Dose

¡¡Hola!! ¡Ya es miércoles! 😉

Hoy quería hablaros de una idea muy buena que han tenido en la marca de esmaltes Strangebeautiful. ¿La conocéis? Fue creada por Jane Schub, una diseñadora e ilustradora de Vogue, Barneys o Manolo Blahnik, que un buen día decidió lanzarse al mundo de la cosmética. Strangebeautiful surge de la inspiración artística: su punto de partida es la legendaria máquina de escribir Olivetti de los años 70 en vibrante color ‘Rojo Valentino’, y su lema es: “To be strange is to be beautiful“(Ser extraño es ser hermoso ) y de ahí viene su nombre: Strangebeautiful.

Son esmaltes desarrollados con una línea extraordinariamente bien editada, estilosa, provocadora y muy ponible. Su concepto se base en la Teoría del Color de Josef Albers, quE afirmaba que ningún color puede ser evaluado al margen de su entorno. Sostenía que “un mismo color permite innumerables lecturas”, ya que un mismo tono puede parecer diferente cuando se coloca sobre diferentes fondos y diferentes colores pueden parecer casi el mismo cuando se asocian a distintos fondos.  

Y hoy voy a hablaros de una de sus colecciones cápsula: Dose. Cuantas veces habéis usado un esmalte sólo dos veces, y al ir a probar una tercera… ¡¡¡noooooo seco!!! Pues ¡se acabó acumular esmaltes secos!  Ahora, para que eso no pase, podéis comprar las dosis de esmaltes Dose. Cada Dose está formado por una cápsula (el típico bote de pastillas) que contiene tres esmaltes de uñas (pequeñitos, como para sólo dos manos). Colores muy alegres, ideales para el veranito, y (aquí llega su segunda gran idea) mezclados. Todos ellos con dosis muy altas ( de ahí el nombre) de pigmentos. Toda una apuesta por el color combinado en un packaging creativo, original y encantador.
 
Black beauties, el dose más NEGRO.  

Bright Future: Futuro Brillante… Amarillo, Naranja y Negro.

Brown Out: El marrón más sexi… Color Brownie, Caramelo y Beige.

Green Room: Verde Oscuro, Verde Hierba y Verde Azulado.

The Blues: Azul Oscuro, Azul Cielo, Azul Mar.

Cada cápsula con los tres mini esmaltes cuesta 17,50 € y se pueden comprar en Laconicum (aquí).  

¿No os parecen perfectos para llevar de vacaciones?

Un beso muy fuerte,

NGR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *