Coqueto y femenino estudio de 36m2

Los pequeños espacios para vivir nos gustan especialmente porque representan un reto a la hora de organizar las estancias de forma ingeniosa y que además exista un orden. Muchas veces este reto y la propia necesidad de “sacar espacio hasta por debajo de las piedras” hacen que se conviertan en auténticos lugares originales e únicos. Si este es tu caso, no desestimes ningún rincón, ponte frente a él y búscale la utilidad con imaginación.

Este estudio de tan solo 36m2 es la prueba de que sí se puede vivir con pocos metros. Tiene un recibidor, la cocina, el baño y solo una habitación, donde se las han tenido que ingeniar para que la zona de estar y la cama puedan convivir juntas. El resultado es un estudio coqueto y acogedor que no le falta de nada de lo que tiene que tener una casa, eso sí… más de dos aquí son multitud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *