Puesta a punto

Cada año, después del verano (y también después de navidad) preparo una estrategia de acción contra esos kilitos de más que se han instalado en sitios no deseados por culpa de las cervecitas, aceitunas, patatas y helados de las vacaciones.

 

Después de días de relax en la playa, en los que sólo comes patatas de bolsa y bocadillos de tortilla, después de días tumbadas en la arena sin mover más que lo necesario para alcanzar el bronceador, algo hay que hacer.

 

 

Y como septiembre, es un mes de comienzos, nada mejor que plantearse empezar a cuidarse (esta vez para siempre, ejem) justo ahora que empieza el curso.


Paso 1. Dieta de acción. 

Siempre comienzo mi planning con unos días de dieta estricta. ¿Qué hago?

Para desayunar, fruta. A media mañana, más fruta.

 

 

Para comer siempre ensalada. Algunos días la acompaño de un poco de arroz blanco y otros de legumbres pero siempre ensalada.

 

 

Las proteínas las dejo para la cena. Si tengo ganas de cocinar me preparo merluza aliñada con hiervas y limón al horno o filetitos muy finos de ternera a la plancha y si no, siempre acudo al jamón cocido o pavo. El lomo y jamón serrano también están permitidos.

 

 

Para acompañar, mucha agua. 

 

 

Este ritmo (con el que se pasa mucha hambre) lo llevo durante una semana. Así depuro mi cuerpo y lo preparo para comenzar con unos hábitos saludables.

 

Paso 2. Control.

Después mi truco es, comer muy sano entre semana. Ensaladas, arroces, pollo, fruta y nada de azúcar, dulces, fritos… y durante el fin de semana, para eso de animar un poco la cosa, me permito algún que otro caprichito culinario.

 

Paso 3. Deporte.

Todo esto no serviría de nada si no lo acompaño con algo de deporte. Ya me he apuntado en el gimnasio y he empezado mi combinación preferida. Media hora de cardio y un ratito para fotalecer músculos. Esta vez quiero atreverme con el aquagym…

 

 

Y vosotras, ¿qué hacéis para poner vuestro cuerpo a punto después de las vacaciones?

2 comentarios en “Puesta a punto

  1. ¿En que momento dijo que pasaba hambre? Estoy totalmente de acuerdo contigo, en que no sirve no comer, no sirve para nada sentirse mal mientras haces “dieta”. Pero en este caso me parece mas que correcto cambiar las frituras y los dulces por ensaladas y frutas. Las gaseosas por agua y el sedentarismo por deporte. No se donde está el pasar hambre. Pero en fin… “i’m a beauty adicta” te felicito por tu blog y por tu forma de llevar un vida MUY SANA 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *