La vida más fácil

¡Buenos días! ¿Cómo estáis? Espero que muy bien. Hoy para terminar la semana (bieeeeeeeeeeeennnnnnnnnnnn) algo ligerito. El otro día brujuleando encontré dos cosas que me hicieron gracia y me llamaron la atención. Y me dije para mis ‘adentros’ ‘Esto no me lo puedo yo guardar!’ Y aquí estoy, dispuesta a cotillearos mis descubrimientos (jejeje cuando los leáis vais a pensar que estoy loca).

Mi primer descubrimiento es útil y ‘hace bonito’ ;-). Os pongo la foto:

toothpaste-squeezer

Si, se trata nada más y nada menos que de un exprimidor de pasta de dientes. Pero no uno cualquiera… ¿no me digáis que no es bonito? El exprimidor en cuestión es de la marca Cedes Milano y cuesta la bonita cantidad de 156€ (aquí) (¡me ha costado Dios y ayuda encontrar dónde lo vendían! pero Mr.Google al final siempre acaba confesando… ).

El caso es que como veis muy económico no es, pero si de verdad cumple lo que promete y terminamos utilizando los botes de pasta de dientes (podemos incluso añadir a la misión botes en general), pues entonces lo mismo ¡hasta sale rentable! Porque no nos engañemos, exprimir hasta la última gota es duro. Que levante la mano quien no haya doblado el tubito y apretado con los dientes alguna vez para empujar… ¿soy la única? Jejeje es broma, creo que hay un invento mejor y más barato para resolver el problema del exprimidor de tubos. Se llama tijera. Pero no me digáis que este exprimidor no ‘viste’ un cuarto de baño! 

Mi segundo hallazgo nos ayudará a mantener la línea ;-). Se trata del HapiFork. También os pongo foto.

HAPIfork-laptop-3

Este tenedor mágico es capaz de controlar nuestra velocidad al ingerir alimentos, las veces que nos llevamos el tenedor a la boca, además de controlar nuestros horarios de comida. Si comemos muy rápido (algo por desgracia muy habitual), el tenedor envía una pequeña vibración para recordarnos que no debemos hacerlo.

Comer despacio es muy importante para evitar malas digestiones, reflujo… pero además ayuda a perder peso pues la sensación de hambre suele desaparecer 30 minutos después de comenzar a comer, por tanto cuanto más despacio se coma menos calorías se ingerirán cuando ya no sintamos la necesidad de comer.

Pero, ¿cuál es el tiempo adecuado entre bocado y bocado? Según el tenedor, es de 10 segundos, si no ha pasado ese tiempo estimado, el tenedor, a través de una conexión eléctrica entre el tenedor y el mango, enviará la señal, para que éste vibre y sepamos que estamos devorando, no comiendo. Así, el tenedor mide el ritmo al cual estamos comiendo y cuenta el tiempo que demoramos en masticar un alimento así como la cantidad de veces que llevamos el tenedor a la boca, entre otras cosas.

Este tenedor, cuenta también con una aplicación llamada Hapilabs para iPhone, Android , además de un puerto USB, para transferir todos nuestros datos del día, semana y visualizar nuestros progresos, registrar las comidas, la actividad física y las horas de sueño

El HapiFolk  se puede comprar aquí y cuesta 99 dólares. Puedes elegir entre 5 colores (azul, verde, rosa, blanco y negro).

Lo siento… cada vez que hablo de inventos no puedo evitar que me venga a la cabeza la navaja multiusos del padre de los Gremlins… las de mi generación me entenderéis. 

Feliz fin de semana!

Un beso!

NGR 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *