Pudin de avena y arandanos

La avena se ha convertido en uno de nuestros alimentos preferidos para los desayunos en casa. Desde que no compro cereales con chocolate he tenido que buscar distintas versiones e ideas de desayunos que les gusten a los niños. Este pudin de avena y arándanos es uno de los que más ha triunfado y más ahora porque es fresquito, sano y super completo. Tenéis que probarlo!

Descubrí la receta en redes sociales en el blog de danzadefogones y aunque nunca había hecho un pudin sentí curiosidad y me animé a probar. Sobre todo porque es tan fácil que solo pierdes unos minutos en prepararlo. Sólo hacen falta los ingredientes, un bote y una cuchara. Se trata de echarlos todos juntos, remover y dejarlo enfriar en el frigorífico un mínimo de 6 horas. No puede ser más sencillo.

La ventaja además es que lo preparas la noche anterior, y por la mañana te levantas, lo sacas de la nevera y ya está: a comer. Desayuno rápido y saludable, dos cosas que valoro mucho con los niños. Y curiosamente a la que más le gusta es  a la pequeña de la familia: se lo come a cucharadas feliz!

 

 

Es un desayuno/postre ideal para llevar cuando vas a comer fuera de casa. Como se prepara en un bote o tarro lo puedes llevar en el bolso donde quieras y comertelo allí mismo y para darles algo consistente y rico a los niños a media mañana es perfecto.

Así voy alternando las tostadas de aguacate, el porridge de avena con frutas, las galletas caseras de avena… a mis hijos desayunar siempre lo mismo les aburre y en mi búsqueda de recetas sanas esta es una de las estrellas de casa.

INGREDIENTES
  • 1 taza de leche vegetal, yo utilizo de avena o de almendras (250ml)
  • 1 taza de copos de avena
  • 1 cucharada de semillas de chía
  • Un poco de miel (al gusto)
  • 2 cucharadas de mermelada de arándanos (casera)
  • Unos arándanos
 COMO HACERLO
  1. En un bote de vidrio con tapa hermética echas la leche de avena y la miel y remueves bien.
  2. Echas los copos de avena y las semillas de chía y vuelves a remover.
  3. Por último echas la mermelada de arándanos y remueves un poco pero no demasiado para que se queden pegotes de ambas.
  4. Guardas el pudin en la nevera durante toda la noche o durante al menos 6 horas, pones unos arándanos encima y a comer.

Por supuesto tú puedes hacer tu propia versión del pudin: con otro tipo de mermelada, sustituyendo la miel por sirope o panela… la receta original lleva mantequilla de almendras pero yo no uso y no la he echado. Me parece que está ya delicioso y dulce.

Exito seguro con los niños!

 

3 comentarios en “Pudin de avena y arandanos

  1. Hola y gracias por la receta! Es genial y admite muchas variantes. Como sugerencia, decir que también solemos añadir semillas de lino, que remojadas despliegan todas sus propiedades y además también le dan un toque muy rico. un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *