Consejos Camino de Santiago con niños

El Camino de Santiago con los niños es más que un viaje, es una experiencia distinta a todo lo que puedas vivir en familia. Los que lo han vivido coinciden que en el camino se respira un ambiente con mucha energía. Vivimos en un mundo sobreprotector en el que a veces pecamos de no dejar a nuestros hijos esforzarse al máximo, exigirse, vivir aventuras… El Camino saca lo mejor de cada niño. Ellos miden sus fuerzas, se retan. No se trata de andar mucho, sino de recorrer mundo. De llegar. Ese es el éxito de este viaje. Aquí van algunos consejos de cómo hacer el Camino de Santiago con niños. 

ETAPAS FÁCILES. Plantea etapas fáciles, retos que sepas que tus hijos pueden lograr en función de su edad. En nuestro caso la media era de 15 kilómetros al día. No queríamos que los niños terminaran agotados, el objetivo era que disfrutaran del camino. Suficientes kilómetros para que andaran varias horas, pero sin terminar agotados. La idea es que quieran volver, no hacerles sufrir, el propósito es que recuerden el viaje con cariño.

SIN MOCHILA Y COCHE DE APOYO. Otra de las decisiones que tomamos en este viaje fue que los niños pequeños no fueran cargados con sus mochilas. En el caso de niños más mayores sí puede ser una opción, en nuestro caso estaba claro que no. Hay varias opciones para hacer el Camino sin peso. En todos los hostales y hoteles puedes dejar la mochila la mañana que te vas, dinero en un sobre (suelen ser 3 euros) y un autobús la recoge y te la lleva al siguiente hostal para que cuando tú llegues la mochila esté allí. En el caso de nuestra familia llevaban su propio coche  de apoyo así que lo organizaron de distinta forma.

 

Todas las mañanas dejaban en el hostal el coche cargado con las mochilas. Andaban los 15 kilómetros y cunado llegaban al destino, uno de los adultos se cogía un taxi, desandaba el camino (al ser distancias cortas eran apenas 10 euros), recogía el coche con todas las mochilas y lo llevaba al hotel donde se encontraban todos.  Así cuando llegaron a Santiago tenían su propio coche para volver a Madrid.

MADRUGAR. Otro de los grandes consejos y aciertos de este viaje fue madrugar mucho. Mi marido me cuenta que si te levantas temprano caminas casi sin gente y puedes seguir tu propio ritmo. En nuestra familia se levantaban sobre las 6 a.m y a las 6.30 ya estaban caminando. Sin calor y sin gente. Llevaban barritas de cereales, frutos secos y cosas para picar. Paraban a medio camino a desayunar tranquilos y sobre las 12 de la mañana ya estaban casi siempre en el destino. Caminar con niños pequeños a media tarde puede ser verdaderamente incómodo por el calor. Evitalo si puedes.

LLEVAR UN PLANNING Y RESERVAS HECHAS. Para muchos el camino de Santiago consiste en andar y buscar restaurante y alojamiento sobre la marcha. Es una modalidad muy respetable y válida pero en mi familia decidieron no hacerlo así. Cuando viajas con 7 niños la idea de tener que estar buscando alojamiento y no encontrar resulta un poco angustiosa. Así que llevaron los hostales ya reservados con tiempo. Para mi este es otro de los grandes aciertos si vas con niños pequeños o eres un grupo numeroso. No hay mucho margen a la improvisación y el siguiente albergue es el objetivo del día. Hay que llegar a él. Desde que salen a andar los niños saben que tienen que aguantar tantas horas. Pero cuando llegan solo tienen que coger la llave y subir, olvida lo de buscar y preguntar en un sitio u otro. Les espera una ducha calentita y muchos días una siesta antes de comer. Después de caminar y esforzarse pocos placeres son tan maravillosos como estos dos.

ANIMAR Y MOTIVAR. Hay momentos  en los que los niños están cansados. Eso es una realidad. No aguantan todo el camino con la misma energía y las mismas ganas. Por eso es importantes involucrarles desde el principio y que para ellos “llegar” también sea una ilusión. En los momentos de bajón, se animaban unos a otros. Mi marido a veces tiraba un poco de ellos para darles impulso y animarles a seguir. Y entre ellos se motivaban y buscaban razones. Los niños además pueden pasarse horas hablando de sus cosas sin darse cuenta de que están andando. Están inmersos en sus historias. Ese es un gran truco: que sus hijos vayan con más niños. Hermanos, primos, amigos… unos motivan a otros y entre todos conseguirán llegar. Ningún adulto puede igualar la diversión y conexión que un niño tiene con otro niño.

BOTAS DE MONTE, CALCETINES ELÁSTICOS Y VASELINA. Prepare a sus hijos para el Camino unas semanas antes de ir y olvide lo de comprarles botas nuevas y que las estrenen allí. Son muchos kilómetros y hay que llevar calzado cómodo y ya usado. Es conventiente además ponerse vaselina en los pies para que la piel esté bien hidratada.

RESTAURANTES Y HOSTALES. Nuestro recorrido, estas fueron las etapas por si os ayudan a organizaros. 

1 etapa: Samos, a unos 100 kilómetros de Santiago.

2 etapa: Portomarín, Lugo. Allí durmieron en la  Pensión Arenas.

3 etapa:  Hospital Da Cruz en Lugo.

4 etapa: Palas del Rei, Lugo

5 etapa: Melida, A Coruña.

6 etapa: ARZUA (A Coruña)

7 etapa: BREA –CERCEDA

8 etapa: LAVACOLLA (A Coruña)

9 etapa: SANTIAGO DE COMPOSTELA

La llegada a Santiago fue super emocionante. Para ellos fue un reto físico conseguido. Creo que es maravilloso que nuestros hijos aprendan así que el esfuerzo tiene recompensa y que además puede ser divertido. Gracias a mi marido que se ofreció a hacerme estas fotos para poder contaros este viaje (y eso que a él no le gusta nada hacer fotos ja,ja… )

Otro día os cuento los hostales en los que durmieron y dónde comer!

5 comentarios en “Consejos Camino de Santiago con niños

  1. Y que edades tenían los niños???? A mi me encantaría hacerlo, pero tengo que esperar que el pequeño tenga unos años más. Gracias por la información.

  2. Siempre me pasa cuando te leo, me generas unas ganas treeemendas de ponerme a ello.
    De hecho, ya lo he comentado con algunos amigos y les ha parecido una idea genial esta de hacer parte del camino en familia, con niños, todos juntos.
    ¡Mil gracias por las recomendaciones!
    Como siempre un placer Joana
    Bss!!

    1. Pilar, este es un viaje/experiencia que a mi también me ha sorprendido. Y cuando vives estas cosas y te das cuenta de lo especiales que son, es cuando necesitas compartirlas. Me alegro mucho de haber sembrado esa semilla de “ganas de ir” porque sé que lo vas a disfrutar mucho. Un beso enorme

  3. Yo he hecho el Camino de Santiago en dos ocasiones con mi hijo de 4 años (la segunda vez fuimos los dos solos) y puedo decir que es una de las experiencias más gratificantes de mi vida. Él está tan entusiasmado que ahora que tiene 5 años no para de insistirme para que lo hagamos desde Roncesvalles!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *