¿Preparadas para el verano? Parte I

–>

Cada vez estamos más cerca del verano y los primeros rayos de sol están haciendo acto de presencia. Poco a poco nos iremos planteando colgar los jerséis en el armario para darle paso a las camisetas y minifaldas. Lo que no podremos abandonar tan fácilmente será el color blanquecino y apagado que nos ha acompañado durante todo el invierno. Desde este blog trataré de ayudaros a mejorar vuestro aspecto de cara al verano. En las próximas publicaciones os presentaré algunos productos que utilizo para dar un buen aspecto a la piel, productos tanto de maquillaje como de cuidado personal.

Si hablamos de nuestra piel, tenemos una gran cantidad de técnicas que nos ayudarán a mejorar el tono de la piel dándonos un tono morenito adecuado a la época del año en la que estamos, primavera. Las técnicas más frecuentes son el solarium, el uso de productos autobronceadores o incluso la utilización de un maquillaje especifico para simular ese efecto dorado.

  • Empecemos por el solarium. Personalmente no soy para nada partidaria de solarium, lo considero una técnica muy artificial y perjudicial para la piel. Evidentemente con los años los solarium han mejorado sus características pero en ningún caso se pueden igualar las propiedades de unas lámparas de rayos UVA a las propiedades beneficiosas del sol (siempre con protección). Aún así, es una opción posible con la que se puede conseguir un tono bronceadito en no muchas sesiones.
  • Otra técnica es el uso de autobronceadores. Actualmente el mercado de los autobronceadores ha crecido a una velocidad increíble pasando de aquellos productos que amarilleaban la piel hasta productos aplicados con aerógrafo. Dependiendo de nuestros gustos personales podemos adquirir un autobronceador en textura crema, fluido, mousse, spray, coloreados, sin colorear, con efectos graduales, inmediatos…o incluso recurrir a un profesional que nos aplique el producto mediante una pistola que expulsa partículas de autobronceador de forma muy ligera.
Yo personalmente recomiendo los autobronceadores de efecto gradual, sobre todo si una es principiante en el mundo del autobronceador. Este tipo de autobronceadores se pueden graduar dependiendo del número de aplicaciones del producto de tal forma que llegando a un determinado tono podemos suspender la aplicación del producto unos días para más tarde retomarla.

Antes de nada os recordaré que para aplicarse un autobronceador previamente debemos habernos exfoliado la zona a tratar ya que si no, es muy común que el autobronceador nos quede a ronchas debido a la acumulación de células muertas en la piel. Con la exfoliación conseguiremos tonificar la piel, suavizarla y dejarla preparada para aplicar el autobronceador. Personalmente no tengo ninguna preferencia sobre exfoliantes, cuando compro uno únicamente me fijo en que el gránulo que contenga sea grande ya que de esa forma arrastrará mejor todas las imperfecciones de la piel.

Un exfoliante que realmente me encantó fue uno perteneciente a la línea Spice Odissey que sacó hace años la marca Origins. La apariencia del producto no era la más agradable ya que daba la impresión de ser tierrilla, tenía un color marrón chocolate y gránulos de distintos productos en su interior. Algunos de estos elementos eran canela, páprika, clavo…todos ellos bañados en aceite de almendras dulces y aguacate que le proporcionaban propiedades hidratantes. Únicamente teníamos que mezclar una pequeña cantidad de producto con agua para que se convirtiera en un exfoliante jabonoso increíble y liberara un riquísimo olor a canela y clavo. Si tenéis la oportunidad de conseguirlo (outlets/eBay…) no dudéis en hacerlo, 100% recomendado.

Si acudís a una perfumería y no acabáis de encontrar un exfoliante que os guste podéis elaborar uno casero mezclando un puñadito de azúcar moreno (a ser posible) con un aceite que os guste, aceite de oliva, aceite de almendras dulces… De esta manera con el azúcar conseguiréis la acción exfoliante y los aceites os proporcionarán la nutrición necesaria para la piel sin resultar muy agresivo.

!No os perdáis la siguiente entrega!

Un comentario en “¿Preparadas para el verano? Parte I

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *