Primer trimestre de embarazo, mi experiencia

No sé si seréis más a las que os interese este post que a las que no pero me lo habéis pedido. Además, a mí me hará ilusión tener esta historia por escrito por aquí para poder leerla cuando pase el tiempo y a las que no os apetezca el tema embarazo, siempre podréis cerrar el blog por hoy y esperar al lunes cuando publicaré algo de lo más inspirador… 😬

Todo empezó el día 4 de abril a las 21:10 de la noche. Esa es la fecha y la hora de la foto del primer test de embarazo que os enseño.

Yo llevaba varios días con la mosca detrás de la oreja; me dolía muchísimo el pecho cuando a mí no suele molestarme más que un poco durante la ovulación, un sabor metálico en la boca algo peculiar, muchas ganas de ir al baño… pero llevaba varios ciclos algo más largos de lo normal y aunque ya empezaba a estar nerviosa, cada día decidía esperar uno más…

Aquel miércoles mientras terminábamos nuestra jornada laboral en nuestra oficina at home después de varios comentarios míos sobre el tema, il mio innamorato me dijo que iba a ir a comprar un test para hacerlo a la mañana siguiente. Cuando volvió, no pudimos aguantar y lo hicimos al momento… El resultado ya sabéis cuál fue.

Ojos como platos sobre todo él, muchos abrazos y besos y nervios invadieron nuestro hogar dulce hogar aquel día.

Ya lo habíamos hablado alguna vez. De la misma forma que no nos apetecía compartir con nadie que habíamos empezado la búsqueda de un embarazo porque preferíamos llevarlo entre los dos, sobre todo Miki quería esperar para contárselo a la familia al menos hasta que viéramos que aquello marchaba como debía…

Yo y mi paciencia; mi poca paciencia y yo a la hora de compartir novedades, exigimos poder contárselo al menos a mi hermana y a mi prima… con ellas hablo cada día y me iba a resultar imposible ocultarles algo así de modo que aquella misma noche, llamé a mi hermana y le di la noticia. “¿Y no habéis llorado?” me preguntaba sin parar… xD

A la mañana siguiente yo tenía mucho trabajo fuera de casa y la recuerdo con mucho cariño. Yo me sentía rara pero sobre todo muy, muy, muy feliz. Miki no paró de enviarme Selfies guiñándome un ojo y mi hermana de enviarme imágenes de ecografías varias que encontraba por Internet…

Al volver a casa, y después de la insistencia de la futura tía para que hiciéramos un test “de esos que pone embarazada, para tenerlo de recuerdo…” compramos un ClearBlue y lo hicimos… Ay madre, estábamos embarazados.

Recuerdo perfectamente cómo se lo conté a mi chinita & family aquella tarde y sus caras de emoción… “Sienna, ¿sabes que la titita tiene un bebé en la barriga?” Fue bonito y especial poder hablar con ellas sobre esto cuando aún nadie más lo sabía…

Durante aquellos días no tuve más síntomas además del dolor de pecho y las ganas de hacer pis pero apareció un dolorcillo muy extraño que se asemejaba al dolor de regla y se reflejaba hacia el riñón derecho, muy similar al dolor que se siente al tener un cólico o una infección de orina que va subiendo… Decidimos ir al ginecólogo para asegurarnos de que todo iba bien y allí vimos la casita del bebé (el saco gestacional) y un pequeño botón embrionario que aún era casi imperceptible. “Aún es muy pronto pero todo va bien, enhorabuena”; nos dijo la ginecóloga.

Para esos días tenía previsto un viaje muy especial a Barcelona con dos planes muy distintos y de lo más apetecibles, de no ser porque estaba embarazada y llena de nuevas sensaciones y miedos…

Dos días en una masía maravillosa junto a Eva Villar para hacer un retiro yogui y detox emocional organizado por Verónica Blume y la despedida de soltera de mi @siguemiestilo. Uf, cuánta intensidad para aquel momento.

Eva fue a la siguiente persona a la que se lo conté mientras íbamos a Barcelona en el tren. ¡Antes incluso que a mi madre! xD No estaba segura de si aquel retiro estaría indicado para mí y quería compartirlo con ella…

Voy a recordar aquellos días con la misma ilusión que los viví. Me dediqué a disfrutar del momento y a observar.

A mi vuelta, más trabajo y nervios, y ganas de hacer pis y paseos y caricias y también miedo de que todo fuera bien. Es algo tan increíble y yo me sentía tan normal que nos costaba asimilarlo.

La siguiente cita con la ginecóloga era algunas semanas después cuando ya estaba de unas 8 semanas. Allí pudimos ver a lo que denominamos “un gamberettino” con un corazoncito diminuto que ya latía sin parar ❤️

Fue un día de mucha emoción no solo porque pudimos saber que todo marchaba bien… También porque por fin íbamos a contarles la buena nueva a nuestras familias y ya sabéis que yo compartiendo, disfruto el triple.

Sus lágrimas y alegría nos hicieron estar aún más felices y fue entonces cuando yo empecé a notar algunas cosas más…

Aborrecí el huevo y el pollo y las verduras y las legumbres y mis frutas favoritas como el plátano, los frutos rojos… Aborrecí todo lo que solía comer normalmente. No me apetecía nada más que pan y pasta. Manzanas verdes, kiwi y agua con limón.

Doy gracias por haberme quedado embarazada en un momento de mi vida en el que mi relación con la comida es la que es porque si no, quizás me hubiera alimentado a base de Donettes, Doritos y helado de chocolate aquellas semanas…

No he tenido nauseas ni vómitos. Sí inapetencia durante esas semanas y algo de pesadez y acidez siempre que comía opciones no tan saludables… No tengo ni idea de si tendrá que ver, de hecho conozco a personas que se cuidan mucho y han llevado un embarazo lleno de molestias y todo lo contrario pero yo, me he encontrado muy bien durante la mayor parte del tiempo y creo que cuidarme ha influido de alguna forma.

Durante las primeras semanas se me cayó muchísimo el pelo, ¡daba miedo! Y también noté la piel algo más apagada y seca pero es cierto que coincidió con la primavera, mi peor momento del año. A partir de la semana 10 o así, empecé a resurgir y me he visto todas estas semanas con una belleza especial.

En aquel momento ya empezamos a contárselo también a los amigos más cercanos que íbamos viendo en vivo y en directo.

Es tan cierto que compartir las buenas noticias te hace vivirlas aún más intensamente…

También por aquel entonces, tuve la primera cita con la matrona de la Seguridad Social que por cierto no me gustó nada de nada. Sus recomendaciones y actitud me parecieron muy poco actualizadas y por eso ando en busca y captura de un sitio donde hacer la preparación al parto con otro equipo. Me estáis preguntando cómo estamos llevando las pruebas del embarazo; os cuento:

Un mes antes de empezar la búsqueda, me hice un seguro privado. Sabía por experiencia de algunas amigas que en la Seguridad Social te hacen 3 ecografías a lo largo de los 9 meses, las 3 importantes, y que si querías vivir las visitas al ginecólogo con algo más de romanticismo durante esta etapa, lo ideal era ir a un médico privado.

Nuestra decisión fue, llevar las pruebas importantes por la Seguridad Social, (aún no está 100% decidido pero creemos que el parto también será en un hospital público) y apoyarnos en la ginecóloga privada para esas visitas de seguimiento mes a mes en las que podríamos ver más a menudo a nuestro gamberetto.

A lo largo de aquellos tres meses y creo que de todo el embarazo hasta ahora, solo he tenido un episodio de locura extrema o antojo alimenticio descontrolado. Di más de 10.000 pasos buscando cereales Cheerios un domingo de primavera mientras Miki aún dormía (sin suerte). Cuando él se despertó y vio mi frustración, me los consiguió tras una aventura digna de otro post. Después de comerme el tazón de cereales con leche de almendras, lloré un montón pensando en la que había montado xDD

Recuerdo aquellas semanas como interminables. Normalmente el tiempo se me pasa volando pero uf, aquellos días se hacían semanas y las semanas meses… Yo ya dejé de tener ningún tipo de síntoma o sensación particular y solo queríamos que llegara la ecografía de las 12 semanas y saber que todo estaba como debía estar.

Pero antes de aquella ecografía, llegó nuestra escapada favorita para dos que este año sería para 2 y un piccolo gamberetto a Formentera.

Fue tan especial pensar en que si todo iba bien al año siguiente volveríamos tres… Me hice muchas fotos sacando barriga xD y me sorprendió muchísimo que algunas de vosotras me preguntarais si estaba embarazada en aquel momento, algo veríais en mí…

A nuestra vuelta llegó el gran día. Ecografía importante de las 12 semanas y el cribado del primer trimestre que salió normal. En aquella ecografía, aquel bichito con mini corazón ya era un señorito en toda regla, ¡iba a ser un chico!!!!! ❤️ alucinamos mucho con cómo pudimos verle ahí, tan formadito y a gusto dentro de mí y por fin se lo contamos al resto de la familia y a todos nuestros amigos… Fue un día muy, muy, muy, muy, muy, muy bonito.

En este periodo engordé 1,5 kilos y aunque sacaba barriga como la que más, no había rastro de ella. El único suplemento que tomé fue Yodocefol y lo que viene después tendrá que esperar al siguiente post…

¡Espero que os haya gustado mi experiencia! Ojalá os animéis a contarme la vuestra en este post o a dejarme cualquier tipo de comentario.

La magia de la vida…

20 comentarios en “Primer trimestre de embarazo, mi experiencia

  1. Enhorabuena por el embarazo!! ( creo que ya te felicité por instagram pero que por eso no quede)
    Me ha interesado mucho el post. No estoy ni he estado embarazada pero últimamente le doy muchas vueltas, creo que el momento se va acercando y me da mucho respeto…
    Yo también había pensado en lo de hacerme un seguro privado, aunque imagino que deben haber algunos meses de carencia no?
    Ya nos irás contando, un besito a los 3😉😘

    1. ¡Muchísimas gracias Nuria!

      Al menos el que yo me saqué, con sacarlo 1 mes antes de quedarme embarazada ya cubría todo lo necesario durante el embarazo y parto incluido. Me informé de varios antes de sacarlo, es lo que te recomiendo.

      Te mando un beso enorme y me alegro muchísimo de que te estén gustando los posts relacionados con este tema… A mí me está haciendo mucha ilusión compartirlos con vosotras 😀

  2. Me ha encantado el post Olga, muy bonito como lo explicas… gracias por compartir algo tan íntimo y precioso con nosotras <3

    Yo no soy madre, ni he sentido la "llamada" de momento xD pero sí que me interesan estos posts, primero porque te siento cercana y me alegro muchísimo por vosotros y tus posts siempre inspiran… pero además porque aprender cosas nuevas siempre me parece interesante!

    Me alegro que todo vaya estupendo, que el pequeño esté sano y agustito en tu panza. Os mando un besazo a los 3.

    1. Bueno, muchísimas gracias a vosotras por el cariño tan increíble que me estáis demostrando en estos meses…. Está siendo precioso.

      Me alegro un montón de que me digas que pese a no estar en el mood maternidad, te parecen interesantes también este tipo de posts… Al fin y al cabo, mi vida ahora mismo gira un poco en torno a esto y aunque no lo es todo, sí que ocupa un lugar importante así que, inevitablemente tiene que aparecer por aquí.

      Otro beso enorme para ti. ¡Feliz comienzo de semana!

  3. Buenos días Olga, yo te he seguido el embarazo desde el principio porque lo has contado con mucha naturalidad, al leer el post me he identificado mucho contigo porque yo también estoy embarazada, aunque sea de 10 semanas, y me sirves de guía, para mí fue una sorpresa inesperada a mis 37 años y es el primer embarazo, a la revisión acudo a la Seguridad Social, y el parto también será en un hospital público por si surgiera alguna complicación. Deseando leer tu siguiente post y muchas gracias por compartir tu experiencia con nosotras.

    Un abrazo y feliz fin de semana.

    1. ¡Oh! Enhorabuena Cristina!!! Casi terminando el primer trimestre. ¿Qué tal te has encontrado? Espero que fenomenal 😀

      Un beso muy grande y muchísimas gracias por tu comentario y por compartir tu alegría conmigo.

      ¡Feliz comienzo de semana!

  4. Me ha encantado Olga! Estamos de muy parecidas semanas jeje yo estoy de 27+5 y qué bonito está siendo, lo estoy disfrutando y viviendo tan agusto y tranquila todo. Me ha pasado muy parecido a ti: mismas molestias, sensaciones, emociones… Me siento muy agradecida. Esperando al siguiente post. Por cierto mi pequeñín también es chico, Mateo ♥️. Un besote y gracias por compartir

    1. :DDDD Qué ilusión me hacen también que compartamos etapa!!!
      ¡Enhorabuena Verónica!!!

      ¿Sabes que Mateo fue otro de los nombres que teníamos en mente? 😛

      Un beso gigante para vosotros dos también y muchísimas gracias por tu comentario!

  5. Ya sabes que soy maternal 0%, pero leer tanta ternura y tanta emoción, me hacen sentirme muy bien, primero por tí y después por el pequeño Lino que va a tener unos papás muy, muy, muy buenos y divertidos.

    Me muero por veros a los dos!! Bueno, al pequeño Lino todavía no le veré, estará buceando ahí dentro, qué inmersión más placentera, no?

    1. :DDDDDDDDDDD

      Cómo me gusta tu comentario y cómo me gusta que ya quede menos por vernos!
      Vas a alucinar con mis curvas jajajajaj

      Este verano me he sumergido en el mar tratando de imaginar cómo se debía encontrar un bebé ahí dentro… Seguro que tú te lo imaginas mejor que yo!

      Un besazo!!!!!!

  6. ¡Me ha encantado leerte! Me alegro mucho de que lo estés llevando tan bien y puedas estar disfrutando tanto, ya que no siempre los embarazos son tan tranquilos y te permiten disfrutarlos al 100%. Yo siempre digo que mis dos embarazos han sido los periodos más mágicos de mi vida, y que por mucho que se intente explicar es muy difícil expresar las muchas emociones (buenas y no tan buenas) que se viven. Las hormonas están a tope y se nota así que te paciencia contigo misma si vuelves a tener algún episodio de “locura” como el de los Cherioos ja, ja, ja…. Por cierto, a mí en el primer trimestre el huevo también me daba un asco que no podía con las arcadas que me producía verlo crudo y un montón de cosas que me gustaban no las soportaba, incluido el desodorante del papi. Un beso enorme y por cierto, estás guapísima.

    1. Es sin duda una etapa mágica!

      Yo también he estado y sigo algo más sensible con el tema olores… se me ha olvidado comentarlo en el post pero llevo sin usar perfume todo el embarazo y Miki tuvo que dejar de usar los suyos hasta hace poco xDDD

      Un millón de gracias por tu comentario!
      Me hacéis aún más feliz!!!

  7. ¡Me ha encantado leerte! Me alegro mucho de que lo estés llevando tan bien y puedas estar disfrutando tanto, ya que no siempre los embarazos son tan tranquilos y te permiten disfrutarlos al 100%. Yo siempre digo que mis dos embarazos han sido los periodos más mágicos de mi vida, y que por mucho que se intente explicar es muy difícil expresar las muchas emociones (buenas y no tan buenas) que se viven. Las hormonas están a tope y se nota así que te paciencia contigo misma si vuelves a tener algún episodio de “locura” como el de los Cherioos ja, ja, ja…. Por cierto, a mí en el primer trimestre el huevo también me daba un asco que no podía con las arcadas que me producía verlo crudo y un montón de cosas que me gustaban no las soportaba, incluido el desodorante del papi. Un beso enorme y por cierto, estás guapísima.

  8. Yo en el primer trimestre me alimenté a base de uvas, y eso que antes era una fruta que no solía comer. Pues con las náuseas, vomitos y demás, resulta que las uvas eran mi salvación. Que cosas más extrañas!!!!! Disfrútalo que el tiempo pasa volando, yo hace nadita estaba con mis uvas y ahora ya estoy con la pequechuela en la Escuela Infantil. 😢

    1. jajajajaja Vivan las uvas! Sí, el tema de las inapetencias o gustos repentinos por alimentos distintos a los de siempre es algo que me ha inquietado mucho!

      Muchísimas gracias por escribir Laura!
      El embarazo se me está pasando lentíiiiiiiiiisisisisismo pero estoy convencida de que lo echaré muchísimo de menos.

      Un beso gigante y feliz comienzo de semana!

  9. Olguiiii, ¡me has emocionado!
    He identificado todas tus emociones..miedos..alegrías.
    La emoción de sentirlo las primeras veces, cuando aún dudas que ese cosquilleo pueda ser tu bebé.
    Esa primera ecografía y la sorpresa de que se pudiera ver tan bien y que ya estuviera tan formado.
    Y ese corazón latiendo tan deprisa, recuerdo que cuando lo escuchaba en las revisiones era cuando por fin me relajaba y disfrutaba viendolo.
    Yo me pasaba todo el día acariciando mi barriga ¡hasta el punto de gastar las camisetas!
    Sigue disfrutando.

    1. Ayyy Marian, un millón de gracias!!!!!

      Ir a una ecografía y ver que todo está bien es uno de los momentos más placenteros jajaja sin duda!

      A mí me hace mucha gracia que desde el principio, me descubro sin darme cuenta con las manos en la barriga, al despertarme por ejemplo… Será instinto puro…

      Te mando un beso enorme! Un millón de gracias por pasar por aquí.

  10. Me ha mucho la historia de esos tres primeros meses y me parece ideal escribirlo, luego se olvidan muchos detalles!
    Con muchas ganas de seguir leyendo cosas tan bonitas por aquí.
    Por cierto, me hace gracia lo de ponerle un nombre gracioso cuando se le ve por primera vez (gamberetto). Nosotros la primera vez que le vimos y casi hasta el parto fue “nadarin” 😅😊
    Feliz tarde Olga 😘

    1. ¡Muchísimas gracias Carmen!
      Ya estoy preparando el siguiente!!!!

      jajaja Sí, lo del nombre yo creo que es común para todos los papis, no? 😀

      Os mando un beso gigante a los dos y a vuestro nadarin 😀

  11. yo he tenido 3 partos, uno en la seguridad social y 2 en hospitales privados y te recomiendo sin lugar a dudas el parto en el privado, eso sí, nosotros escogimos un hospital con uci pediátrica por si surgía alguna complicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *