MUCHO MÁS QUE UN SIMPLE ASIENTO: BANCOS PARA ESPACIOS CON ESTILO

En decoración a veces la innovación significa dar usos diferentes a los elementos, utilizarlos con funciones alternativas a las que tienen asignadas, como por ejemplo una silla como mesita de noche, una maleta vintage recuperada como mesa auxiliar, un palet como cabecero… En este sentido, los bancos de interior, que son una de las tendencias más fuertes de este año, además de ofrecernos su evidente finalidad, la de sentarnos, pueden servirnos como muebles auxiliares, como estantes, como mesa o espacio para el almacenamiento… O como puro accesorio decorativo, aportando estilo a cualquier estancia de nuestro hogar.
Los bancos de interior pueden solucionarnos el típico espacio vacío que tenemos en el salón, un lugar en donde no es fácil ubicar nada, pero que sin embargo, con un banco, lograremos un rincón de lo más estético, útil y original. Y darnos muy buen servicios en espacios complicados, un baño en una buhardilla, un recibidor pequeño, etc.

Hoy os he recopilado algunos ejemplos para decorar con bancos que quedarán perfectos dentro de nuestra casa.

Ideas con las que resolver espacios y obtener soluciones gracias a sus múltiples usos.
Podemos aprovechar el espacio donde coloquemos el banco y usar la base como rincón decorativo, adornándolo con un jarrón, unas velas, unas figuras… Y bajo el banco aprovechar ese espacio colocando unos cestos en donde almacenar todo tipo de cosas.
Bancos en la cocina para la zona de comedor.
Una de las estancias de la casa en donde más habitual es encontrarnos un banco es la cocina o comedor y, es que, la ventaja de esta pieza es que permite que sea más gente la que se siente en torno a la mesa del comedor. Las sillas independientes ocupan más espacio, sin embargo un banco corrido con unos cojines, para hacerlo más confortable, admite uno e incluso hasta dos comensales más, sobre todo si nos apretamos un poco, que en las reuniones familiares siempre viene bien! 🙂
Hall y pasillo
Lugares ideales para ubicar un banco, para crear un espacio cálido podemos decorarlo con unos cojines y una manta y, en este lugar el banco nos permitirá usarlo para apoyar nuestros bolsos, abrigos… Incluso para dejar bajo el mismo los zapatos al entrar en nuestro hogar.
Crear un mini vestidor combinando un banco y un espejo
Tan simple como esto, dos elementos que nos darán como resultado un rincón de lo más útil para vestirnos cada día.
Como mesita de centro auxiliar o mobiliario de salón
Es una manera original y diferente a las mesitas auxiliares convencionales y con ello nuestro salón ganará en personalidad.
Un banco puede convertirse en un mueble extra en la sala de estar, para no caer en la monotonía de los simples aparadores. Es una forma de crear un espacio estético diferente, ya que si lo completamos con unos almohadones y aprovechamos para usarlo como ‘revistero’, colocando nuestras revistas tanto en la base como en la parte de de debajo, lograremos un ambiente de inspiración nórdica de lo más atractivo.
Un rincón de lectura y relax
Aprovecha una pared que tengas libre en casa para colocar un banco lleno de cojines, coloca una lámpara de pie o de mesa cerca, unos estantes en la pared para tener tus libros favoritos a mano y retírate allí cada vez que quieras desconectar y relajarte.
Bancos como aparadores en el dormitorio o como alternativa a la conocida como ‘descalzadora’ que se coloca a los pies de la cama.

Por pura coquetería
Un banco es una excusa perfecta para conseguir un toque sofisticado en nuestra casa, ya sea en el dormitorio, el pasillo, el salón, la cocina, bajo un ventanal… No busques excusas, solo busca dónde ubicarlo y observa el gran resultado que obtendrás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *