Una humilde morada – Mamá trendy

Adoro los cambios, no lo puedo remediar. Es algo que rompe con la monotonía y que de vez en cuando, se hacen necesarios.

En mi caso, ahora mismo, se ha convertido en eso, una pura necesidad. Como muchos de vosotros sabéis, el pasado mes de enero la familia creció con la llegada de Pepe. Antes de que naciera, ya tenía en la cabeza que teníamos que mudarnos a una casa más grande. Antonio, mi marido, llevaba tiempo temblando con la idea y haciendo oídos sordos al tema. Una mudanza nueva… Menudo vértigo. Yo, sin embargo, me hice íntima de Idealista. Todas las noches se convirtió en una visita obligada.

La duda era si comprar o alquilar. Comencé mi vida de casada con casa propia. Recién construída en un barrio de lo más familiar. Rodeada de colegios y, como no, de niños. Pasaron dos años, y vendimos en el momento justo. La crisis apretaba y el euribor estaba por las nubes. Fuimos precavidos y vendimos muy bien.

Alquilamos la casa de enfrente. De la letra A, pasamos a la B. Una mudanza de lo más sencilla.

Estrenábamos casa, cocina nueva, una habitación de más… Todo. Y nació Jaime. Todavía teníamos espacio. Pero ya nos empezó a picar el gusanillo, más bien a mi, de querer cambiar de barrio. Y, con la crisis, el ladrillo se volvió accesible, o eso pensaba yo… Encontramos una maravillosa en un lugar idílico. No parecía que estuviésemos en pleno Madrid… Pero se nos escapó de las manos.

Y, a día de hoy, sigo buscando, ahora más desesperadamente, una humilde morada que nos de cobijo a 5 de familia, un perro y la persona que tanto nos ayuda.

Al final, ha ganado el alquiler. Aunque, están por las nubes (los barrios que busco son un tanto caretes). Tal vez por los requisitos que exijo:  4 habitaciones (si son 5, no pasa nada), chimenea, un poquito de jardín, en un barrio con encanto y asequible… Tampoco pido tanto!!

Sólo espero que a la vuelta del verano, pueda hacer un post con imágenes de mi nueva casa. Mientras llega ese momento, me conformo con seguir soñando cómo será…

lacasademissuenos-mamatrendy decoracion-mamatrendy

 

Así que, ya sabéis. Si alguien alquila su casa, aquí estoy!!!

 

 

Artículos relacionados

5 comentarios en “Una humilde morada – Mamá trendy

  1. Ayyyy cómo te entiendo, Paula… aunque a mí lo que me van son las mudanzas en pleno embarazo… jajaja
    Como tú, empecé la vida de casada con una casita propia que me encanta y a la que le tenemos un cariño especial, pero donde no entraba la segunda ni con calzador. No vendimos, sino que alquilamos y nos fuimos de alquiler, y la verdad es que estoy feliz con la decisión: casita pequeña en propiedad que se alquila muy bien por dónde está situada, y la flexibilidad de saber que puedo cambiar de casa cuando lo necesite.
    ¡Beso gordo! -María

  2. Uy! Yo también me he sentido identificada… Nosotros somos un poco nómadas (por el trabajo de mi marido) y vivimos alquilados, pero qué difícil es encontrar la casa soñada… Que sí un salón muy pequeño, que si yo para que quiero una buardilla, venga escaleras… Y encima yo también llevo gato incorporado! En la última mudanza (de Valencia a Galicia), con un bebé de 15 días, alquilamos con muebles y estoy tan harta! Ya en mente una mudanza para después del verano…

  3. Pues mira en Mirasierra que hay pisos muy grandes con chimenea y las características q buscas, y zonas verdes maravillosas, a mi me encanta. No es guindalera pero no tiene nada qu envidiarle, yo me mude hace aquí y estoy encantada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *