Recién llegados de Benidorm

El cansancio de deshacer maletas es menor que la resaca de felicidad. Siempre prevalece la energía positiva cuando has vivido un fin de semana bonito en familia. A mi esto me da la vida: recordar todo lo vivido y sonreir.

Da igual que sea lunes, da igual que me espere una semana dura con mil cosas por hacer. La energía que da haber vivido unas minivacaciones borra el cansacio, más que el café. Los niños se han despertado hoy felices, hablando en el desayuno de todas las cosas que han hecho este finde: “Mama, y ¿te acuerdas cuando subíamos con las bicis por la montaña y nos adelantó Antonio con el tandem?

“Y qué montón de peces había en el agua de esa playa”  “¿Podré volver a nadar como una sirena alguna vez?, qué divertido ha sido, todo mama”.

Es una suerte (o un privilegio) poner conocer un destino en profundidad, sin quedarse en los tópicos o en la foto conocida de la playa de moda. Siempre hay más. Solo hay que buscar y estar dispuesta a descubrir.

Para eso está mamasviajeras: para contaros los trucos de cada ciudad, la oferta para familias, para descubrir rincones y planes especiales a veces poco conocidos.

Este fin de semana nuestro destino ha sido  Benidorm y es un lugar que no deja de sorprenderme. Yo no me limito solo la playa de Levante ni los bares del paseo marítimo ni tengo la sensación del Benidorm abarrotado que muchos conocen.

Para mi Benidorm es nadar como una sirena. Es lanzarme por toboganes con loopings y morirme de risa con los niños. Hacer snorkel en calas turquesas recónditas y perdidas y subir en bici eléctrica por un Parque Natural con unas vistas de película.

Ese es el espíritu. Ir más allá. Buscar esos lugares paradísiacos y menos masificados, esos hoteles que piensan de verdad en los niños (gracias a la web irconniños por todo el trabajo y por apostar tanto por las familias), los restaurantes y planes en los que comer con ellos es toda una experiencia (porque ellos pueden cocinar su propia comida, por ejemplo)…

O las empresas como Taobike, un negocio de bicis eléctricas de la ciudad en el que su dueño, Sergio, contagia su pasión por lo que hace. Y recorrer paisajes así con una bici es un lujo con mayúsculas.

Es una suerte sí, que te acompañen los que viven y trabajan allí, como nuestra querida Laura de VisitBenidorm, tan sincera y natural, tan amante de su tierra, que al final uno acaba mirando con cariño esa ciudad de rascacielos y playas extensas que tienes la suerte de conocer con otros ojos.

Soy adicta a buscar rincones especiales, puntos bonitos en los que ver atardecer… soy adicta a rodearme de naturaleza. Y eso es lo que hemos hecho este fin de semana. Deseando contaros todo con detalle. Feliz lunes!

 

4 comentarios en “Recién llegados de Benidorm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *