SimpliClear

Una sonrisa sana y bonita es nuestra mejor carta de presentación. Te hace sentir más atracti@, rejuvenece, transmite confianza y mejora la autoestima. Y a todos nos gusta estar bien… y por eso cada vez es más frecuente ver a personas de todas las edades recurrir a la ortodoncia, algo que impensable hace unos años. 

Pero… no hay nada más antiestético que los brackets metálicos, y aunque ‘para estar guap@ hay que sufrir’ 😉 lo normal es ver a los que los llevan taparse la boca para sonreír, acomplejados. Por eso, durante más de 30 años, la comunidad científica ha buscado alternativas a esos Brackets metálicos. Hasta que en 2011 lanzaron en EEUU SimpliClear (también está presente en Europa y Asia).

Pero, ¿Qué es SimpliClear?

Ante todo es un tratamiento totalmente innovador para lucir una bella sonrisa, que resulta ideal para todos aquellos que no desean renunciar a la estética mientras dura el tratamiento, para que esto ya no suponga un obstáculo a la hora de tomar la decisión de ponerse ortodoncia. Se trata de un sistema de brackets y arcos completamente traslúcidos con un rendimiento biomecánico excelente, corrigiendo hasta los casos de pacientes más complejos.

¿Qué ventajas ofrece este sistema frente al resto?

-Como hemos dicho, la primera y más importante a edades adultas es la estética. Y estamos frente a un tratamiento 100% estético y eficaz.

-Además ofrece al dentista mayor control y precisión en la ejecución de la corrección dental, asegurando un resultado armonioso.  Su estructura permite, por primera vez en ortodoncia, ejercer las fuerzas correctivas de forma ligera y sistemática, de manera que se puede movilizar cada pieza por separado, evitando desplazamientos indeseados.

-El material con que se fabrica es un compuesto polimérico biocompatible e hipoalergénico. Perfecto para pacientes con alergia al metal. Además no cambia de color ni se mancha. Los arcos han sido expuestos a diversos alimentos y bebidas con capacidad para teñir el arco y no mostraron pigmentación alguna. 

Modus operandi: El dentista saca un molde de la dentadura del cliente, lo manda a Singapur. Allí, se realiza un estudio pormenorizado de cada caso. Un mes después de esta primera consulta, el dentista recibe una caja que contiene 10 arcos personalizados (ninguno igual a otro), fabricados para que pueda ejercer un mayor control y precisión en la ejecución de la corrección de los dientes de su paciente, y no conformarse con tener que darle una vuelta de tuerca al hasta ahora habitual alambre de metal. 

Vitaldent, la empresa número 1 del sector odontológico, dispone de una red de cerca de 400 clínicas repartidas por todo el país y pone a disposición de sus pacientes este tratamiento de última generación.

Precio orientativo: 3.700-4.000 euros, dos años de tratamiento. Se puede financiar y pagar a plazos. 

 

 

Ya sabéis…  ¡A sonreír!

Besos!!

NGR

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *