“Fariña” – Nacho Carretero

“Fariña” (Libros del KO, 2015) de Nacho Carretero está clasificado como ensayo periodístico pero bien podría ser una novela negra, con intrigas policíacas y tramas delictivas que incluyen sicarios, narcotraficantes, testigos protegidos y políticos involucrados en casos de corrupción. El libro fue publicado por primera vez en septiembre de 2015, muy pronto se convirtió en un éxito de ventas y ya va camino de su octava edición. “Fariña”, como muchos habrán podido averiguar gracias a su descriptivo título y más aún descriptiva portada, versa sobre el narcotráfico gallego y cómo desde el siglo pasado el contrabando y las actividades delictivas derivadas del tráfico de drogas han sido uno de los motores económicos más potentes de Galicia, enredando sus tentáculos en muchas capas de la sociedad e incluso entre gobiernos e instituciones locales.

fariña nacho carretero
Portada de “Fariña” (Libros del KO, 2015), de Nacho Carretero.

Detrás de “Fariña” está Nacho Carretero, un gallego nacido en La Coruña en 1981 y que desde pequeño vivió con el fantasma del narcotráfico gallego sobrevolando su ciudad durante una época en que las drogas que entraban por las rías inundaban España y Europa. Según explica el autor, escribir este libro era un sueño que tenía pendiente desde que era un niño.

“Fariña”

“No se debe olvidar lo que todavía no ha terminado”. Así terminan las 349 páginas de “Fariña”. Y es que uno de los mensajes que transmite Carretero es que el asunto del narcotráfico en Galicia no es un hecho del pasado, es algo que sigue ocurriendo a día de hoy, a pesar de que los medios hace tiempo que alejaron su lupa de estas cuestiones.

Para explicar cómo la industria del narcotráfico se gestó en Galicia, el autor se remonta a siglos atrás ilustrando anécdotas mitad leyenda, mitad realidad, sobre naufragios y piratas en las costas gallegas. Sin embargo, el gran precedente de esta máquina delictiva, fue el contrabando que comenzó a funcionar en la Galicia de la posguerra. Primero con alimentos que traían de Portugal, luego con medicinas como la penicilina que lograban también del país luso y más tarde con productos de no tan primera necesidad como gasolina y, la joya del contrabando: tabaco. Durante décadas los contrabandistas de tabaco gozaron del apoyo de la sociedad y prosperaron hasta convertirse en multimillonarios, muchos de ellos sin apenas saber leer. Las leyes no estaban todavía demasiado desarrolladas y esto les permitió campar a sus anchas y convertirse, casi literalmente, en los dueños de Galicia.

Nacho Carretero Fariña
Nacho Carretero, en una imagen de su cuenta de Twitter.

Este beneplácito hacia el contrabando llevó a que los grandes “capos” dieran un paso más a principios de los ochenta. Los hijos de los históricos contrabandistas ambicionaban un negocio mayor en el momento justo en el que los narcotraficantes colombianos buscaban la manera de introducir en Europa una nueva sustancia: la cocaína. La situación geográfica de Galicia y la experiencia de los contrabandistas la convertían en el lugar perfecto donde establecer negocios.

Es aquí donde comienza la verdadera historia de “Fariña” y el entramado de nombres propios, años, detenciones y un sin fin de procesos judiciales, descargas en los puertos y ajustes de cuentas que marcaron el día a día de Galicia hasta prácticamente nuestros días. Nombres como Sito Miñanco, Laureano Oubiña o el clan de los “Charlines” abrían informativos casi diariamente durante los años noventa. Sus ingresos ascendían a miles de millones de pesetas y su legado ha dejado en pueblos como Vilagarcía, Cambados o Arousa, cuna del narcotráfico gallego, con un estigma difícil de borrar.

Carretero también hace ver al lector que la sociedad gallega, acostumbrada en la historia reciente a los negocios del contrabando, seguía una especie de ley del silencio hacia los capos y esto permitió que el asunto llegara demasiado lejos. Con escasas y gloriosas excepciones como el grupo Erguete, formado por madres con hijos toxicómanos, que reivindicaban el fin de la impunidad a los capos y que inspiró la película Heroína (Gerardo Herrero, 2005). Sea como sea, la obra de Nacho Carretero denuncia una parte de la historia de España que no está ni mucho menos acabada y que todos deberíamos conocer.

heroina fariña
Fotograma de la película “Heroína”, protagonizada por Adriana Ozores y Javier Pereira e inspirada por una asociación de madres que luchaba -y lucha- contra el narcotráfico gallego.

El libro se convierte en serie

El éxito y la buena acogida del libro y la “moda”, si es que se le puede llamar así, que hay en torno a las series sobre el narcotráfico (“Breaking Bad”, “Narcos”, “El patrón del mal” y las infinitas versiones que se  estrenan en torno a la figura del narco por excelencia, Pablo Escobar), ha contribuido que Bambú Producciones se interesara por llevar la historia de “Fariña” a la pequeña pantalla de la mano de Antena 3. El gallego Javier Rey será, junto con Miryam Gallego y Tristán Ulloa, uno de los protagonistas en la ficción que comenzará a rodarse a principios de verano.

El periodista Martín Rivas, quien por cierto aparece en la historia de “Fariña” viviendo un altercado con un narcotraficante, también participará en otra serie sobre esta temática. Lleva por título “Oeste” y será el encargado de poner la voz en off de la historia.

Javier Rey Fariña
©Gtresonline/ El gallego Javier Rey será uno de los protagonistas de “Fariña”, serie que veremos próximamente en Antena 3.

Un comentario en ““Fariña” – Nacho Carretero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *