Las pinzas mágicas de Tweezerman

Desde bien pequeña aprendí que los pequeños detalles pueden marcar la diferencia. Pequeños detalles que nos acompañan en el día a día, una nota de ánimo a una compañera de trabajo, un simple whatsapp a aquella amiga que está un pelín baja o ceder el asiento a una persona mayor-embarazada en el metro marcan la diferencia en el día a día y nos hace especiales para aquel que los reciben. Estos pequeños detalles están en nuestro día a día y hoy os hablo de un producto que jamás pensé que tendría tanta importancia en mi rutina diaria.

El producto de hoy son las pinzas de depilar Tweezerman, unas pinzas que desde hace años se consideran un básico en el mundo de la belleza. Un pequeño detalle como es su especial punta hace que estas pinzas sean muy especiales y eso os lo dice una incrédula como yo que pensaba que no notaría la diferencia.

Desde hace años utilizo pinzas de depilar y son varias las que han pasado por mi vida, unas con mejores resultados que otras pero hasta que descubrí estas pensaba que las que utilizaba eran buenas ya que cumplían su función. Al igual que me ocurrió con las stylers ghd la escéptica que vive en mi pensó que a veces es más la fama que la realidad, pero como en esa ocasión me equivoqué una vez más (no hay más que ver los resultados de la famosa plancha aquí).

Gracias al diseño de la pinza Tweezerman y su sistema de afilado se consigue una precisión casi de cirujano. La piel de la ceja es una piel muy fina, como ocurre con el resto del contorno de ojos y si le añades mi tendencia a la dermatitis esto crea un verdadero cóctel explosivo. Cualquier pequeño fallo o pelo mal extraído provocaba en mi infecciones y verdaderas heridas en la zona. Con esta pinza ya no me ocurre, no hay margen de error porque es tal la precisión con la que se trabaja que incluso los pelos más pequeños y más finos logra atraparlos sin necesidad de insistencia ni de incidir sobre la zona, con los problemas que eso conllevaba.

Sin duda os recomiendo que probéis esta pinza porque no es una pinza normal sino que es LA PINZA de depilar. Os pediría que si ya la usáis me dejéis vuestra opinión y si gracias a esta entrada os animáis a invertir en esta pinza también os paséis a contarme qué tal os ha funcionado.

Estas pinzas cuestan 22€ y podrás encontrarla en El Corte Inglés.
¿Os unís al club Tweezerman?

14 comentarios en “Las pinzas mágicas de Tweezerman

  1. Pues yo tengo dos de éstas pinzas desde hace unos 2 años, y, sinceramente, me quedo con las de punta biselada de Bobbi Brown. No digo que éstas sean malas, que no lo son, pero me gusta más cómo me funcionan las otras. De todas formas, ahora casi no las utilizo, porque me he pasado a la depilación con hilo, que aguanta muchísimo más (bien hecha, claro)

  2. Mañana mismo me acerco al corte a por ellas!!Soy una fanática de las cejas,me gusta llevarlas siempre perfectas,creo q dicen mucho acerca de una y q es una parte importánte del rostro!!Gracias 😉 y feliiz finde chicas,un besito: Sara.

  3. Hija de mi vida…animas a cualquiera negada a comprarla con esos detalles..ala y too pensanso que mis pinzas son la caña y resulta que existe LA PINZA..tengo que hacerme de una y …ya te contare…graciassss y un besazo…pasa un feliz fin de semana..

  4. Yo tengo unas de esa marca pero que son como ergonómicas y llevan gel para los dedos. La verdad es que estoy encantada aunque las otras pinzas que he tenido también eran de calidad. Lo cierto es que si merece la pena invertir en unas buenas pinzas. Y si no se tiene ninguna, estas merecen la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *