Barritas de masaje de Sabta

Tengo la piel excesivamente seca (excepto la del rostro que es mixta) por lo que necesito hidratar el profundidad la piel para no sentir tirantez. En general las cremas hidratantes normales se me quedan algo escasas de hidratación por lo que suelo recurrir a mantecas más untuosas o a barritas de masaje.

Las barritas de masaje son mantecas en estado sólido que proporcionan a la piel una hidratación y suavidad extrema. Están diseñadas para ser disfrutadas con un maravilloso masaje relajante, pero yo al menos no he conseguido engañar a mi chico aún, así que las uso como si de una hidratante intensa se tratara.

Las barritas de masaje que hoy os presento son de la marca Sabta de la que ya os he hablado anteriormente en el blog y de la que no me cansaré nunca.

Estas mantecas sólidas están compuestas por manteca de cacao como principal ingrediente, seguido de manteca de karité, coco y aceite de almentras dulces. Todas ellas comparten la misma composición, lo único que las diferencia es la fragancia final.

Isabel, la dueña de la pequeña empresa española Sabta Cosmética natural, tiene actualmente a su disposición dos pequeños sets de barritas de masaje:

  • Una barra de masaje corporal Vanilla Cake (65gr), dulce fragancia de bizcocho de vainilla, ¡irresistible y nada empalagosa!
  • Una barra de masaje corporal Pan de Higos (65gr), fragancia otoñal y vintage inspirada en higos y hojas de Lush.
  • Dos bombones (18-21 gr) de masaje corporal Pink Sugar, ¡mi fragancia favorita!

En la foto os muestro la barrita de masaje Pink Sugar con la carita de Hello Kitty en lugar de los dos bombones que componen el pack.

Pack Ángel formado por 3 barritas de 75 gramos cada una:

  • 1 barra masaje Sabta, fragancia de miel, vainilla, flores blancas, caramelo y cítricos. Una fragancia totalmente vintage, que nos transporta a nuestra infancia.
  • 1 barra masaje Jazmín, fragancia floral y empolvada.
  • 1 barra masaje Brise, fragancia elaborada con almizcle blanco, almizcle marroquí y ambar. Suave fragancia para usar sola o como fijadora de nuestro perfume.
  • 1 Lata vintage, ideal para guardar nuestras barritas, jabones, maquillaje, ¿brochas de maquillaje?

El método de utilización es muy simple, sólo tienes que coger tu barrita y dejarla derretirse con el calor de tus manos para después aplicar el producto sobre la zona deseada y masajear.

Se recomienda su uso sobre la piel húmeda aunque yo suelo hacerlo con la piel seca, me resulta más cómodo.

Al ser un producto completamente natural su caducidad es de 9 meses, aunque notaréis perfectamente cuándo se ha “pasado” ya que su fragancia cambia ligeramente.

Por el momento sólo podéis conseguir individualmente la barrita Vanilla cake (aquí) pero estad atentas a la sección de cuidado corporal de la web (aquí) ya que Isabel está todo el día innovando y sacando novedades.

¿Habéis probado alguna vez barritas de masaje? ¿Habéis conseguido “engañar” a vuestra pareja para utilizarlas juntos? ¡Si es así, necesito consejos! jaja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *