Viaje en familia – Mamá Trendy

Qué buenos recuerdos tengo de estos lugares. Y lo que he tardado en hacer el post. Aunque lo conté todo, día por día, en Instagram. Quería hacerlo por aquí para explicar con todo detalle lo que vivimos allí, ¡¡una autentica maravilla!!

Aprovechamos el puente del 15 de mayo que era fiesta el lunes en Madrid para irnos a nuestro adorado Portugal. No hay país que nos guste mas, su gente, sus playas, su gastronomía, su arquitectura, todo!! Y allí llegamos a un maravilloso hotel de la cadena Martinhal que se caracterizan por ser hoteles muy familiares, en donde los niños están en la gloria y las parejas sin niños también. El destino era Cascáis. Una ciudad que yo conocía pero que no me acordaba de ella ya que pasé un par de veces de pequeña con mis padres. Tenía ganas de volver a verla y disfrutar con todos los niños de este viaje en familia.  A los niños también les hemos transmitido el amor que tenemos por Portugal ya que veraneamos todos los años allí y cada vez que les nombramos este país, se vuelven locos.

Nuestra gran sorpresa fue llegar al hotel y descubrir todo lo que había allí. Un hotel maravilloso lleno de detalles por todos los lados. Nosotros no nos alojamos en el hotel en sí sino en las villas que tienen también. Os tengo que decir que eran de 10. De las que hacen ahora por todo Portugal. No les faltaba nada y eran perfectas para familias numerosas como las nuestras. De dos plantas, con habitaciones amplias, baños de lujo y todas las comodidades que necesitas cuando te vas de viaje.

Nos hicieron un tour por todas las zonas que tiene el hotel Martinhal Cascais, las zonas de ocio para los niños (no había visto otras igual), el campo de golf, el spa en el que también pueden entrar los niños a darse un masaje o vivir la experiencia en la piscina de chorros… Un campo de fútbol, las piscinas tanto de entre tiempo que tienen puesta con una burbuja como la de verano rodeada de chiringuitos y barbacoas… Pero todo esto con el mejor lujo y sin notar que hay niños y adultos. Sin música a tope que molesta a la gente… Nada que ver, de verdad, con los típicos hoteles de familia de pulserita a los que yo evito ir siempre. Esto es otra historia. En todo el complejo reina una paz increíble y el cuidado que tienen con los niños y las familias en si es una maravilla. Nunca había visto tanta paz en un hotel orientado a las familias.

A nuestra llegada tuvimos la suerte de probar una cena degustación en con el Chef Daniel Estriga. Estábamos citados toda la familia y yo pensaba que eso iba a ser un caos. Pero me equivocaba. Los niños, sentados en nuestra mesa, cenaron antes. Y cuando terminaron podían ir a una sala donde tenían todo tipo de juegos y juguetes e, incluso, los más mayores, podían estar en las zonas del hotel que están pegados al restaurante y leer o jugar al billar… Así, nuestra cena se convirtió en una agradable cena para dos con alguna visita de los niños enseñándonos lo que habían hecho. Nos alegramos de poder probar todos los platos que nos sirvieron del Chef Daniel Estriga. Sin duda, una cena de cinco tenedores.

El club que tienen para los niños también es otra gozada y las actividades que puedes hacer con ellos son infinitas, desde alquilar bicis para hacer una ruta en bici por la zona, hasta jugar al golf o quedarte en la piscina y ver como los niños se bañan mientras tú estás tumbado en esos maravillosos puff de los que no quieres levantarte.

Pero lo que más me sorprendió para bien de todo este lugar mágico (porque para mí fue mágico) era que no tienes por qué venir cargada con una silla de paseo, calienta biberones, bañerita del bebé o cualquier otro accesorio que metes en el maletero del coche porque allí lo tienen todo y te lo dejan sin problema. Nosotros cometimos el error de no llevar la sillita de Pepe. Y cuál fue nuestra sorpresa al ver que tenían allí. Nos solucionó la vida.

Esto fue en Martinhal de Cascais donde pasamos 2 maravillosos días. Pero luego decidimos completar el viaje con una escapada al Martinhal Chiado (el primer hotel urbano elegante para familias en el mundo) para que así los niños conociesen lo maravilloso que es Lisboa. Y lo mismo, un hotel en un edificio maravilloso en pleno centro de Lisboa con una habitación que, no os exagero, pero era más grande que mi casa. Lo llamo habitación pero era un piso decorado de manera exquisita y con todos los detalles del mundo.

Lisboa es cierto que es otro tipo de turismo para los niños y hay que tomárselo con tranquilidad. No podemos hacerles ver la ciudad entera, cuesta arriba, cuesta abajo. Lo mejor es hacer planes que a ellos les puede gustar como montar en el clásico tranvía o visitar algún barrio emblemático. Es cierto que no llevábamos el viaje preparado pero allí si que tenían las mejores recomendaciones para que los niños disfrutaran de una Lisboa maravillosa a través de sus ojos. Y así hicieron. Con sillita que nos facilitó el hotel (menos mal) recorrimos algún que otro barrio de Lisboa, montamos en tranvía y comimos de lujo.

Y por la noche, ellos cenaron en la habitación y luego les bajamos al Kids club donde les prepararon una divertida fiesta de pijamas con película incluída en unos tipis preciosos. De verdad que no les falta detalle.

Sin duda un gran viaje en familia que no olvidaremos nunca. Ahora estamos con ganas de conocer el resto de hoteles que tienen en el sur de Portugal porque cada Martinhal es distinto.

No sé si pudisteis hacer reserva todos aquellos que me preguntábais por instagram pero deciros que una época maravillosa es también septiembre y octubre, así que, os animo a que hagáis esta escapada porque lo tenemos más cerca de lo que nos creemos.

Feliz miércoles!!

 

 

 

Artículos relacionados

Un comentario en “Viaje en familia – Mamá Trendy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *