Bye, bye Augusto Figueroa

Oh! Hoy mismo, justo antes de escribir este post, he leído el que publiqué como despedida de nuestro primer piso en Madrid. Bye, bye Alburquerque se llamaba. Me ha encantado volver a leerlo y volver a recordar algunas de las cosas que hacían de aquel pisito uno muy especial.

Aunque ya llevamos algunos días en nuestro nuevo hogar, hasta hoy no he encontrado un ratito de paz para dedicarle a este nuevo post de despedida del que ha sido nuestro pisito en Chueca. Nuestro 4º sin ascensor. El piso que siempre recordaremos por ser al que llegamos siendo dos y nos fuimos tres.

Nos dijeron que no renovaríamos el contrato de alquiler del anterior piso con 1 mes de antelación y un viaje largo de por medio así que, la noticia nos puso como una moto.

Quienes vivís en Madrid sabéis que la tarea de encontrar nuevo piso no es sencilla. Es algo intenso y cuando empiezas, no paras hasta que finalmente encuentras el elegido. Fuimos los primeros en ver aquel pisazo que desde el primer instante nos robó el corazón por su luz y su suelo bicolor…

  • Tenía la distribución más rara jamás vista. Para llegar a la cocina había que pasar por todas las estancias del piso. Incluido nuestro dormitorio; pero nunca nos importó que los invitados nos vieran el culillo al ir al baño…
  • El no ascensor nunca supuso un problema para nosotros. Nuestra vecina de más de 80 años y salud de hierro nos advirtió que las escaleras habían sido su mejor medicina.
  • Pese a estar en pleno centro, era un piso de los de antes y tenía las mejores ventanas del mundo. Las cerrabas y dentro había silencio absoluto.
  • Las vistas al cielo y a los tejados de Madrid y a la calle Augusto Figueroa eran preciosas. También el atardecer desde aquellos balcones era especial.
  • El casero ha sido parte del encanto de aquel lugar. Tenía muy buen gusto y era un personaje sin igual.
  • El barrio, mi favorito.
  • Tenía la mejor orientación (sur). Era un piso calentito en invierno y fresquito en verano. Apenas hacía falta encender la calefacción.
  • Hemos organizado muchas comidas y cenas con amigos pero ni una sola fiesta me han dejado hacer allí #snif. 
  • Estaba siempre desordenado y siempre estábamos ordenándolo.
  • Su suelo de pizarra y mármol muy viejo y maravilloso despertaba en mí sentimientos encontrados. Me encantaba pero no lo echo de menos.
  • Era de esos pisos en los que no hacen falta ni cortinas ni lámparas.
  • Las paredes eran tan gruesas que no se oía nada de una habitación a otra. Ni siquiera el timbre.

Arruinarnos porque siempre había un sitio rico cerca al que ir a comer, a cenar, a merendar, a picotear. Que todo estuviera siempre, siempre abierto. Bajar a por las maletas de nuestros invitados porque para ellos era too much. El ambientazo de aquella calle durante el Orgullo. Poner la música a tope sin molestar. Aquella cocina como centro neurálgico. Que los balconcitos nos supieran a maxi jardín. El día que supimos en aquel baño que íbamos a ser papás. Hemos vivido una etapa muy, muy feliz allí y dejarlo vacío y decirle adiós con nuestro niño en brazos ha sido un bonito punto y final.

Bye, bye Augusto Figueroa. 

Artículos relacionados

8 comentarios en “Bye, bye Augusto Figueroa

  1. Pisos diferentes, pero todos con un hilo conductor en la decoración que los hace muy vuestros y muy acogedores.

    Me encantan. Que disfrutéis del nuevo!

  2. Seguro que en el nuevo vais a se igual de felices o más. Tengo ganas de ver cómo os queda. Muchos besos, que hace tiempo que no hablo por aquí, pero que sigo tus andanzas😉

  3. No te voy a mentir si te digo que me da muchísima pena que os mudeis Y que voy a echar de menos pasar por tu puerta y mirar hacia arriba para ver si algún dia te veía. Pero la vida es esto cambiar y progresar. Sin duda seréis muy felices en vuestra nueva casa y nuevo barrio. Ya estoy deseando ver como os ha quedado Y lo nuevo que nos vas a descubrir. Quien sabe si algún día nos veremos por Chueca. Besos

  4. No te voy a mentir si te digo que me da mucha pena que os mudeis Y que al pasar por tu puerta miraba hacia arriba para ver si te veía. Pero la vida es esto cambiar y progresar. Estoy deseando ver como os ha quedado el nuevo piso y todo lo nuevo y bonito que nos vas a mostrar. Ojalá algún dia nos encontremos. Un abrazo

  5. por qué te vas? es muy mono!! yo estoy buscando piso x Madrid! me lo alquilarian?

  6. Qué bonito post Olga. Es durillo despedirse de un hogar, con tantos recuerdos, tantos rincones favoritos… Pero el cambio seguro que va a mejor junto a Aquilino, los tres crearéis un bonito y dulce hogar <3

    Un abrazo guapísima.

  7. ¡Una despedida preciosa! ahora a por nuevas etapas y experiencias en un nuevo hogar.
    Besos.

    Gemeladas

  8. Da penita Olgui, pero los cambios siempre son para bien e ilusionantes.
    La verdad que este piso me parece súper bonito, así que entiendo que guardes un muy buen recuerdo de él, y seguro que en éste nuevo construiréis momentos felices.
    Yo que cuando pasaba por ahí siempre tenía la esperanza de encontrarme contigo X-D
    Un besado preciosa, las fotos me chiflan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *