengo una reunión a las 20:00 horas :(, esperemos que al menos merezca la pena.

 Y mañana Galifornia nos espera a mi novio y a mi, unos días en el paraíso Sanxenxo, cuarto año consecutivo, mismo hotel y no nos cansamos. 🙂

 Os deseo a tod@s unas vacaciones y un mes de agosto de lujo, nos leemos a la vuelta. 🙂

sanxenxoFotografías vía Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *