Desayuno saludable

Creo que una de las mejores campañas de marketing de la historia fue la que le hicieron al lema: “El desayuno es la comida más importante del día.”, vaya si ha calado hondo. Yo ya hace tiempo descubrí que no. Para mí el desayuno no es la comida más importante del día ni es en la que tengo que consumir más cantidad de alimentos. O sí. Depende del día. Seguramente si la noche anterior cené en abundancia, a la mañana siguiente no tenga demasiada hambre y si por el contrario la cena fue ligera, quizás  me apetezca darme un buen homenaje de buena mañana. Depende si hago deporte matutino o no, depende del momento del ciclo en el que esté, depende de cómo será mi día, de cómo me sienta…

En mi caso, la comida más importante del día varía en función de muchas cosa y eso, creedme, es de lo más liberador.

Lo cierto es que, si vas a desayunar, ya sabes que yo soy muy fan de saltarme el desayuno de vez en cuando siempre que practico el ayuno intermitente del que tanto os he hablado, lo ideal es hacerlo como te mereces. Y hacerlo bien no significa que debes comer todos los grupos de alimentos juntos, o que tengas que comer hasta la saciedad, significa que sea lo que sea lo que te apetezca, tu elección siempre esté basada en opciones saludables que no solo te sentarán bien y te harán enfrentarte al día mucho mejor que si te pone las botas en el mal sentido, también te saciarán hasta la hora de la siguiente comida y te darán mucha energía. Sí, aunque pueda parecerte difícil de creer, un puñado de nueces y un yogur te dará más energía que un paquete de galletas con Colacao. 

Hoy me apetecía hacer desaparecer esa típica excusa en la que nos escondemos todos a la hora de hacer malas elecciones a la hora de comer: “Es que voy sin tiempo”, “No tenía de nada en la despensa…” pocas cosas hay más fáciles de conseguir y rápidas que una pieza de fruta y un puñadito de frutos secos. Nada más fácil de transportar como un yogur y nada más delicioso y nutritivo como lo que os enseño como última opción.

Me gustaría hacer también desde aquí un llamamiento a los padres y madres del mundo. En mi opinión, es una responsabilidad muy grande la que tenéis con vuestros hijos y depende solo de vosotros lo que ellos van a comer desde que se despiertan y empiezan el día. Ellos no pueden elegir, sois vosotros los que elegís por ellos y es vuestra obligación elegir lo mejor y sobre todo, aprender y entender qué es de verdad lo mejor para ellos. #sinofenderyamododereflexión

Y sin más dilación, ahí van alguna sugerencias rapidísimas, fáciles de conseguir, baratas y ricas que o solucionarán más de una papeleta. ¡Contadme!

Claro que sí, una tostada de pan de calidad con un buen aceite de oliva, algo de queso, tomate y un cafelito es una buena opción pero, si normalmente te sientes pesada y llegas a la hora del tentempié con un hambre voraz, intenta ir dejando a un lado el pan en tus desayunos y dale una oportunidad a otras combinaciones, seguro que te sorprenden.

Un yogur natural, de esos en lo que en la etiqueta aparece: Leche, fermentos lácticos y poco más, y un puñado de tus frutos secos favoritos. Puedes añadir fruta si quieres, algo de canela, cacao en polvo para ser más creativo pero así, tal cual, funciona a las mil maravillas.

Recuerda que no es tan importante que controles las cantidades de cada grupo de alimentos en cada comida, como a lo largo del día y la semana. Si no consume fruta en el desayuno, no importa. Puede hacerlo más tarde, ¿no?

Si no te gusta el yogur o prefieres algo aún más rápido, disfruta de la fruta. Un par de mandarinas y de nuevo un puñadito de frutos secos después de un té o un café es para mí, una maravilla de desayuno esos días en los que ando con prisas. Después, cuando logres tener un poco de paz, puedes tomarte una infusión calentita o ¿un segundo café?

Para esos días en los que tienes más tiempo y quieres ponerle algo de poesía al asunto, puedes acudir a los huevos y hacerlos a la plancha o revueltos con verduritas… También puedes currarte unas tostadas francesas, unas tortitas o directamente poner en un bowl bonito un yogur, queso batido o la leche que más te apetezca, vuestra fruta favorita, un puñado de semillas, a mi me encantan las de cáñamo porque saben a nuez y son un buen aporte de proteína vegetal, y algo de granola sin azúcar o directamente algún cereal como la quinua hinchada o la avena.

Como me habéis preguntado mucho por esta granola a la que nos hemos aficionado estas últimas semanas, os dejo el link directo para que podáis comprarla online. Está deliciosa.

¡Quiero leeros! Este finde prometo respuestas. Un millón de gracias por estar siempre por aquí.

Granola de Primrose´s Kitchen con semillas de girasol, coco, trigo sarraceno germinado, datiles, calabaza y cacao.

5 comentarios en “Desayuno saludable

  1. Ay Olgui, a mi el desayuno es mi comida favorita del día, sin dudarlo, y creo que es la única que no me puedo saltar…a diario como voy a toda prisa, mi opción preferida son las tostadas, si, soy clásica a tope… si pudiera ya me haría desayunos más variaditos, con mesa bonita, mi matcha…..pero no…té o café y tostada
    Los findes ya es otra cosa, a veces tortitas, tostadas francesas, o tostaditas más curradas y fruta….
    Ahora ya te digo: odio combinar el yogur con cereales y fruta….no me gusta nada de nada!!! una manía mía

  2. Hola Olga! Qué buenas opciones 😋 A mí me gusta mucho variar los desayunos y si no tengo hambre, me lo llevo en un tupper a la oficina, junto a la comida del mediodía jaja A veces parece que me voy de picnic… Si tengo que elegir un desayuno, ahora mismo elegiría unas gachas de avena y leche vegetal, con muchas especias, o más completo con algunas semillas o fruta, fresca o deshidratada, y qué me dices de añadir una cucharada de pasta de frutos secos… será por combinaciones!
    Gracias por lo que nos aportas!
    Besote,
    Ana

  3. El desayuno para mi es especial pero cuando tengo tiempo. En casa solemos desayunar tortitas de avena hechas por mi, moliendo los copos, añadiendo alguna leche vegetal y huevo, canela y agave. Otras veces pan de espelta o de centeno con aguacate y chia y lima. Otras veces puding de chia y bueno pues algunas (las menos) veces nos apetecen unos churros o huevos revueltos. Creo que voy a comprar esa granola por el jengibre y la curcuma que me viene genial para la artritis. Lleva calabaza o calabacin?

  4. Me encanta desayunar.. lo disfruto. Mayoritariamente un tazón de cafe con leche vegetal con semillas variadas de cereales, unas tostadas integrales con aceite de lino y aguacate y una pieza de fruta fresca, kiwi, mandarina.. y el yogur me gusta pero, lo prefiero mucho màs en la cena; a mi chico le gusta la leche de avena (no le va el café..) con un par de cucharadas de algarroba y cereales con miel
    Procuro levantarme con tiempo para ello, para mí es fundamental para comenzar el día a tope 😊

  5. Para mí el desayuno es un must. Tengo la sensación de que sin desayunar no rindo en el trabajo. Ahora que hago pan casero me encanta desayunar tostadas añadiendo distintas combinaciones: aguacate, frutos rojos triturados, aceite y tomate,… la fruta me la como a media mañana en el trabajo 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *