Ritual de belleza y cuidados tras un viaje – Hygge

Si hay una cosa que me gusta en este mundo eso es viajar. Disfrutar de ciudades que desconozco, gastronomía y costumbres distintas a las mías son uno de los mayores atractivos de la aventura de viajar. Sin embargo, algo que adoro cuando un viaje concluye es llegar a casa y realizarme mi ritual de belleza tras un viaje. El momento en que emprendo el viaje de vuelta no puedo dejar de pensar en el instante en que llegaré a mi casa, con mi ropa, mi cama, mis matcha lattes preparados como a mi me gusta bien calientes, mis cremas… ¿a alguien más le ocurre algo parecido?

Llegar a casa y desplegar mis productos de belleza sobre la mesa para crear un ambiente de relax propio de la corriente Hygge tan de moda actualmente, fue mi obsesión en el viaje de vuelta. Nada más llegar a casa lo tuve claro, debía crear una atmósfera acogedora para así resetear el cuerpo y prepararlo para el comienzo de la semana.

Encender un difusor de esencias es un paso imprescindible para crear una atmósfera adecuada. Mi difusor es de la marca Puressentiel, es un difusor de cerámica con un elegante diseño en forma de gota en color azul marino. No emite vapores, no hace ningún ruido ni calienta los aceites de forma intensa sino que libera el aroma de la esencia que le ponga de forma discreta y muy agradable. Transcurridos unos minutos es el propio difusor el que se desconecta por lo que no tengo que preocuparme si tras mi sesión de relax caigo dormida en el sofá.

Yo uso dos mezclas de esencias de la misma marca aunque también se pueden usar aceites esenciales puros en función de nuestras necesidades. Mis mezclas son Puressentiel Meditación y un Paseo por el parque. Las uso indistintamente porque aunque en una primera instancia se puede creer que para relajar la mezcla de meditación es la más adecuada, en mi caso, el aroma a verde, a frescor y a elementos botánicos me traslada directamente a los veranos en el puebloy me provoca una relajación increíble.

ritual de belleza-tras-un-viaje-pure-essentiel-difusor-esencias-meditacion-paseo-por-el-parque-aceite-desmaquillante-micelar-con-pétalos-de-rosa-de-Nuxe-locion-desmaquillante-calmante-al-aciano-de-Klorane-White-cedar-foot-scrub-de-Natura-Siberica-balsamo-reparador-pies-Esdor-crema-manos-Aveda-Hand-relief

Con la atmósfera ya creada empiezo mi ritual de belleza con un buen desmaquillado de la piel. Si no quiero complicarme en exceso opto por el aceite desmaquillante micelar con pétalos de rosa de Nuxe. Nunca fui una gran fan de la rosa en perfumes ni productos de belleza porque si su aroma es muy intenso o claramente sintético me provoca tal dolor de cabeza que puede dejarme K.O durante el resto del día. Este aceite huele a rosas pero no huele excesivamente intenso por lo que yo lo tolero sin problemas, de hecho me parece hasta un buen olor. Se puede utilizar en rostro y ojos. Elimina el maquillaje de una pasada sin dejar el rostro seco o tirante y aunque en los ojos funciona muy bien porque no escuece ni los irrita yo prefiero siempre usar un producto específico para esta zona como es el desmaquillante para ojos con extracto de aciano de Klorane.

La loción desmaquillante calmante al aciano de Klorane estarás cansada de vérmela si me sigues en redes sociales pero es que me parece un producto que no puede pasar desapercibido para todas las personas que busquen un desmaquillante eficaz y suave. Lo utilizo para desmaquillarme el maquillaje de ojos pero también lo he utilizado cuando, por reacción a una máscara de pestañas, el párpado se me inflamó provocando unos picores muy incómodos. Me aplicaba una buena cantidad en dos algodones y con ellos limpiaba el ojo dejando reposar el producto unos minutos como si de una cataplasma se tratara. Otro uso que le doy es para relajar la vista y descansar los ojos cuando he pasado muchas horas delante del ordenador o de la llamada luz azul de ordenadores, móviles, televisión.. dos algodones bien impregnados en loción, 10 minutos aplicados sobre los párpados y ¡voilá!

ritual de belleza-tras-un-viaje-pure-essentiel-difusor-esencias-meditacion-paseo-por-el-parque-aceite-desmaquillante-micelar-con-pétalos-de-rosa-de-Nuxe-locion-desmaquillante-calmante-al-aciano-de-Klorane-White-cedar-foot-scrub-de-Natura-Siberica-balsamo-reparador-pies-Esdor-crema-manos-Aveda-Hand-relief

Una vez con la piel limpia dedico tiempo a una de las partes más olvidadas del cuerpo como son los pies. Hasta que no llega el verano o hasta que no comienzan a resentirse y darnos problemas no nos acordamos de que estos grandes sufridores precisan de nuestra atención. Soportan todo el peso de nuestro cuerpo, sufren tacones y materiales poco recomendables en el calzado sin apenas inmutarse así que, ¿por qué no darles de vez en cuando una sesión de cuidados?

Reconozco que tampoco me complico en exceso y sigo un ritual de belleza basado en mil productos sino que con dos productos logro llevar a cabo un mantenimiento que logra que luzcan arreglados y sobre todo saludables. Exfoliarlos es un paso importante porque en ellos se acumulan muchas pieles muertas y muchas veces cuando nos exfoliamos el cuerpo nos olvidamos de ellos. El exfoliante que estoy usando actualmente es White cedar foot scrub de Natura Siberica, un exfoliante especialmente diseñado para esta zona. Se aplica mediante un suave masaje de unos minutos, yo lo hago en movimientos circulares para activar la circulación y el sistema linfático comenzando siempre por las plantas de los pies, siguiendo por los dedos para terminar en el empeine. Su fórmula lleva una gran cantidad de aceites tanto vegetales como esenciales además de mantecas como karité lo que hace la experiencia de la exfoliación muy agradable a la par que efectiva.

Para terminar con los pies aplico el bálsamo reparador de pies de Esdor. Este bálsamo, con un 92% de ingredientes de origen natural, nutre a la vez que refresca los pies. Lleva en su composición polifenoles de uva tinta tempranillo, manteca de karité y aceite esencial de mandarina además de extractos de frutas como limón, uva y piña. Aplicarlo no tiene mayor misterio que extender una pequeña cantidad sobre los pies y masajearlo hasta su total absorción. Yo lo he estado usando únicamente una vez por semana, quizá Esdor recomiende otra frecuencia de uso pero yo me doy por satisfecha con cumplir mi plan de mantenimiento semanal. Si quiero aplicar un tratamiento de choque aplico una capa gorda de bálsamo reparador y me pongo unos calcetines de algodón con los que duermo toda la noche. A la mañana siguiente los pies amanecen suaves como la piel de un bebé.

Finalizo mi ritual de belleza con la aplicación de una generosa capa de cualquier crema de manos de Aveda Hand relief. Tengo tres variedades distintas que alterno según la que tenga más a mano. Estas cremas son ultra hidratantes y estupendamente perfumadas. No huelen a una simple crema de manos tradicional sino que posee notas más cercanas al mundo de la aromaterapia y el perfume que ninguna otra.

Quizá tras leer esta experiencia te haya parecido una “perdida” de tiempo pero te aseguro de que una vez adquieras el hábito y encuentres un momento para realizarlo, ¡te parecerá imprescindible!

2 comentarios en “Ritual de belleza y cuidados tras un viaje – Hygge

  1. Por muy bien que se pase en los viajes, llegar a casa y desconectar con una sesión de mimos cosméticos, debería ser obligatorio… 😉
    La loción desmaquillante calmante al aciano de Klorane, es directamente un amor para la piel. Mira que he probado unos cuantos cosméticos específicos para esta zona pero si tuviera que quedarme con uno solo, sería esta loción. No irrita, no pica, te deja la zona descansada… Es una maravilla!
    Besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *