Cuevas de Beit Guvrin, más de 500 cuevas talladas por los primeros habitantes en el Parque Nacional de Judea

Uno de los lugares más extraordinarios que pude visitar en mi viaje a Israel son las cuevas de Beit Guvrin, en el Parque Nacional en Judea. El parque cuenta con unos 5 kilómetros cuadrados de superficie y más de 500 cuevas que fueron talladas por los primeros hombres que se asentaron en estas tierras.

El conjunto de más de 500 cuevas hacen del Parque Nacional de Beit Guvrin un lugar emblemático que ha conseguido que el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO lo declare como Patrimonio de la Humanidad. La superficie de este conjunto abarca un sin fin de cuevas que los antiguos hombres empezaron a excavar hace más de 2.000 años, hasta que se dejaron de utilizar en la época de las Cruzadas.

Su uso inicial se remonta a canteras que proporcionaban materiales para la construcción de casas pero se fueron transformando hasta dar cabida a prensas de aceite, columbarios, establos, cisternas subterráneas, baños, canales, actividades agrícolas…

Para que la visita sea una gran experiencia, el recorrido incluye el tránsito entre las diferentes cuevas, las cisternas helenísticas, cuevas de enterramiento con pinturas murales e inscripciones en árabe, y además se pueden observar las zonas agrícolas y manejar las prensas de aceite reconstruidas y tinas de vino. También se puede visitar un anfiteatro romano-bizantino, una iglesia bizantina y un gran cementerio judío.

Además, gracias a la excelente acústica de las cuevas, se pueden celebrar conciertos y actos públicos o privados que se convertirán en experiencia única bajo tierra.

Si estáis planeando viajar a Jerusalem o Israel, os recomiendo 100% que visitéis estas cuevas, no os arrepentiréis de esta experiencia, ¡yo salí encantada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *