3 grandes lecciones para viajar con niños

Viajar con mis hijos es una de las cosas que más disfruto del mundo. Nada es comparable a eso y los que me seguís desde hace tiempo ya sabéis que es mi pasión/obsesión. Pero tengo claras tres grandes lecciones para viajar con niños y hoy quiero compartirlas. No gasto mucho dinero en ropa, ni en otros caprichos… mi gran tesoro son los viajes en familia. Guardo los recuerdos de cada viaje de verano como una joya de mi vida. Ver Castillos con ellos en el Valle del Loira, bañarme en piscinas naturales de aguas cristalinas junto a patos en Austria, ver atardecer en Venecia, recorrer los Los Lagos de Plitvice de su mano…

lecciones viajar con ninos

Sin embargo viajar con niños no es fácil. Supone ser flexible y adaptarse a sus ritmos. Tener paciencia. Ser positivo. Estar preparado para imprevistos. Saber convertir las crisis en juegos… Lo contaba ya en IG este verano: viajar con niños tiene sus días malos y quien diga lo contrario, miente. No todo es idílico y maravilloso. Es verdad que mis hijos están ya muy acostumbrados al “trote” de avion, hotel, ciudad y normalmente lo llevan muy bien… pero aún así tienen días y días. Yo también a veces termino agotada y pensando: ¿qué hago yo aquí?

viajar con ninos

Tengo personas cercanas que viven con horarios tan estrictos con los niños que no son capaces de disfrutar de los imprevistos. Si algo no sale como esperan, se “cortocircuitan”. El primer mandamiento para viajar con los niños y disfrutar es este: “Las cosas no son las que queremos, son las que son“, y hay que tener capacidad para conformarse y disfrutar.  Después de muchos viajes con los niños estas son tres grandes lecciones que he aprendido:

ADAPTAR EL VIAJE A LOS NIÑOS. En Salzburgo mis hijos me dijeron que no “querían hacer más turismo” y esa noche yo entré en crisis. Veníamos de Viena y me di cuenta de que ellos no querían seguir viendo ciudades y palacios: estaban cansados y especialmente quejicas. Tenía planeado ir a la Casa de Mozart y al Palacio Hellbrunn al día siguiente… qué hacer? Cambié el plan. Busqué información de la ciudad y planes apetecibles para niños. Me importan más ellos que mil palacios.

salzburgo.4

Me quedé sin ir a la Casa de Mozart, es cierto, y al Palacio Hellbrunn (snif) pero lo cambiamos por el zoo de Salzburgo y por subir en teleféricos. La sonrisa de mis hijos ese día fue un regalo.

Esta es una de las grandes lecciones del verano: Si ves que algo no funciona, cambia los planes. Es mejor disfrutar todos juntos en un sitio que no tenías planeado, que “forzar” . No imagináis lo felices que estuvimos todos y os confieso que el zoo fue un gran descubrimiento, uno de los más bonitos que he visitado nunca.

LA NATURALEZA ES EL MEJOR JUEGO.  Soy un poco anti tablet, lo siento. No me gusta que los niños se acostumbren a jugar con él aunque confieso que mis hijos tienen juegos en el de Chicco que les compré y para momentos de aburrimiento como los viajes en coche se lo ponemos para que se entretegan y funciona. Todo en su justa medida tiene su función.

austria.16

Este año como siempre hacemos llevamos a Austria varios juegos portátiles en la maleta. Ni los sacamos. La naturaleza fue suficiente. Y ese es otro de los grandes planes de las vacaciones: cambia de escenario y disfruta de coger piedras y pintarlas, buscar animales, recoger hojas, saltar, pasear…

austria.15

VIAJAR HACE FAMILIA. Lo que más me gusta de viajar en familia es que nos une mucho a todos. Unos días sólo los cinco. Vivimos momentos de mucha complicidad y juegos, tenemos que ayudarnos unos a otros, ver a los mayores ayudandonos con la pequeña, llevando su silla o jugando con ella cuando lloraba para que estuviera contenta son las cosas que me hacen darme cuenta de que viajar hace familia. Estas vacaciones los mayores han dormidos abrazados, y eso no lo hacen en Madrid. Les he visto reirse como nunca y Me traigo en la maleta momentos impagables de una familia unida.

9 comentarios en “3 grandes lecciones para viajar con niños

  1. No puedo estar mas de acuerdo contigo Johanna. Estas vacaciones han sido muy especiales. Gracias por planearlas. Gracias por cuidarnos. Gracias por hacernos pasar momentos tan felices.

    Tu marido.

  2. Que bonito. A mi tb me encanta viajar con mi pequeño, tiene dos años y medio y el año pasado estuvimos en punta cana. Se lo paso en grande y disfruto muchisimo. Este año estoy embarazada así que el viaje lo haremos por España pero con la misma alegría! La verdad es que son momentos magicos e imapgables que quedan grabados en el corazon. nunca entenderé esos padres a los que les “aterroriza” viajar con niños.
    Muchas gracias por tu post! 😚

  3. Toda la razón. Nosotros también somos de viajar mucho en familia, y estoy muy de acuerdo con lo que cuentas. Adaptarte a sus ritmos, buscarles planes que les motiven a ellos también, y disfrutar de estar todos juntos.

  4. Cuando viajas en familia hay cosas que te puedes perder, sobre todo con niños pequeños, pero, como dices, ver su sonrisa cuando haces planes donde les incluyes vale la pena. Hacer turismo de ciudad es duro para los peques (a no ser que haya parques, muchos parques) pero un rio, una playa o escalar la montaña es su máximo aliciente. Apostamos por la naturaleza.

  5. Es cierto que con los niños no visitas todo lo que te gustaría.El mejor consejo es cambiar el ritmo.Pero como tú dices acabas visitando lugares que no estaban en la lista, y te acabas sorprendiendo y aprendiendo.Lo que más valoro yo es el tiempo de vida en familia.Dedicarles tiempo a los niños y a tu pareja sin prisas disfrutando todos los momentos.Eso es lo mejor.
    Se podría hacer una buena lista titulada “lugares que nunca pensaste que ibas a visitar”…😂

  6. A nosotros también nos encanta viajar en familia, incluso viajamos mas desde que tuvimos a Ixeia y con Ara tampoco hemos parado, los amigos nos dicen que estamos locos por viajar con las niñas tan pequeñas, yo les respondo que si ellos no van a la playa con los suyos y les meten tres horas de coche, nosotros siempre es una semana en cualquier sitio y los quince días que me piden mis peques al camping, desde que las tengo repito el mismo sitio, cosa que antes menos el pueblo no hacia.
    Yo recomiendo que viajen desde que nacen y hasta que ellos quieran.

  7. Buenísimos consejos! Sobre todo el de ser flexible, es verdad muchas veces uno no logra ver o experimentar todo lo que quisiera, pero hay que tener mentalidad abierta y ser flexible a los intereses y necesidades de toda la familia. Recuerdo un momento bello en san petesburgo, donde no logramos entrar a una catedral porque Rubén, que en ese entonces tenía 10 meses, no dejaba de llorar. Finalmente optamos por ir a un parque auto al costado de la catedral con un pozo de arena y columpios. Lo pasamos increíble mientras veíamos a Rubén jugar de lo más entretenido en la arena, con la hermosa catedral de fondo. Un bello recuerdo, y me da lo mismo no haber conocido la catedral por dentro!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *