La capacidad de adaptación

¡Hola octubre! Pasa rapidito, anda…

Hacía mucho tiempo que no escribía un #frikipost por aquí…
De los creadores de “Me gustan las Easy Going Persons” o “Sentimientos que dañan el alma.” llega el post: “Poniendo a prueba mi capacidad de adaptación.”

Ya os he contado alguna vez cuánto me gusta leer sobre psicología y darme cuenta de que muchos de mis bucles tontos mentales son también los de otra mucha gente que además les ponen nombre y los analizan con mucha más facultad que yo.

Hace ya un tiempo que vengo hablando con unos y otros sobre cuánto creo que influye la flexibilidad, la capacidad de adaptación al cambio de una persona con lo feliz y equilibrada que puede ser su vida… Me explico.

Está claro que ser flexible y adaptarse a los cambios que van surgiendo sin remedio en nuestro día a día, nos lleva a un terreno de crecimiento y aprendizaje muy interesante que nos saca de nuestra zona de confort y el estancamiento, ¿no?

Aceptar determinadas situaciones que no podemos cambiar y afrontarlas pensando que algo positivo traerá el cambio, nos ayuda además a enfrentarnos a cualquier reto desde una perspectiva más optimista pero entonces, ¿por qué no lo hacemos siempre?

Claro, adaptarse a un cambio que sabemos que será para mejor es sencillo. Recibir con una sonrisa una nueva situación cuando es claramente mejor que la anterior es pan comido. Lo difícil, el reto, es ser flexibles y navegar de la mejor forma posible a través de un nuevo mapa que sabemos es o parece peor que el que teníamos antes. La buena noticia es que esto también puede trabajarse (:

Creo que las personas somos de base de determinada manera y después, podemos con nuestros hábitos, trabajo y empeño ir moldeándonos en ser algo distinto (mejores o peores) en algunos casi todos los aspectos.

Hay personas capaces de adaptarse a las circunstancias que les vienen con una facilidad pasmosa. No sufren ni padecen y simplemente, encajan la nueva situación de la mejor manera y siguen adelante prácticamente sin plantearse que haya ocurrido algo… y luego, estamos las personas que debemos hacer un trabajo interior para llevar determinados cambios desde un prisma positivo y que esa parte que nos gusta menos del cambio, no se apodere de nosotros.

  • Lo primero es saber que seguir haciendo o diciendo un día tras otro una misma cosa aún sabiendo que no nos hace sentir bien, es un gran error. Parece de Perogrullo pero no…
  • Cambiar situaciones es posible y está en ti, solo tienes que querer y ponerte manos a la obra.
  • Evitar la queja y adaptarte cuando ocurre algo que no esperas te hará vivirlo desde el punto de vista del aprendizaje y no desde el victimismo que tanto frena.
  • Tener iniciativa, no permanecer en la zona oscura demasiado tiempo es clave para que la negatividad no nos afecte y no nos permita avanzar.

Cuando pase el tiempo y miremos de nuevo el mapa con algo de perspectiva, seremos capaces de ver cómo los cambios sucedidos desde esta perspectiva de aceptación y adaptación seguro nos habrán traído buenos sentimientos, nuevas experiencias, más conocimiento y en general bienestar y felicidad.

Y me diréis, pero Olguita, ¿a qué viene todo esto?

Hace unas semanillas empecé a notar contracciones dinámicas resultado de algo que se llama: “Irritabilidad uterina”. Sin entrar mucho en el tema, he tenido que bajar el ritmo y abandonar hábitos que para mí son muy importantes para llevar una vida equilibrada a todos los niveles. No os negaré que tuve algunos días de llantos, pataletas y quejas pero pronto entré en la etapa de aceptación de la nueva situación y búsqueda del bienestar 😂 y me puse manos a la obra en encontrar nuevos hábitos no contraindicados con mi plan vital que me hicieran sentir igual de bien que los que he tenido que eliminar de mis rutinas.

En ello estoy. En mi caso no ha sido tan fácil como elegir descansar y ver series… #juas

¡Os deseo una feliz semana llena de flexibilidad y buen rollito! 😜

Contadme.

8 comentarios en “La capacidad de adaptación

  1. cuando te recuperes y vuelvas a estar al 200% podrias dedicar un par de horas al dias a hacer sesiones de coaching a personas oscuras y quejicas porque hija…. has dado con la clave de la felicidat. bezo.

    1. jajajajaja yo creo que voy a empezar ya con las sesiones….

      Gracias por comentar mi nulitiki

  2. Me encanta esta retaíla tan adaptativa.
    A ver si el niño se adapta y para un poquito quieto..
    Bezaso

  3. Buen post Olga, muy necesario pensar en todo esto en algún momento de nuestras vidas. Si no es por lo laboral, económico… es por salud.

    En mi caso llevamos seis meses adaptándonos por culpa de un accidente… mi pareja se rompió tibia y peroné, se tuvo que operar, hacer rehabilitación, dejar su pasión por las motos, pasar un verano aburrido y casero (vivimos cerca de la playa, menosmal). Y pasados seis meses pues la cosa se complica un poquito… pero ahí estamos, esperando unas pruebas y saber cuánto tiempo más nos tendremos que adaptar a todo esto.

    Así que, a darnos mucho ánimo y mucha paciencia! Te mando un beso grande <3

  4. Hola Olga, he vivido tú situación dos veces, dos hijos dos embarazos en reposo. El vaivén de emociones, la soledad el aburrimiento la preocupación y el porqué me pasa a mí son inevitables. El segundo reposo a pesar de la supuesta experiencia ha sido peor, cada vez que alguien me decía : aprovecha y lee o ve series, me deban ganas de comermelo. Pero lo bueno, lo positivo es que todo se olvida cuando tienes a tu bebé en brazos y sientes que habrías hecho cualquier cosa por ese pequeño. Ánimo la recompensa llegará y será muy grande.

    1. Uy, qué duro!

      jajjajaaj sí, a mí tampoco me gusta que me digan lo de aprovecha: descansa lee o ve series…. pero bueno, puede ser algo inteligente…

      Muchísimas gracias por tu comentario, Ángela!
      Estoy deseando que pase el tiempo rapidito.
      Un besazo y feliz comienzo de semana!

      Olga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *