MIX COBRE Y ROSA: LA SOFISTICACION MÁS GLAMOROSA EN DECORACIÓN.

Si nos gustan los espacios blancos para la decoración de nuestro hogar, tenemos que pensar cómo romper esa monotonía monocromática de una manera armónica y estilosa. El cobre y el rosa son dos tonalidades perfectas para lograr un espacio sofisticado y de tonos relajados.

El cobre

Se trata de un material sostenible, natural, maleable y duradero, vamos que esto es algo que me hace aún más fan de él, pero ya no solo hablo del material en sí y es que, el cobre se ha convertido en un color más de la paleta a la hora de decorar. Se utiliza para combinar y para aportar pinceladas de color en prácticamente cualquier estancia de la casa.

El rosa

El rosa, es uno de los colores más utilizados en los apartamentos escandinavos, en su versión más ‘soft’ es un color alegre, familiar y, aunque no lo creáis, no se trata únicamente de un tono femenino o infantil, el rosa es muy versátil, nos ayuda a suavizar el ambiente, a reducir la rigidez de otros colores más intensos, por eso, por ejemplo, combinar rosa con negro y gris en una cocina, no es ninguna locura, el resultado es asombrosamente bueno.

Rosa, cobre y base blanca

Y si juntamos estos dos colores y los combinamos sobre un lienzo en blanco, obtendremos una vivienda  cálida y con un toque muy glamuroso, ya que el cobre es conocido popularmente como el ‘oro rosa’; una lámpara de techo cobre en el salón, unos cojines con estampado rosa sobre nuestro sofá beige, unas sillas réplica Eames en diferentes tonos, combinando blanco y rosa, un grifo en cobre en la cocina y algún electrodoméstico como la batidora en color rosa pastel… Como veis, hay infinitas formas de incluirlos y de conseguir interesantes espacios de inspiración nórdica en tonos suaves y que nos aporten luminosidad, que esto es algo que siempre buscamos en nuestra casa.
Como base blanca es muy común encontrarnos el mármol, un material de lujo que otorga categoría a nuestro hogar y que casa a la perfección con los tonos protagonistas de este post.

Una tendencia decorativa que perdura en el tiempo

Esta tendencia del cobre y el rosa no es nueva, llevamos varias temporadas viéndola en los catálogos de las firmas escandinavas más populares, es una propuesta decorativa que consigue el equilibrio entre lo moderno y lo clásico, por eso ha sabido hacerse un hueco y se mantiene como una de las opciones más solicitadas a la hora de decorar un hogar.
Si lo analizamos por separado, quizá el cobre y el rosa nos puedan parecer demasiado para un mismo espacio, es ahí donde reside la importancia de trabajar con una base neutra de color blanco, necesitamos un fondo sencillo sobre el que combinar cobre y rosa, porque si no podremos caer en el exceso y otro acierto es elegir pequeños accesorios para integrar estos colores, así aportaremos la dosis justa de color que estamos buscando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *