Placer marroquí

Desde hace años me ha interesado el cuidado y la importancia que las mujeres árabes le dan a la piel. Hace poco tiempo descubrí un producto que ha revolucionado mi rutina diaria, es el jabón negro y su guante exfoliante correspondiente.

¿Qué es el jabón negro?

El jabón negro es un producto tradicional marroquí que se utiliza en los famosos baños árabes (hamman) para preparar la piel para la exfoliación. Es básicamente una pasta vegetal de olivas machacadas, de ahí su color negro-marrón oscuro. Personalmente he de decir que un primer momento me intimidó el hecho de que su composición fueran las olivas ya que pensé que sería un producto de fuerte olor y consistencia muy densa pero me lancé a probarlo. Busqué en la red una tienda que vendiera el producto, lo compré y me encantó.

¿Qué beneficios tiene este jabón?

El jabón negro es la fase previa a la exfoliación. Al contrario de los métodos habituales de exfoliación dónde nos aplicamos simplemente una crema granulosa para quitar las pieles muertas o usamos un guante de crin, este método precisa de ambos productos, el jabón y el guante.

El jabón tiene una textura densa pero es fácilmente manipulable, no tiene ningún tipo de granulo tal y como se podía pensar, ya que su finalidad no es exfoliar sino hidratar profundamente la piel para facilitar después el arrastre de las pieles muertas con el guante exfoliante.

¿El guante es imprescindible?

Definitivamente sí. Son dos productos complementarios, el jabón hidrata a fondo la piel “hinchando” las células muertas para que el guante, mediante movimientos circulares arrastre todas estas pieles.

Si no usáramos el jabón y optáramos por usar un gel de ducha normal el efecto no sería el deseado y estropearíamos el guante con el paso del tiempo.


¿Cómo es el guante?

El guante es un guante aparentemente suave fabricado de un tejido denominado kassa. No es tan “agresivo” como el guante de crin ya que su textura es una tela rugosa pero consigue una exfoliación intensa pero no agresiva.

¿Cómo uso el guante y el jabón?

El método de uso es sencillo pero conlleva cierto tiempo. Personalmente os recomendaría que dedicarais una tarde o al menos unas horitas a llevar a cabo este ritual, preferiblemente por la tarde noche porque os relajará y las cremas que os apliquéis posteriormente penetrarán en la piel mejor actuando más intensamente durante la noche.

Para empezar debemos calentar el baño, lo ideal es usar agua muy caliente en el baño para crear un ambiente vaporoso ideal para abrir los poros de nuestra piel. Una vez tenemos el baño a punto nos mojamos la piel con agua un poco más caliente de lo habitual ya sea en la ducha o dándonos un baño. Para aplicarnos el jabón debemos de tener la piel caliente y húmeda, de ahí que usemos agua más caliente e lo habitual.

Cuando notemos la piel caliente nos aplicamos el jabón por todo el cuerpo y lo dejamos actuar alrededor de los 5 minutos. No es un jabón al uso por lo que no esperéis que os haga espuma ni nada parecido, el resultado sería parecido a darnos una crema untuosa en la piel.

Una vez transcurridos los 5 minutos nos aclaramos el cuerpo eliminando por completo el jabón.

Es en este momento dónde entra en juego el guante.

Con el guante en la mano empezamos a frotar la piel desde los pies hacia arriba en movimientos circulares para estimular la circulación y el flujo sanguíneo. No ebemos hacer demasiada fuerza ya que el guante tiene un gran poder de exfoliación a pesar de su apariencia más suave que el típico guante de crin.
A medida que os vayáis exfoliando veréis como empiezan a eliminarse las pieles muertas. Esta parte es muy curiosa porque si se ha hecho bien el proceso empiezan a salir una especie de gusanitos de piel que son las pieles muertas que teníamos acumuladas. Una vez hemos exfoliado todo el cuerpo (excepto la cara) nos ducharemos de forma habitual.
¿Dónde compro estos productos?

Yo los compré en internet en una web llamada Taj Sultana Los productos son originarios de Marruecos y los precios muy asequibles. El envío se realiza a través de Correos contra reembolso. Quizá podáis encontrar también estos productos en vuestras ciudades en tiendas árabes o incluso en hammanes si tenéis la suerte de visitar uno.
Valoración general

Sinceramente a mi me pareció súper curioso el hecho de que las pieles muertas sean tan visibles. Tanto Maryland como yo nos exfoliamos la piel semanalmente, ya sea con productos granulosos o con guante de crin y aún así vimos cómo aparecían los famosos “gusanitos”.

Os recomendaría a todas que probarais el sistema porque deja la piel increíblemente suave y el cuerpo activado debido a la combinación de agua caliente y un buen masaje aplicado con el guante.

Continuará…

9 comentarios en “Placer marroquí

  1. una recomendación estupenda! lo compré el invierno pasado y me dejó absolutamente fascinada.
    en la misma página comprél el khol artesano que me parece estupendo también y el almizcle para perfumar los armarios que huele de maravilla.
    sin duda el jabón negro para mi fue un gran descubrimiento!
    smuacks!

  2. He entrado en la página y está todo super bien de precio!!!!
    Estaba buscando alguna marca económica y efectiva para practicar lo que voy aprendiendo en las clases de estética, y esta me va a venir de lujo!
    Además que el rollito este marroquí le da un toque exótico y glamouroso que no veas!
    Habéis probado algo más aparte del jabón??
    Un besote!!!

  3. absolutamente de acuerdo contigo! Hace mucho tiempo que uso los productos de Taj Sultana y debo decir que este jabón y el guante negro son el mejor exfoliante corporal que he probado, pero con muchisima diferencia. a parte, sale muchisimo más económico que el resto de productos que suelen comercializarse para ello. Yo repito seguro, estoy encantada.

  4. El khol me encanta pero ni este jabón ni el aceite de argán ambré me gustaron demasiado.
    El aceite por el olor, a pesar de que dejaba la piel suavísima, me resultaba demasiado fuerte. Y el jabón me gustaba, me dejaba la piel bien pero también el olor me tiraba un poco para atrás, lo dejé de usar y se estropeó, lo tuve que tirar.
    Tengo también el ghassoul pero no lo he probado todavía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *