Rutina facial y reflexión

No recuerdo la última vez que escribí sobre mi rutina facial por lo que intuyo que fue hace tiempo. En el tema de rutinas faciales creo que tanto Virginia como yo somos bloggers atípicas pero son muchos años escribiendo el blog como para decidir cambiar ahora de sistema. Las marcas y agencias nos hacen llegar muchos productos de tratamiento entre los que seleccionamos los que mejor se adaptan a nuestros gustos y necesidades. Nos encantaría cambiar de hidratante y de suero en cuanto nos llegara una novedad pero creemos que no es fiable dar una opinión exprés con la única motivación de ser la primera blogger en hablar de un lanzamiento. Las marcas y agencias también estarían inmensamente más felices si pocos días/semanas después de realizarnos un envío vieran una publicación en el blog o redes sociales pero creemos firmemente que cada blogger debe decidir cómo gestionar su bitácora al margen de intereses de terceros y aunque muchas veces no es sencillo no sucumbir a la tentación de probar novedades , debemos ser fieles a una rutina establecida.

La celeridad está en boga, en redes sociales, youtube y blogs se puede ver cómo blogueras/youtubers afirman haber utilizado un par de sueros en seis meses, varias limpiadoras e incluso varias hidratantes de día. Cada vez que leo o veo este tipo de cosas admito que una parte de mi se enfada mientras que otra se entristece al ver que hemos llegado a un punto en que se valora más la rapidez y la respuesta inmediata (aún estando basada en mentiras o medias verdades)  que la veracidad de lo que leemos.

rutina facial

Tanto Virginia como yo somos de la escuela clásica y sentimos no poder ofrecer entradas de rutinas cada 3 meses ya que a nosotras un suero, contorno de ojos o hidratante nos duran al menos 6 meses utilizándolos mañana y/o noche.

Elegir una rutina facial adecuada es fundamental para lucir una buena piel. No te obsesiones con el número de pasos y productos que te aplicas sobre el rostro y no dudes en cambiar de producto si por razones X tu piel se desequilibra y te pide un tratamiento especifico. La rutina que te voy a contar en los próximos día es la que he llevado a cabo en lo que llevamos de año aunque varios productos ya han llegado a su fin y han sido reemplazados.

Tras realizarme un análisis de piel en el mes de Enero me prescribieron dos de los productos clave en mi rutina y otros, como pueden ser los productos para acné o granitos, los he ido incorporando según necesidades de mi piel. Fui incorporando estos productos progresivamente combinándolos con los que usaba de Kiehl’s y mi adorada crema ultra-nutritiva de Darphin para que, en caso de reacción alérgica, (soy alérgica al niquel, presente en muchos cosméticos) supiera en cada momento qué producto era el causante. Todo fue sobre ruedas y no tuve ninguna reacción alérgica por lo que continué con esta rutina.

Como dato diré que mi piel es mixta con tendencia a la deshidratación y al caos en el momento en el que el estrés se apodera de mi. En épocas de alta carga de trabajo y por tanto picos de estrés, mi piel reacciona mostrando irregularidad en forma de pequeños granitos que conviven en armonía con zonas en el rostro de piel especialmente seca, ¡todo un lujo! En esta época lo único que intento es tratar las zonas conflictivas pero siempre manteniendo mi rutina intacta ya que modificarla completamente podría ocasionar una reacción en cadena terrible.

Durante estos días te iré contando los productos que he estado utilizando en este tiempo, sus pros y sus contras con todo lujo de detalles por si te pudiera servir para crear tu propia rutina de tratamiento facial.

¿Tú eres fiel a una rutina constante o acostumbras a cambiar muy a menudo de productos?

7 comentarios en “Rutina facial y reflexión

  1. Yo, cuando encuentro un producto “estrella” para mi piel, lo mantengo hasta que lo acabo, pero es cierto que siempre me pica el gusanillo de innovar. Por ejemplo, puedo mantener mi sérum los 4 o 5 meses que me dura, y estoy muy contenta con él, pero cuando se acaba algo en mí me impulsa a probar productos y marcas nuevas, aunque siempre tengo el primero en la recámara por si un día decido repetir con él.

    Un post muy interesante, me ha gustado.

    ¡Besos!

  2. Me gusta probar productos nuevos, y sí he repetido con algún que otro, pero salvo que no me vaya bién utilizo los productos hasta terminarlos, por muchas novedades que salgan

  3. Lo de cambiar la rutina de limpieza y cuidado cada dos por tres, no y si a eso le añades que tengo la piel sensible, reactiva, mixta y tengo alergia primaveral, no me puedo permitir el lujo de cambiarla cada vez que suena el despertador… jajajaja. Mi piel necesita una absoluta constancia en los tratamientos para estar cómoda y sana y solo cambio producto, siempre y cuando, vaya a conseguir un resultado mejor para las condiciones actuales de mi piel. Evidentemente, antes de ello, me informo muy bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *