MATEO’S SPAGHETTI

En pocos días cumpliré 30 semanas de embarazo y, aunque me da penita, ya hay bastantes cosas a las que solía jugar con Mateo que he tenido que dejar aparcadas por un tiempo. Ya no puedo correr como una loca detrás de él, ni estrujarlo y darle vueltas en el aire mientras nos morimos de la risa (eso ahora lo hacemos en el sofá XD), ni servirle de caballo recorriendo toda la casa con él subido a mi espalda… Seguro que pronto volveremos a nuestros juegos habituales que tanto nos gustan pero, mientras tanto, dejamos a un lado las actividades más físicas (que, por supuesto, sigue haciendo con su papá ;) para mantener únicamente las más tranquilas. Leer cuentos, pintar, hacer manualidades… En este sentido, hoy os traigo una manualidad supersencilla y resultona que pusimos en práctica este finde para colaborar en la falla del cole de Mateo. La temática era “países del mundo” así que pensé que unos buenos spaghetti bolognese “a nuestra manera” podrían ser una buena idea. Utilizamos materiales muy sencillos de encontrar y además los peques pueden involucrarse en el “proyecto” participando en muchos de los pasos. ¿Os animáis?

MATERIALES:

* cartulinas de colores (verde + blanca + roja)
* 1 palillo largo
* lana gruesa en color blanco roto
* lana gruesa en color rojo
* plastilina marrón
* un plato redondo de madera o cartón
* tenedor + cuchillo de madera
* 1 servilleta de papel en tonos blancos y rojos
* cola blanca





PASO A PASO:

Doblamos la servilleta en forma de triángulo y la pegamos en el lateral izquierdo del plato. Sobre ella, pegamos el tenedor. En el lado derecho del plato, pegamos el cuchillo.

Con la ayuda de nuestros peques, deshacemos el ovillo de lana blanca y lo enmarañamos hasta conseguir un volumen de lana que llene el plato. Hacemos lo mismo (pero en una cantidad menor) con la lana roja y la ponemos en la parte central del plato, sobre la lana blanca. Imaginaremos que es la salsa.

Pedimos también a los peques que nos vayan preparando varias bolitas de plastilina marrón que utilizaremos como albóndigas.

El punto más delicado, para mi gusto, es el ir añadiendo pequeños volúmenes de cola blanca entre el plato, las lanas y las bolitas de plastilina para que, al secar, todo quede mínimamente estable y no se caiga a la primera de cambio. No tengáis miedo a utilizar bastante cantidad de cola blanca ya que ya sabéis que, el secar, ésta se vuelve transparente y quedará bastante disimulada. Si estáis haciendo estos spaghetti sólo para jugar, y no para transportarlos a algún sitio como era nuestro caso, podéis ahorraros este paso y dejarlo todo “suelto” sin problema.

Por último, con el palillo largo y las cartulinas, damos forma a una bandera italiana que pincharemos en una de las albóndigas de plastilina para dar el toque final. ¡Y ya está!

Espero que os haya gustado esta manualidad tan sencilla y que os animéis a ponerla en práctica. ¡Ya me contaréis! Un besazo enorme y feliz martes :)

3 comentarios en “MATEO’S SPAGHETTI

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *