Interview with Sonia Grande, costume designer of Midnight in Paris, The Others, Vicky Cristina Barcelona…


///en español abajo///

Sonia Grande is one of the most important costume designers today, and I had the pleasure of meeting her a few days ago. Her filmography includes Midnight in Paris, a treasure thanks to the 20’s looks; Vicky Cristina Barcelona, with the unforgettable Maria Elena played by Penélope Cruz; the dark ambient in The Others, whose wardrobe was designed completely by Sonia from scratch; the romantic comedy It’s complicated with Meryl Streep; and other highly awarded films such as The sea inside, Talk to her or The girl of your dreams, for which she received a Goya Award for best costume design.

Sonia has been chosen to dress most of Woody Allen’s films since 2008, and she arrived at Hollywood in 2009 thanks to director Nancy Meyers, that had seen her work and loved how Sonia could express so much about the characters in such a simple way. Sonia has had the chance to choose the clothes for Adrien Brody, Alec Baldwin, Roberto Benigni, Javier Bardem, Marion Cotillard, Rachel McAdams, Owen Wilson, and Scarlett Johansson, among other stars. Some of them in more than two occasions, and she’s always managed to perfectly portray the spirit of the film, whether it’s the belle époque, the bolivian indigens from 1500, the bullfighting world of Manolete, or the colourful and creative images of Almodóvar.

Sonia’s awards at her apartment (look at the Goya!) and a pic of Sonia.

She studied Acting, worked as an actress in several plays, presented a TV program in Spain’s main channel, and then she discovered her passion for costume design (at last!). At her home, a very nicely decorated apartment in the centre of Madrid, we talked about her work, the most special films of her career, and some anecdotes about the shootings:

MP: Where did you find Marion Cotillard’s dresses for Midnight in Paris?
SG: I bought the three dresses at vintage stores in Paris. It was a terrible search, I looked in every single vintage shop of Paris. They are three wonderful dresses, like a gift from Paris. It was a very difficult character for me, because Woody wanted something extremely precious. The most complex thing about working with him it’s the development of her heroines. They are very important for him, he doesn’t go on if he isn’t totally convinced with them. We also had another problem. People have an image of the 20’s that everything was short, and the dresses weren’t actually shorts, they were below the knee. When Woody saw the reality of the dresses of that age, he said: “Oh, but, they look like long tunics, I want the other thing”, and I replied: “the other thing, you know, cutting the dresses shorter, it’s not the 20’s style, and we’re going to be criticized for it”. “No, but I want that other image, more fun and contemporary”. Then I had to find the dresses and then cut them, incorrect for that age treatment, but right for the director.  The 20’s is one of my favourite ages, also the 30’s. It’s like a hidden world, you suddenly find all that shiny elements and paillettes. That kind of woman, in between wars, has a very special charm.


MP: How many people worked with you in the costume design department in Midnight in Paris?
SG: Woody Allen’s films are independent films, and we don’t have a big budget. I don’t remember exactly how many we were on the team, but it was like in any spanish period film, nothing spectacular. I had an asistant, Sol Savant, a french asistant that worked as Costume Supervisor, and then a pair of shoppers for the contemporary part of the film, not for the whole movie, they worked for four weeks to find everything. And also a tailoring team to dress the period parts.

MP: Where is Léa Seydoux’s dress on the final scene from?
SG: It’s from Zara!

MP: Really? Do you usually use clothes from Zara, Mango, etc?
SG: Of course, of course! It’s logical that a girl that works at a music store buys at Zara. It wouldn’t be reasonable that she wore Yves Saint Laurent, she couldn’t afford it. That kind of stores [Zara, Mango], sell beautiful and very cinematographic clothes. The important thing is choosing the clothes that work for the character, for the movie, and that look good on the screen. I don’t care about where the clothes are from. Even the garbage can be useful, it’s surprising how many things you can find there. That’s why costume searches are so complex, because things can come from all kind of sources, unexpected.

MP: What was the inspiration for Penélope Cruz’s character in Vicky Cristina Barcelona?
SG: It was the most difficult character in the film for me to conceive, to give her a look that was visually interesting and contemporary. I went to the bar on my street once, and the waitress caught my eye. I really liked what she transmitted, not what she was wearing, but the inside concept of her. Then I started thinking about the character as I was drinking a glass of wine, watching this girl’s gestures. From that, I thought of Frida Kahlo, and she reminded me of a friend my mother used to have from the Cafe Gijon. That woman lived with the painters and artist of that period, she had no money, but she had a very interesting style. That kind of woman that creates her own image in flea markets, things she borrows, etc. She generated a very special artistic feeling. I took that concept to what a person would do nowadays, an artist that has no money. And I thought that vintage clothes would help. If a person with good taste goes to a flea market, and she’s an artist, she will recognize the good items. Maybe she’ll buy them for five cents. I designed that character form there, I picked clothes from any place and I was composing the outfits as a moneyless person with style would do.

Sonia found this dress at L´Arca de la Avia, a vintage store in Barcelona that supplies many movie productions.


MP: How is the experience of working with Woody Allen? Does he have any obsessions?
SG: Yes, he has a lot! (laughs). He has a very particular obsession. He doesn’t like the colour blue. You can’t use blue on his films, which generates a lot of trouble because blue is a very common colour in men’s contemporary outfits. He only accepts jeans, because he can’t avoid it as it is a language young people use that you can’t forget. Woody is a man with a really good taste, and very simple when deciding things. We get along very well in that aspect, because when I’m choosing a t-shirt, the neck of that t-shirt is something that I study to unimaginable limits. I don’t like wide necks, asymmetrical necks, I don’t like anything that distracts the attention of the viewers, just like I don’t like buttons of different colours, things as little as that. Because I think that the simpler you look, the better. The viewer needs to be paying attention to the message the actors are expressing. I don’t like those movies full of details and little things, and he doesn’t either. Why use that complicated skirt, or that crazy shirt, when you can express the same message using a simple white t-shirt. That’s a lesson for me.

She designed the costumes in “To Rome with love”, starring Alec Baldwin, Woody Allen, Ellen Page, Jesse Eisenberg, Roberto Benigni…

MP: You designed The Others costumes from scratch, every outfit and dress the characters wear…
SG: The Others was a very special occasion for me because it was a movie with few characters and I had a good support to make it. There was the need to design the movie because the characters were very insightful, and I wanted to create that atmosphere from the 40’s that goes back in the past with [SPOILER, roll over to read: those ghosts, and it had to have a unitary speech. I had to design and construct everything. It was made in England, and it was one of the few times that I could make a movie completely designed by me. It was marvellous.

the others
These photos are from “The Others” book. Sonia Grande explains that she used subtle catholic references and details on the clothes. The main inspiration was the 40’s British style. For the kids’ clothes, most of the outfits were the same with a few changes, so the spectator wouldn’t notice that they were wearing the same clothes everyday.

the othersthe othersthe others

the others
Alejandro Amenábar, director of the movie, on the set of The Others

MP: What’s been the most special character you’ve dressed?
SG: It is a difficult choice. I loved working with Nicole Kidman in The Others. I had to hod myself back when designing the clothes for her. The most interesting thing about working with Amenábar is that his scripts are very insightful. As I started drawing sketches, I realized that they didn’t suit the story, with that world. Then I realized that the hyper-realistic treatment fitted the script very well. I made a very exhaustive work with Nicole, because she was too pretty for the character, an extremely catholic woman, crazy, and [SPOILER, roll over to read: dead. I had to play with her body, her height, her physiognomy, her light eyes, her blond hair, and take her to a fainter and hieratic concept.



“I also enjoyed designing Penélope Cruz’s wardrobe in The girl of your dreams, with the folklore outfits”, says Sonia

MP: How did you make Even the Rain‘s accesories?
SG: Even the rain is a good example of an adventurous film… We met an Argentinian hippy in Bolivia that made necklaces. I hired him, gave him the materials, and we both made the accessories at the tailor area. We also asked the native tribes to send us certain materials. We mixed all of that and made the accessories.

“Even the rain” was directed by Iciar Bollaín and told the story of the revolutions in Bolivia. It is a fantastic film, I really recommend it.


MP: What’s the average budget in a movie for costume design?
SG: If you’re working with an American studio and you have a contemporary romantic comedy, they can give you one million dollars. Nevertheless, you can be doing an independent period film and they give you $250.000. It varies a lot. The budget you have modifies the concept very heavily, and what you’ll do for the movie. It doesn’t mean that you’ll be working less on the smaller film, but obviously the resources are very different. The perfect thing would be having time and money to start from scratch, and if it’s a period movie, design it completely. Even if you have a reasonable budget, it is impossible to cover the costs of creating 3000 suits for the extras. You have to rent them. Sometimes we dye them, or modify them, but it’s not the same as creating the whole concept. To compete in the international market you have to go to the best places. If you’re doing a period film and don’t have the tailors that know how the clothes from the XVIII century are cut, you can’t compete. People say: “But if you have a good idea…” Yes, of course you need it, but you also need a technical support that you have to pay. The big productions you see at the Oscars are always supported by big studios that help the costume design to be good.

She styled “It’s complicated” with Meryl Streep and Alec Baldwin. It was her first movie in Hollywood. Alec Baldwin’s suits were tailor made at Brioni

Who is your favourite fashion designer?
I’m a great admirer of Yves Saint Laurent. I love his work. I just shot a film with Sharon Stone and she wears Yves Saint Laurent most of the time.. Sharon plays the alcoholic wife of a wealthy american senator and she had the perfect body for Saint Laurent.

what about love
“What about love” will be released in 2013. The stars are Andy García Sharon Stone, and José Coronado. It’s been directed by Klaus Menzel

MP: What’s the process from the moment you receive the script until you start shooting?
SG: It’s an organized anarchy. First I let myself go by what the characters or the story reveals to me as I read the script, searching for data in my imaginary. Then there’s an exhaustive investigation about the subject we are working on, in art books, photography, other movies, and all the elements that help me compose the movie. After that there’s an interview with the director, where I, as the costume designer, have to give my aesthetic lecture of the movie. I add more documentations as those conversations develop, so that the director knows what I want.

MP: Do movie directors usually have a clear idea about the costumes they want?
SG: It depends. They usually know what they don’t want, but not exactly what they really want. Finding that is the art of my job. It would be terrific for a director to define all the aspects of the movie.

“Butterfly” (“La lengua de las mariposas”), one of the first films she designed

MP: Do you think they value enough the importance of costume design?
SG: I’ve never worked with a good director that wasn’t extremely interested in the costume design. Good directors need costume design to be good.

MP: Where do you get the clothes for the films?
SG: If I’m making a period movie it is very difficult to buy the clothes, unless you’re speaking about this century. In that case you can go to antique dealers. The usual system in the movie industry is hiring the clothes for the extras at tailor’s shops.

MP: What will be your next project?
I finished the movie with Sharon Stone, and I’ll be doing advertising jobs for the next couple of months. Then I’ll go back to the US.

MP: What kind of movie would you like to work in?
SG: I’d like to do a period movie with a great script, a great director and a big budget. I haven’t had the chance yet. I’d like to have the opportunity to be able to work like Milena Canonero, she’s the best costume designer. There’s no one like her.

More films she’s designed costumes for:

LOS ABRAZOS ROTOS / BROKEN EMBRACES

MANOLETE


—————

Hace unos días tuve el placer de conocer a Sonia Grande, una de las diseñadoras de vestuario más importantes hoy en día. Entre su filmografía se encuentra Midnight in Paris, una auténtica joya gracias a los looks de los años 20; Vicky Cristina Barcelona con la inolvidable Maria Elena interpretada por Penélope Cruz; el ambiente tétrico de Los Otros, cuyo vestuario fue diseñado por Sonia desde cero pieza por pieza; la comedia romántica No es tan fácil con Meryl Streep; y otras películas muy premiadas como Mar Adentro, Hable con ella o La niña de tus ojos, con la que obtuvo un Premio Goya a Mejor Vestuario.

Ha sido la elegida para vestir la mayoría de las películas de Woody Allen desde 2008, y dio el salto a Hollywood en 2009 gracias a Nancy Meyers, que había visto su trabajo en Vicky Cristina Barcelona y le había gustado la manera en la que podía expresar tanto de los personajes a través de la vestimenta de una manera tan sencilla. Ha tenido la ocasión de elegir la ropa para Adrien Brody, Alec Baldwin, Roberto Benigni, Javier Bardem, Marion Cotillard, Rachel McAdams, Owen Wilson, y Scarlett Johansson, entre otras estrellas. Algunos de ellos en varias películas distintas, y siempre ha acertado de lleno en transmitir el estilo del film. Ya sea la belle époque, los indígenas bolivianos del año 1500, el ambiente del toreo con Manolete, o el mundo colorista y creativo de Almodóvar.

Estudió Arte Dramático, trabajó de actriz protagonista en varias obras, fue presentadora en TVE, y por fin descubrió su pasión por el vestuario. En su casa, un apartamento muy bien decorado (¡el buen gusto afecta a todo!), charlamos acerca de su trabajo, las películas más especiales para ella, y alguna anécdota de los rodajes. Un lujo conocer de primera mano una trayectoria como la suya.

MP: ¿Dónde encontraste los trajes de Marion Cotillard en Midnight in Paris?
SG: Los tres trajes de Marion Cotillard los compré en anticuarios, fue una búsqueda terrible. Me recorrí creo que todos las tiendas de ropa vieja y almacenes de París. Son tres trajes maravillosos, son como un regalo de París. Me costó muchísimo ese personaje, porque Woody quería hacer una preciosidad. Lo más difícil de trabajar con él son sus heroínas. Les pone un especialísimo hincapié. Hasta que no está totalmente enamorado de lo que llevan, no sigue adelante. También teníamos otro problema, la gente tiene una imagen iconográfica de los años 20 de que todo es cortito, y realmente los vestidos no son cortitos, el largo es por debajo de la rodilla. Al ver la realidad de los vestidos de la época, Woody dijo, “pero bueno, si parecen como sayas largas, yo quiero lo otro”. Y yo le dije: “que sepas que lo otro, o sea, cortar las faldas, no es la época, y entonces nos van a criticar”. “No, pero yo quiero esta imagen más divertida, más contemporánea”. Entonces tuve que encontrar los trajes y luego cortarlos hasta ese largo, incorrecto para el tratamiento de la época, pero correcto para el director.

Los años 20 es una de las épocas que más me gustan, y los años 30. Es como un mundo submarino, de pronto te encuentras todos esos brillos y esas lentejuelas. Ese tipo de mujer, con el conflicto de entreguerra, tiene un encanto especialísimo.

MP: ¿Cuántos erais en el equipo de vestuario?
SG: Las películas de Woody Allen son películas independientes y no tenemos un gran presupuesto. No recuerdo exactamente cuantos éramos en el equipo, pero como cualquier película española con un tratamiento de época, no era nada espectacular. Estaba mi primera ayudante, Sol Savant, una  ayudante francesa que hacía de Costume Superviser, y luego tenía un par de shoppers para la parte contemporánea, pero no para toda la película, sino por ejemplo cuatro semanas de contratación, y en cuatro semanas tenían que resolverlo todo. Y luego un equipo de sastrería para poder vestir las partes de época.

MP: ¿Y el vestido de Lea Seydoux en la escena final de la película?
SG: ¡Es de Zara! (ríe).

MP: ¿Sí? ¿Sueles usar ropa de Zara, Mango, etc?
SG: Por supuesto, pero por supuestísimo. Es lógico que una chica que trabaja en una tienda de discos compre en Zara. Lo que sería ilógico es que comprara en Yves Saint Laurent. Este tipo de tiendas tiene ropa muy bonita y muy cinematográfica. Lo importante es elegir la ropa que funcione para el personaje y que funcione para la película, y que cinematográficamente fotografíe bien. De dónde viene la ropa es una cosa que no me importa nada. Puede ser incluso la basura, a veces te da sorpresas a la hora de encontrarte cosas. Por eso las búsquedas de vestuario son tan complejas, porque en ocasiones te llegan los elementos de maneras inesperadísimas, y no tienen por qué ser siempre los más caros.

MP: ¿En qué te inspiraste para el personaje de Penélope Cruz en Vicky Cristina Barcelona?
SG: Fue el personaje de la película que más me costó concebir, darle una lectura que luego visualmente fuera interesante y contemporánea. Un día bajé al bar de abajo y me fijé en una camarera. Me gustó mucho lo que aportaba, no lo que llevaba puesto, sino el concepto interno de ella. Entonces empecé a pensar en el personaje según me estaba tomando el vino, viendo la gestualidad de esta chica. De ahí empecé a pensar en Frida Kahlo, y de Frida Kahlo empecé a pensar en una amiga del Café Gijón que tenía mi madre hace años, que vivía con los pintores y los artistas de ese periodo, que no tenía dinero, pero que poseía un look muy interesante. Esa clase de mujer que se hace su propia imagen, en mercadillos, en el Rastro, en cosas que le prestan, cosas que le regalan. Generaba una cosa artística muy especial. Me llevé ese concepto a lo que haría una persona en los tiempos de hoy que no tiene dinero pero que es artista. Y pensé que la ropa vintage ayudaría mucho. Si una persona va a un mercado donde venden ropa vieja, y es artista, y tiene buen gusto, va a reconocer las piezas. A lo mejor se las compra por cinco pesetas. Pensé el personaje desde ahí, recolecté ropa de cualquier sito, e iba componiendo como lo haría una persona sin dinero pero con buen gusto.

(El vestido que lleva Penélope en una de las escenas lo adquirió en L’Arca d’Avia, un anticuario en Barcelona)

MP: ¿Cómo es trabajar con Woody Allen? ¿Tiene alguna manía respecto al vestuario?
SG: Sí, tiene muchísimas [ríe]. Tiene una manía muy particular, no le gusta el azul. El azul no lo puedes usar en sus películas, lo cual genera muchos problemas, porque el azul es un color que se usa bastante en el vestuario masculino en una película contemporánea. Él sólo admite los jeans porque no le queda otro remedio, es un lenguaje que usa la gente joven y del que no se puede prescindir. Woody es un hombre con un terrible buen gusto, y muy sencillo en la selección de las cosas. En eso creo que nos llevamos muy bien, porque yo a la hora de elegir una camiseta, el cuello que tenga esa camiseta es una cosa que puede llegar a la esquizofrenia, porque no me gusta el cuello barco, no me gustan los cuellos asimétricos, no me gusta cualquier cosa que disturbe la atención del espectador, igual que no me gustan los botones de colores, cosas tan pequeñas como eso, porque creo que cuanto más sencillo vayas, más ayudas a que el espectador no se esté fijando en pequeñas partículas de la imagen, y que se esté fijando en lo que realmente es importante en ese momento que es el mensaje que los actores están desarrollando en la película. Todas esas películas abigarradas de pequeñas cositas a mí no me gustan y a él, por mi experiencia tampoco. Por qué no usar una camiseta de toda la vida, con el cuello normal, por qué esto tan complicado, esa falda asimétrica, cuando lo puedes contar con un camisero normal. Y para mí eso es una lección.

MP: Tú diseñaste desde cero el vestuario de Los Otros, cada vestido y conjunto que lucen los personajes…
SG: Los Otros fue una ocasión muy especial porque era una película de pocos personajes y tenía un buen apoyo para hacerla. Había una necesidad de diseñar la película, porque eran unos personajes muy mentales y yo quería hacer que toda esa atmósfera de los años 40 que se retrotrae a una época más antigua con [SPOILER, seleccionar espacio para leer: esos fantasmas tuvieran un discurso unitario. Tuve que diseñarlo y construirlo todo. Se hizo en Inglaterra, y es de las pocas veces que yo he podido hacer una película totalmente diseñada por mí. Es una maravilla.

MP: ¿Qué personaje de tu carrera ha sido el más especial para ti?
SG: Es difícil elegir. Me gustó muchísimo trabajar con Nicole Kidman en Los Otros. Me contuve mucho a la hora de diseñarla. Lo más interesante para mí de trabajar con Amenábar es que sus guiones son mentales. Al principio iba dibujando, y veía que no funcionaba con la historia, con ese mundo. Entonces me di cuenta de que el tratamiento hiperrealista iba muy bien con ese guión. Con Nicole hice un trabajo muy contenido, porque ella era demasiado guapa para el personaje, una mujer católica hasta el extremo, enloquecida, y [SPOILER, seleccionar espacio para leer: muerta. Tuve que jugar manipulando su cuerpo,  su estatura, su tipo, su fisonomía, sus ojos claros, su pelo rubio, y llevármela a un concepto mucho más mortecino, más hierático. También me gustó mucho Penélope, la parte folclórica de La Niña de tus Ojos.

MP: ¿Cómo elaborasteis los accesorios de También la lluvia?
SG: También la lluvia es un ejemplo bueno de película aventurera… En Bolivia nos encontramos con un hippy argentino que hacía collares. Le contraté, le dimos material, y los dos fuimos haciendo los accesorios en la sastrería. También pedimos a unas tribus indígenas de Bolivia que nos mandaran determinados materiales. Todo eso lo mezclamos y confeccionamos los aderezos.

MP: ¿Cuál es el presupuesto medio para vestuario en una película?
SG: Si estás trabajando con un gran estudio americano y tienes una comedia romántica contemporánea, te pueden dar 1 millón de dólares de presupuesto. Y sin embargo puedes estar haciendo una película independiente de época y te dan 250.000. Imagínate si varía. El presupuesto que tienes modifica totalmente el concepto, y lo que vas a hacer en la película. No quiere decir que le vayas a poner menos atención ni mucho menos a la película de 250.000, pero obviamente los recursos son muy distintos.

Para hacer una gran película lo ideal sería tener tiempo y dinero para empezar de nuevo, y hablando de una película de época, diseñar totalmente. Siempre, aunque tengas un presupuesto razonable, nunca tienes para cubrir la construcción de 3000 trajes, ni el tiempo ni el equipo suficiente. Tienes que recurrir a partes de la figuración, a alquilarlas. A veces las teñimos, intentamos darles la vuelta, pero no es lo mismo que concebir todo un concepto general, para competir en el mercado internacional necesitas ir a los mejores sitios. Si haces una película de época y no tienes los cortadores que saben cortar el XVIII, ya no puedes competir. La gente dice: “No, pero si tienes una buena idea” Si, desde luego la tienes que tener. Pero además tienes que tener todo un soporte técnico que tienes que pagar. Las grandes producciones que se ven en los Oscar siempre están apoyadas por una enorme producción que apoya que el vestuario esté bien.

MP: ¿Cuál es el proceso desde que te ofrecen una película hasta que comienza el rodaje?
SG: Es una anarquía ordenada. Primero me dejo llevar mucho lo que me generan los personajes o la historia al leer el guión, buscando datos dentro de mi imaginario. Luego hay una investigación precisa sobre lo que estemos tratando, en libros de arte, fotografía, otras películas, todos los referentes que me ayuden a componerla. Después hay una entrevista con el director, donde como diseñadora tengo la obligación de aportar mi lectura estética sobre toda la película. A partir de esas conversaciones se va aportando documentación precisa para que el director sepa qué quieres.

MP: ¿Los directores suelen tener una idea clara del vestuario que buscan?
SG: Hay de todo. Normalmente directores saben lo que no quieren. Pero exactamente lo que quieren, no. Llegar a eso es el arte de mi trabajo. Para el director sería terrorífico tener que hacer todas las lecturas de la película. Entre la diseñadora y el director se define el vestuario.

MP: ¿Crees que se le da la importancia suficiente al vestuario en una película?
SG: Nunca he trabajado con un director bueno que no le interesase el vestuario hasta el extremo. Los directores buenos necesitan que el vestuario esté muy bien.

MP: ¿Quién es tu diseñador de moda favorito?
SG: Yo soy una gran admiradora de Yves Saint Laurent. Su obra me encanta. Acabo de rodar una película con Sharon Stone [se trata de What about love, en la que también aparece Andy García y José Coronado. Se estrenará en 2013] donde lo fundamenté todo en él. Sharon interpreta a la mujer alcohólica de un senador americano con un gran poder adquisitivo.

MP: ¿Cuál será tu próximo trabajo?
SG: Terminé en septiembre la película con Sharon Stone de la que hablábamos antes, y voy a estar haciendo pequeños trabajos publicitarios hasta dentro de un par de meses que me volveré a Estados Unidos.

MP: ¿En qué género te gustaría trabajar en un futuro?
SG: Me gustaría hacer una gran película de época, con un gran guión, un gran director y grandes medios. Todavía no me lo han ofrecido. Tener la oportunidad de hacer un trabajo como pueda hacerlo Milena Canonero, es la reina del diseño vestuario, es la mejor. No he visto una cosa igual.

 

THANK YOU SONIA! :)

13 comentarios en “Interview with Sonia Grande, costume designer of Midnight in Paris, The Others, Vicky Cristina Barcelona…

  1. Qué interesante Mónica! Y qué gran oportunidad el entrevistarla, seguro que disfrutaste mucho viendo todos esos recortes y recuerdos de trabajo.

    El vestuario de Marion Cotillard en Midnight in París es genial, recuerdo un vestido negro con lentejuelas precioso… me han entrado ganas de verla otra vez y el de Vicky Cristina Barcelona es genial, da una imagen muy bohemia.
    Tiene que ser un trabajo genial… :) sigue así!

  2. Que bueno Mónica, interesante, bien documentado y super fresca la entrevista.

    Sonia Grande es un crack, en España hay mucho talento y es importante que se hable de ello.

    Enhorabuena por el post

    Melanie

  3. QUE INTERESANTE me encanta la entrevista, he encontrado tu blog hoy y estoy como loca de alegría, muchas gracias por tu maravilloso trabajo y enhorabuena.

  4. QUE INTERESANTE me encanta la entrevista, he encontrado tu blog hoy y estoy como loca de alegría, muchas gracias por tu maravilloso trabajo y enhorabuena

  5. Nice for being visiting your blog again, it has been months for me personally. Well this article which I’ve been waited for so long. Great webpage brother I am gona inform this to all or any my friends and acquaintances.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *