Campos de Lavanda: Brihuega

Campos de Lavanda en Brihuega, Guadalajara. Es un clásico en esta familia. Tercer año consecutivo que vamos. Desde que lo descubrimos no podemos evitar querer respirar el aroma de las lavandas de esa zona. Este año no tenía intención de ir, pero al final nos dijimos: vamos! Así que coche, 50 minutos y a Brihuega.

 

Es un plan precioso para una tarde de verano. El olor maravilloso que se respira. La sensación de paz que desprende el entorno. Es como viajar con los sentidos a otro mundo. El zumbido de las abejas, ese olor tan característico.. huele a limpio, a verano, a desconexión. Ya os conté todos los detalles de este plan EN ESTE POST . Para mi una cita a la que no falto.

 

Les explicamos a los niños que detrás de esas flores hay un año de cuidados, y que en julio comienza la cosecha. Hay que respetar los campos y no arrancar la flores. Y por supuesto hay que aprovechar para hacerse fotos, el entorno invita a ello: pocas veces vas a encontrar un marco tan idílico como este!

Miro las fotos del año pasado y veo cómo mis hijos van creciendo cada verano… el año pasado Barbara era una bebé que aun no andaba y este año… corre, salta y nos hace reir tanto.

 

Después el plan completo es pasear por Brihuega, un pueblo entero cubierto de adornos violetas. Las casas, los balcones, las tiendas y cafeterías, todo contagia ese espíritu del “Festival de la Lavanda”. El pueblo es tan estético y bonito estos días… las lavandas adornan cada rincón y cada calle. Y sentarse en una cafetería al atardecer con ese olor en el ambiente es una de las cosas más apetecibles que me se ocurren.

Ese día estrené mi nuevo bolso cambiador duo de Skip Hop de Nikidom y la funda de la silla a juego. Estoy encantada con ambas cosas! El bolso es super cómodo porque tiene multitud de bolsillos y compartimentos con el que se pueden organizar fácilmente los pañales, comida, etc… y la Funda Silla Cool Touch ha sido otro gran descubrimiento. Barbara suele ensuciarme mucho la silla y he optado por esta idea. Tiene una capa superior que repele la humedad y un acolchado que expulsa aire caliente. De esta forma la silla es mucho más cómoda y sobre todo está limpia ja,ja…

Siempre que vamos, aprovechamos y cenamos al aire libre en alguna terraza o plaza. Es lo que nos gusta el verano, pedir unas tapas y picotear algo mientras los niños juegan a nuestro lado. Eso es el verano no crees? Disfrutar del día sin horarios.  Buscamos en tripadvisor restaurantes en la zona, pero priorizamos estar en una terraza en la que los niños pudieran jugar. Tenía muy buenas críticas el restaurante Asador El Tolmo y nos contaron que en la plaza del pueblo el mismo dueño tiene un bar de raciones así que fue el elegido.  Se hizo de noche allí. Volvimos tarde a casa y los niños llegaron agotados, pero felices.

Este tipo de días y de planes son una inyección de felicidad.

¿Te animas a disfrutar del precioso ambiente de este pueblo estos días?

2 comentarios en “Campos de Lavanda: Brihuega

  1. Precioso!! No sólo los campos de lavanda de Brihuega, si sigues todo el transcurso del Tajuña te encontrarás con un sinfín de pueblos y paisajes con encanto. Una recomendación para la próxima vez que vayáis, que comáis o toméis algo en la Pena Bermeja al lado de la torre del mismo nombre. Un saludo!

    1. Hola Veronica! Gracias por los conesejos y que casualidad y qué rabia… estuvimos a punto de ir a ese… lo vimos en tripadvisor y tenía muy buenas críticas pero finalmente optamos por el otro, la proxima vez te haré caso e iré sin falta. Un beso grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *