de la pasarela a la vida real

Una de las tendencias de pelo para este verano es el efecto mojado y Jil Sander la ha cogido y le ha dado un toque personal: raíces “mojadas” y las puntas recogidas emulando un bob, un peinado inspirado en los años ’50 pero más esculpido, lo que le da un toque más moderno, incluso futurista.

 

Quizás un tanto complicado de llevar en un día normal de trabajo pero no imposible para una cena o fiesta. Si no que se lo pregunten a Leelee Sobieski que para la fiesta que Vanity Fair organizó en el Tribeca Film Festival decidió ir vestida de la firma de pies a cabeza.

 

 

 

Es una apuesta arriesgada pero con la que triunfarás ¡seguro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *