Un ritual de despedida de tu embarazo

Podría hablaros de algunas de las cosas que estoy haciendo de cara al parto: largos paseos playeros, infusiones de frambueso, mucho amor… pero hoy, quiero compartir con vosotras algo que a mí me ha sentado muy bien hacer (de algún modo, también dirigido al final del embarazo) y que, visto cuánto os gustó el anticipo vía Instagram Stories, os apetecía mucho conocer.

Creo que si mi niño se hubiera animado a nacer antes de lo previsto, habría sido algo chocante para mí y eso es algo que yo no sabía. Mientras estaba en Madrid, solo quería que llegara el momento de estar en Málaga para que ya aquí, naciera cuando quisiera pero, ¡qué va! yo no quería que naciera todavía.

No sé si fue la emoción de la familia por que llegara ese momento o los (erróneos) vaticinios de unos y otros de que muy, muy, muy pronto nacería; o quizás el desajuste hormonal que me provocó dejar la Progesterona pero yo, cuando llegué a Málaga tuve unos días de tristeza absoluta muy poco yo, que no entendía de dónde venían.

La semana pasada, pude por fin hablar con una muy buena amiga mía que conocí en mi etapa berlinesa sobre su parto maravilloso. Ella vive en Brasil, un lugar en el que las probabilidades de que un nacimiento sea por cesárea (sin motivo) son altísimas. Por eso decidió tener a su bebé en casa con ayuda de una comadrona y preparó aquella experiencia de una forma muy especial. Ya me lo contó en su día pero ahora estaba deseando volver a hablar con ella para que me contara más.

Algo de lo que me habló y que me encantó, fue de un ritual que hizo unos días antes de ponerse de parto a modo de “despedida de su barriguita”. Ella lo hizo acompañada de una amiga pero a mí me apeteció hacerlo sola. Acompañada del sonido de las olas del mar.

Creo que aunque “hacer un ritual para despedirse de la barriguita/embarazo” suene muy friki, no lo es tanto. Durante 9 meses, vivimos una auténtica revolución a muchos niveles. Una nueva vida se crea desde cero dentro de nosotras y nosotras, de algún modo, cambiamos. Despedirnos de ese estado y también de nuestro “yo” antes de empezar la nueva etapa, al menos a mí, me ha ayudado a hacerlo con más calma, positividad y ganas.

Os cuento algunas cositas que quizás os ayuden a disfrutar al máximo de los últimos días siendo 2 en uno, espero que os ayude y que me lo contéis.

  • Solita o acompañada, elige un lugar especial para ti que te transmita buenas sensaciones y pon en marcha un ritual especial. Bueno, simplemente dedica un rato para ti y tu barriguita.
  • Llévate un cuaderno para escribir, o el móvil o el ordenador si te gusta más teclear.
  • Escríbele a tu bebé una carta contándole lo que quieras. Cómo te sientes, qué miedos tienes, cuáles son tus expectativas, cuántas ganas tienes de tenerle entre tus brazos…
  • Si te apetece, puedes llevar algún objeto que sea especial para ti. Un amuleto que te ayude a conectar con ese momento y con tu chiquitín.
  • Háblale en voz alta o simplemente transmítele con tus pensamientos todo lo que se te ocurra. Intenta dejar tu mente lo más libre posible y trata de vivir ese ratito para los dos de una forma positiva y bonita. Al fin y al cabo, estás a punto de conocer al que, dicen, será el amor de tu vida…

A mí me ayudó muchísimo escribirle una carta de despedida/bienvenida en la que le conté cómo sería para mí el parto soñado con el que recibirle en este mundo en el que le esperábamos su papi y yo. Escribí con pelos y señales cada detalle de cómo me imaginaba aquel día y ahí aparecieron algunos miedos e inquietudes que me rondaban la cabeza y que liberé.

Le escribí cuánto me había gustado sentirle dentro de mí todos estos meses  y cuánto amor le esperaba fuera. Lloré mucho escribiéndola y leyéndola después pero me reconfortó hacerlo de una forma increíble. Ya os decía que está siendo un momento sensiblón por aquí.

Estos últimos días estoy extremadamente relajada y me limito a hacer solo aquello que me apetece de verdad. Me encuentro muy, muy bien físicamente o algo cambiante a nivel emocional pero feliz y sobre todo tremendamente afortunada de poder estar viviendo todo esto de esta forma, con gente que me quiere cerquita y en mi paraíso particular.

Espero que os haya gustado y sobre todo os inspire a hacer una despedida especial a vuestras barriguitas.

¡Un millón de besos! Os espero por aquí el miércoles con un post que os va a gustar.

2 comentarios en “Un ritual de despedida de tu embarazo

  1. Precioso, Olga. Poder expresar tus sentimientos es la mejor manera de esperar a tu niño. Os quiero mucho.

  2. Preciosa barriguita Olgui!

    Te confieso que me das mucha envidia (sana) por vivir el embarazo de esa forma tan especial, tan relajada, y por el hecho de que Miki también pueda estar estos días a tu lado (la mayoría de papás no pueden hacer eso) y el plus de estar en el mar, sin duda, tu bebe va a ser feliz a más no poder, va a venir al mundo lleno de magia.
    Si te despides hasta el miércoles que viene (entiendo de la semana que viene) puede ser que Lino (permíteme que le llame así) ya esté aquí.
    Estás muy bonita Olgui, el embarazo te ha sentado estupendamente, a diferencia de ti, me acuerdo con la cara hinchada, la nariz, los labios, los dedos de las manos (menos mal que las piernas se me mantuvieron) y con pocos Kilos! sólo 6 o así he podido leer?? OMG! yo cogí 12 más que tu! se me fué se me fué!
    Como puedes comprobar ya he vuelto, con mis comentarios súper largos… X-D !!!
    Mil besazos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *