Arte y estilo en un ático abuhardillado

Los suecos no sabrán de otras cosas, pero cuando se trata de decorar interiores, la verdad es que no lo hacen nada mal. Por eso hoy vuelve a ser protagonista de nuestro blog un apartamento escandinavo, 154 metros cuadrados en un ático abuhardillado.

Sofisticación, vanguardia y arte conviven con el confort, la delicadeza y la luminosidad que se aprecian en esta vivienda. Es un apartamento de líneas más bien geométricas, debido a la forma abuhardillada del techo y al acabado recto de los muebles.

Nos gusta cómo combinan elementos decorativos de diferentes culturas: las coloridas pinturas de las paredes, los candelabros de la terraza, la estatua de madera del baño…

El salón es muy amplio y en él está integrada la cocina, el suelo combina madera caoba y azulejos en color negro. El baño sigue esa misma sintonía y se mantiene la madera y el azulejo negro, tanto en suelo como en pared y muebles.

No podían faltar las sillas Eames, todo un clásico.

El baño es sofisticación y elegancia, se mire por donde se mire.

La conclusión que podemos sacar de este interior es que no existen secretos para crear un espacio atractivo, funcional y acogedor, la clave es saber con qué estilo nos identificamos mejor y escoger 3 o 4 elementos que serán el eje sobre el cual girará el resto de la decoración. Así, en este precioso ático, nosotros identificamos 4 elementos que son los que poseen toda la fuerza de la vivienda.

4 elementos básicos

1.-Lámpara DIY en el salón. 
¿Qué os parece esa idea tan sencilla, original y sofisticada para una lámpara de techo? Además, nos parece una alternativa estupenda a los convencionales marcos de fotografías que cada vez se usan menos en decoración, pero que, por otro lado, son tan necesarios, sobretodo si somos de carácter nostálgico y las fotos forman parte de nuestra vida.
2.- Alfombras
Aportan el toque cálido al ático, dos de estilos muy distintos presidiendo la zona de estar y la otra en el cuarto de baño.
3.- Arte – Pintura
La nota de color la ponen, sin duda, las numerosas pinturas, y fotografías colgadas en las paredes y los accesorios colocados en cada rincón de la casa, incluido el baño que se ha convertido en sala de exposición con esa especie de altar encima del váter.
4.- La terraza.
No hay más que verla, pequeños detalles como la cesta macetero con base pintada, muy característica del estilo nórdico, que hacen que queramos que todos los días sea primavera para pasar horas y horas ahí fuera.

¿Veis algún otro accesorio que os parezca representativo?

Fotografías: nicety.livejournal.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *