Mónica Sordo: “El lujo es encontrar un producto que sea realmente único y estético”

Hablamos con la diseñadora de joyas venezolana

Entrevista: Mercedes Rajoy / Fotografía: Claudio Napolitano

Inspiradora, fuerte y cercana, así es Mónica Sordo, la joyera que desde hace cuatro años arrasa y conquista con sus maravillosas creaciones a celebridades de todo el mundo. Sus joyas transmiten las experiencias que forman parte d su vida, la que si buscáramos definir con una sola palabra, sería sin duda cosmopolita. Aunque es venezolana, su trayectoria la ha llevado por ciudades desde Milán a Madrid o Nueva York, donde abrió su oficina el pasado año. Sin embargo, no hay duda de que este no será su último destino. ¿Su siguiente parada? Oriente Medio.

Joyería Mónica Sordo
© Claudio Napolitano

¿A qué edad y cómo te iniciaste en el mundo de la orfebrería?

Estudió Fashion Styling y Fashion Merchandising en Milán y luego mi primer trabajo fue en Madrid donde estuve trabajan- do muchos años como editora de moda que es donde siempre había querido vivir. Persiguiendo ese sueño, de ser editora de moda me mudé a Nueva York, donde acabé de Relaciones Públicas en Christian Louboutin . Y entonces surgió el tema de las joyas como un sexto sentido, sentí la necesidad de empezar algo nuevo por mi cuenta, siempre he sido una persona muy creativa pero realmente nunca imaginé que iría a diseñar, que tendría una marca propia. En la joyería encontré un lenguaje propio. Además siempre estuve rodeada del mundo de las joyas, por lo que encontré la oportunidad en el mundo que me rodeaba.

¿ En dónde o en qué encuentras tu inspiración?

Mis piezas son bastante arquitectónicas así que la arquitectura siempre ha sido parte importante en mis colecciones. Especial- mente en Nueva York al estar rodeada de todos estos grandes edificios. Sobretodo el tema art decó siempre ha sido de influencia para mi en pasadas colecciones. En mis piezas siempre hay inspiración en grandes edificios, por ejemplo la Empire Collection que se inspiró en el Empire State y no solamente en él sino en to- das las puntitas de los edificios art decó de Nueva York y la forma que hacen, es decir el skyline sobre el cielo. En la colección Kavanah me inspiré en Buenos Aires, y la colección que está actual- mente en tiendas que es Daphnis fue inspirada en diseñadores gráficos de los años 20, en Pierre Legrain o Rose Adler. La nueva colección que se llama Altamira fue inspirada en la arquitectura de los años 50 en Venezuela; la llegada del modernismo a Venezuela. Por lo tanto la arquitectura es un común denominador. La inspiración es algo muy personal puede haber algo que sobresale como es en mi caso la arquitectura pero también influyen emociones, cosas que has visto o por ejemplo todo el tema de estar en movimiento, son experiencias y conocimientos que se te van quedando y en cierto punto afloran.

¿Qué tipo de mujer te gustaría que llevara tus joyas?

La mujer que tenía en mente cuando estaba diseñando la última colección era Yma Sumac, que era una cantante de los años 50. Ella fue una de las divas en las que nos inspiramos en esta colección; poniéndola como ejemplo, siempre tenemos en mente mujeres fuertes, internacionales, estilosas, independientes y que saben apreciar una buena joya.

¿Cuáles son los objetivos que te fijas en relación a tu marca en el futuro?

La marca tiene cuatro años y el último año ha sido definitiva- mente el más fuerte, estamos muy enfocados hacia la internacionalización. Ahora se nos han abierto muchas puertas en el Medio Oriente y en Asia. El año pasado estuve en Dubái presentando la nueva colección y a raíz de eso la marca ha tenido muy buena aceptación allá e hice muy buenas amistades por lo que la marca está totalmente enfocada en esa dirección. Por otra parte también estoy trabajando en una línea de muebles que ojalá podamos presentar en Septiembre, y seguir desarrollando así mis piezas en volúmenes más grandes, que es lo que me gusta hacer.

También me parece muy bonita la historia detrás de la nueva colección que está inspirada en la arquitectura Caraqueña y que ha supuesto algo más difícil para mi.

¿Qué es para ti el lujo?

Hoy en día el lujo es por ejemplo, irte de vacaciones y llegar a una playa desierta, una playa virgen, única. Para mi el lujo por tanto es encontrar un producto que sea de gran calidad, que sea realmente único y estético pero que no siga necesariamente la tendencia sino que te transmita emociones. El enfoque hoy en día del lujo es eso, algo único.

¿Cuál sería un momento clave, un punto de inflexión, dentro del desarrollo de tu marca?

Supongo que ha sido el año pasado, para mi fue algo muy bonito tener mi propia oficina en Nueva York y es algo que me ha dado más libertad para enfocarme en todo el tema de branding; realmente es algo para lo que he trabajado mucho. Aunque no lo sabía hasta que sucedió.

La semana pasada tuve la oportunidad de presentar una colección en una casa de Venezuela que ahora es museo y que siempre me ha gustado y me ha inspirado; nunca pensé que podría llegar a tener un evento mío ahí y también fue otro momento súper especial.

Tus piezas las han llevado estrellas, iconos de la moda y fashion bloggers de la talla de Man Repeller, ¿qué impacto ha tenido esto en tu marca?

Estar en vitrina es muy importante, es el mejor PR. Todo ha sido muy orgánico desde el principio. Leandra y su equipo llevan mis piezas porque les gusta, y eso es lo bonito, cuando tienes ese tipo de seguidores. Estar en vitrina y en personajes conocidos es im- portante tiene un impacto importante, es el mejor PR. Y además de una forma tan orgánica, no tenemos a nadie persiguiendo a gente para que se pongo nuestras piezas. Supongo que en cierto punto te acostumbras un poco, pero yo me acuerdo de la primera vez que Leandra se puso algo mío, yo estaba en la playa en Venezuela y no me lo podía creer, daba brincos de la emoción. Eso es algo único, cuando tus clientes te dicen como se sienten si llevan una pieza a una cena y se sienten powerful y eso es algo que es único, la energía que transmites a través de tus diseños.

¿Cómo es tu día a día?¿ Es fácil encontrar el equilibrio en una vida tan ajetreada?

Es algo que me define a mi y a la marca, es mi oxígeno el estar en constante movimiento. Puede ser agotador pero también lo disfruto mucho, y así además puedo visitar a mis amigos y familiares. Puede ser complicado pero también tiene un parte positiva. Supongo que en cuanto las cosas se vayan estableciendo podré ir delegando más y dedicarme a otras cosas pero por el momento no, porque mi equipo me ayuda pero al final las ventas las hago yo.