Gonzalo Muiño: “En un futuro no muy lejano me encantaría ilustrar libros infantiles”

Hablamos con el ilustrador para conocer de cerca su trabajo

por Elba Saavedra

En esta época en la que lo más común es lamentar la fuga de cerebros en España, es maravilloso escuchar historias que tornan a la inversa. A sus 27 años, Gonzalo Muiño es uno de los grandes talentos de la ilustración en nuestro país. Su formación transcurrió entre Madrid y Nueva York y después de unos años en la Gran Manzana trabajando para editoriales tan importantes como Penguin o Random House decidió volver a casa. Y la decisión no pudo ser más acertada porque sus ilustraciones  ya han aparecido en publicaciones tan prestigiosas como Vogue, YoDona, Smoda, Time, Grazia, AD, Glamour o incluso en Stylelovely (junto a él y El Corte Inglés os hemos mostrado los mejores cuentos de Navidad) y en editoriales como Planeta. Es un ser extremadamente comprometido con su trabajo y es que no hay proyecto que se le resista. Sus obras, que son pura magia, combinan la ilustración de moda con la infantil. Están llenas de color y optimismo y en cuanto termines de leer esta entrevista querrás encargarle un retrato en forma de ilustración, te lo advertimos.

 

De dónde viene tu pasión por la ilustración, ¿siempre soñaste con dedicarte a esto?

La ilustración siempre ha sido un pasatiempo para mí, no empecé a considerarla como profesión hasta hace unos cinco años, cuando vi el interés que despertaban mis ilustraciones en otras personas. Ahora pienso que si hubiera estudiado para ello y no diseño gráfico probablemente no seguiría ilustrando, ya que se habría convertido en una obligación y habría dejado de ser una diversión para mi.

El ilustrador en su espacio de trabajo con total look de Studio Classics
El ilustrador con total look de Studio Classics © Jorge M. Redondo

Y si no fueras ni ilustrador ni diseñador gráfico, ¿qué te hubiera gustado ser? 

Por bizarro que parezca, si no fuera ilustrador ni diseñador gráfico (ni nada relacionado con este mundillo), me encantaría haber sido mayordomo. No uno cualquiera, uno como el de Batman, siempre dispuesto, vestido impecable, manejando el cotarro desde un segundo plano.

Al terminar tus estudios en el IED decidiste seguir formándote en Nueva York, ¿por qué esta ciudad y qué te aporto personal y profesionalmente? 

La etapa de Nueva York fue dura, es una ciudad muy competitiva donde están los mejores de los mejores, y la presión es brutal. Si a eso le añadimos que estás lejos de tu familia y que tienes que empezar desde cero, se hace muy cuesta arriba, aunque ahora lo agradezco. Seguramente no tendría esta conciencia del trabajo y el esfuerzo si no hubiera trabajado allí. Eso y el sentido de la moda, ¡no tiene nada que ver con lo que estamos acostumbrados!

A la hora de crear, ¿tienes alguna musa o referencia en mente?

Siempre pienso en las cosas que me rodean a la hora de ilustrar, amigos y amigas, elementos decorativos que me gustan especialmente, mis plantas o animales favoritos… Básicamente reinterpreto mi propia realidad. En cuanto a las referencias, me gusta coger ideas de aquí y allá, desde las fotografías de Helmut Newton hasta la gama cromática de Paul Klee pasando por las líneas del ilustrador Renée Gruau o las prendas de Eiko Ishioka. Tu trabajo es más rico cuanto más dispares sean tus referencias.

Su gato Hamlet es otra de sus fuentes de inspiración © Jorge M. Redondo
Su gato Hamlet es otra de sus fuentes de inspiración © Jorge M. Redondo

¿Qué retos tienes de cara a 2016 y qué sueños te gustaría que se cumplieran? 

Lo principal es seguir trabajando y que mi trabajo siga gustando. Para 2016 tengo mi primera exposición en solitario, un proyecto que me hace mucha ilsuión, y además me gustaría abrir mi tienda online y para un futuro no muy lejano me encantaría ilustrar cuentos infantiles.

¿Cómo es el día a día de Gonzalo Muiño? 

Normalmente madrugo mucho, me gusta despertarme fresco, mis ilustraciones fluyen mejor. Intento buscar todos los días nuevos artistas que me descubran facetas nuevas, ya sean ilustradores, fotógrafos o escultores. Además me encanta leer e ir al cine, algo que influye indirectamente en tu creatividad, potencia tu imaginación. Aparte intento prestar mucha atención a las redes sociales, sobre todo a Instagram (puedes seguir su trabajo en @gonzalomuino) , es una herramienta de difusión muy potente.

Nunca sales de casa sin…

El reloj y las gafas. No veo un pimiento ¡y no soporto llegar tarde!

¿Qué 3 prendas no faltan jamás en tu armario?

Una buena camisa blanca, una americana azul y unos calcetines de un color llamativo.

¿Qué artistas te emocionan? Cuéntanos cuál es el universo creativo que te apasiona.

Mis pintores favoritos son Frida Kahlo, Salvador Dalí y Franz Marc, de los tres me cautiva su empleo del color y sus composiciones, en el caso de Frida tan naifs, en el caso de Dalí tan grandilocuentes. El surrealismo es un moviemineto que siempre me ha llamado mucho la atención, no hay límites a la imaginación. En cuanto a moda y decoración me fascinan los años 50, con esas siluetas, esos materiales tan innovadores y esas líneas tan pulidas.

© Jorge M. Redondo
© Jorge M. Redondo

¿De qué forma influye la moda a tu obra?  

Para mí la moda es una anticipación de las tendencias que están por llegar. Siempre pongo de ejemplo que los vestidos de los años 20 fueron la inspiración para el Chrysler Building de Nueva York y lo mismo sigue pasando tendencia tras tendencia. Aun así hay que frivolizar algo más con este sector, al final nos tomamos demasiado en serio. Para reírnos un poco de nosotros mismos una amiga periodista y yo abrimos hace un par de años la web www.junglafashion.com, donde analizamos el mundo de la moda desde el humor, al fin y al cabo no estamos salvando vidas.

¿Qué trabajo te ha hecho más ilusión y cuál te encantaría hacer y aún no te han encargado?

Hoy por hoy el trabajo más especial fue ilustrar el libro “De qué hablamos cuando hablamos de estilo” de Lorenzo Caprile, fue mi primera incursión a la ilustración de moda y fue muy especial. De aquí a unos años me encantaría ilustrar campañas para grandes firmas, método de publicidad que no se utiliza a gran escala desde la década de 1940, pero oye, ¡por soñar que no quede!

 

Y si ya has fichado las prendas que lleva Gonzalo en esta entrevista en nuestra galería te contamos dónde conseguirlas.

Share
Tweet
Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *