¿Preparadas para el verano? Autobronceador facial [Parte II]

Tal y como os comenté en la anterior entrada, debemos encontrar un buen exfoliante que nos ayude a retirar todas esas células muertas que se acumulan en la piel con el paso de los días.

Una vez tengamos el exfoliante yo os recomiendo aplicarlo el día anterior al autobronceador para que la piel no se sienta tan “agredida”. El exfoliante, si te trata de uno granuloso, lo aplicaremos en movimientos circulares desde el centro de la cara hacía el exterior ya que suele ser en el centro donde se acumulan más imperfecciones como puntos negros, grasa, descamaciones…haremos también especial hincapié en la zona de la barbilla extendiendo la exfoliación hasta el cuello para evitar el temido efecto máscara.

Si queremos aplicarnos el autobronceador a nivel corporal debemos insistir más en zonas como los codos, las rodillas y los tobillos porque son zonas con una piel más gruesa o de más difícil acceso. En estas zonas, a la hora de exfoliar, yo recomiendo ayudarse de un guante de crin para evitar que la exfoliación no sea lo suficientemente profunda utilizando únicamente el exfoliante. Una vez hayamos realizado la exfoliación retiraremos el producto con agua y aplicaremos nuestro tratamiento diario habitual.

¡La elección del autobronceador es una cuestión clave! En el mercado existen miles de marcas con diferentes texturas y resultados. Mi experiencia personal me ha llevado a probar varios productos de distintas marcas pero finalmente he optado por escoger un producto corporal y uno facial. Mi autobronceador facial preferido es el Eau Lactée de Clarins mientras que si tengo que elegir uno corporal no optaría por un autobronceador puro sino que elegiría una crema hidratante con autobronceador de la marca Dove o Johnson.

Empecemos con la versión facial; Eau Lactée autobronzant de Clarins:

El producto se presenta en versión fluida en un envase de color ámbar con capacidad para 125ml.

Modo de uso: se aplica como si de un tónico se tratara, echamos una pequeña cantidad en un disco de algodón y lo extendemos bien por toda la cara. Inmediatamente nos podemos aplicar nuestro sérum, y/o crema hidratante habitual ya que se seca muy rápido; incluso podemos maquillarnos encima sin que el producto interfiera para nada. Yo me lo aplico e inmediatamente me doy la crema hidratante de tal forma que el tónico aún no ha penetrado del todo y con la ayuda de la hidratante lo extiendo mejor por la cara. Otra forma de aplicarlo muy sencilla es mezclándolo con la crema hidratante habitual y aplicando la mezcla como si de una hidratante normal se tratara pero teniendo especial cuidado en zonas como el nacimiento del pelo, alrededor de las cejas y el contorno de los ojos para que no queden zonas más coloreadas. Lo apliquemos como lo apliquemos es importantísimo lavarse las manos inmediatamente después para no acabar con ellas teñidas.

El Eau Lactee un autobronceador muy ligero, es decir, no notaremos unos efectos muy marcados en las primeras aplicaciones lo cual resulta muy útil cuando una no es demasiado mañosa en la aplicación de estos productos. Tras varios días de uso empezaremos a notar un tono moreno más dorado que anaranjado lo cual es remarcable ya que existen muchos autobronceadores en el mercado que dejan un tono anaranjado de lo más artificial.

Otro aspecto importante es el aroma del producto, Los autobronceadores suelen tener un olor un tanto desagradable que aunque en un primer momento se camufla, en muchos casos, con el perfume del producto con el paso de las horas acaban aflorando. En el caso del Eau Lactée el olor no es excesivamente desagradable lo cual es un punto a favor si se quiere aplicar como un tratamiento matutino.

Si hablamos de la duración del producto os diré que tenéis producto para rato ya que la cantidad a aplicar es muy pequeña y por unos 25 euros tenemos 125 ml de producto.

Este producto actualmente se presenta en dos versiones; la versión que yo os recomiendo (y la única que he probado) y una versión coloreada.

La ventaja de la versión coloreada es que el efecto es inmediato, es decir, al aplicárnosla vemos las zonas donde se ha depositado el producto pudiendo realizar correcciones al momento si vemos zonas demasiado pigmentadas o sin pigmentar. Además parece que el efecto de esta nueva versión es algo más intenso, quizás para pieles más oscuras mientras que el Eau Lactée es algo más gradual.

Ambas versiones llevan entre sus ingredientes la vitamina E (antioxidante) que nos ayudará a proteger la piel de las agresiones externas y el aloe, conocido por sus numerosas ventajas.

Otro producto que os recomendaría para el autobronceado facial sería la crema Soin Multieclat autobronzant también de la marca Clarins.


En este caso no es un autobronceador al uso sino que es una crema hidratante con un punto de autobronceador. Al igual que el producto anterior es efecto es muy gradual por lo que podemos aplicar la crema durante varios días a la semana dejando otros de descanso si no queremos conseguir un tono excesivamente alto.

¿El efecto? Igual de natural que el Eau Lacteé
¿Calidad?
Considero que es un buen producto, proporciona una buena hidratación a la piel sin ser un producto graso aportando muchas vitaminas a la piel.

¿Precio?
Es algo más caro, alrededor de los 38 euros por un envase de 50ml. La cantidad a aplicar del producto es algo menor que con el tónico porque se trata de una hidratante pero creo que cunde menos. Se presenta en un envase con dosificador que impide que el producto se oxide.

Con ambas opciones obtendréis unos resultados muy naturales tanto si sois de piel clarita como de piel oscura así que ahora solo me queda pediros que si finamente probáis alguno de los productos que os he recomendado os animéis a dar vuestra opinión.
Próxima entrega: autobronceador corporal

2 comentarios en “¿Preparadas para el verano? Autobronceador facial [Parte II]

  1. Hola a todas!! En primer lugar, Felicidades Maryland por tu nuevo Blog.
    Me gusta que hayas decidido hablar de los autobronceadores porque yo soy muy aficionada.
    Siempre tengo en casa las toallitas autobronceadoras de Comodyness, bien de precio, tono natural y fácil aplicación, ideales para estar morenita el fin de semana 😉
    El último que he probado es el “Dior bronze self-tanner natural glow” de Christian Dior.
    Es buenísimo de verdad; yo soy blanquísima de piel, por lo que tiendo a tener mal aspecto incluso a veces con el maquillaje,( me levanto a las 5:40 am y a veces eso no tiene arreglo) y me recomnendaron este autobronceador.
    Deja un tono de piel dorado muy sutil y muy muy natural, empecé a aplicarlo todos los días( previa exfoliación, claro) hasta tener el tono que buscaba, y ahora lo aplico días alternos para que el color no “suba” demasiado.
    No es nada graso, tiene un aroma muy bueno, y queda muy difuminado, lo extiendo por el cuello y escote, y no se nota donde termina la aplicación.
    Existe la versión “shimmer glow” que imagino que queda nacarado o irisado, pero me decanté por la versión natural.
    Sólo deciros que va a ser mi aliado todo el año, porque desde que lo uso mucha gente me ha dicho que me queda genial con el pelo oscuro y que estoy más guapa a pesar de usar bases de maquillaje más ligeritas, tengo un tono estupendo.
    Por si os decantáis por este producto, os recomiendo que no utilicéis tónicos con alcohol; yo estaba terminando el de Clinique( si los usáis sabéis que son fuertes) Y al aplicarlo después del limpiador me arrastraba el color exageradamente.
    Para ser mi primer comentario, menudo testamento.
    Un besito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *