Sí a los abrigos de pelo, por Marta Escandón