Cosas buenas de ser mamá

Lunes 14 de octubre de 2019. ¿Será hoy el día que retome la actividad en este rincón virtual? ¡Ojalá!

Mi “vuelta” tenía que ser con él. Mi vida vuelta del revés es gracias a él y aunque esto, la maternidad, está siendo más duro de lo que pensaba, a la vez está siendo más inmensa, más maravillosa de lo que nunca imaginé.

Hay cosas que me pasan. Bueno, hay cosas espectaculares que están pasando a mi alrededor desde que soy mamá y hoy os las quiero contar.

  • Nada importa ya. Bueno, sí importa todo pero qué fácil es ahora relativizar, ¿a que sí, mamás?
  • Siempre me ha costado ser yo con desconocidos. Ahora no me cuesta nada. Ahora soy yo siempre y desde el principio y es algo muy liberador que me está ayudando a construir relaciones muy bonitas, muy de verdad.
  • Ahora paso muchísisisiisisisismo menos tiempo perdiendo el tiempo. No digo haciendo nada, hacer nada es algo que echo muchísimo de menos. Digo conectada, sin hacer nada. Muchas menos horas de pantalla.
  • Querer mejorar es algo difícil de superar. Hasta hace poco el agotamiento me impedía pretender mejorar pero ya vuelve a fluir eso de que mi mejor versión, sea la le quiera mostrar.
  • Hacer muchísimas menos cosas que antes pero sentir que las que haces, sobre todo las que tienen que ver con él, son las más productivas y fructíferas que has hecho jamás. Eso te hace sentir superwoman, incluso casi sin dormir, ¿quién da más?
  • Cada día, haces el acto de generosidad más sincero que, al menos yo, he hecho jamás. Y entregarte a cambio de nada reconforta, llena el espíritu. Es lo más.
  • Volver y volver y volver y volverte a sentir in love total. Cuando junto mi carita con la suya siento mariposas en el estómago muy parecidas a las que he sentido al enamorarme. Esto es real y, ¿hay algo mejor que volverse a enamorar?

En este post os tenéis que animar a comentar. ¿Qué cosas buenas os trajo o ha traído la maternidad?

¡Feliz semana a todas!

“El amor verdadero empieza cuando no se espera nada a cambio.” 

Él es el elefante Tomasito. Tiene las pestañas largas y alborotadas y es un regalo maravilloso que hizo con sus manos Elena para mi niño. 

Si tenéis niños cerca, os recomiendo muchísimo que les hagáis un regalazo de www.lelerele.com, no hay juguetes más espectaculares ni hechos con tanto amor. 

¡Gracias! 

Artículos relacionados

6 comentarios en “Cosas buenas de ser mamá

  1. Estoy de acuerdo con todo!!!
    Mi productividad se ha multiplicado por mil. Y también siento que es más fácil poner “las cosas en su sitio”, relativizar. Y lo mejor de todo: tener el corazón lleno. Sólo verlos a tu lado ya te recarga de amor, de energía, de vida.

    1. Muy de acuerdo. Otra cosa que me pasó a mí es que la empatía se me multiplicó por mil. Los ves tan pequeñitos y vulnerables que solo quieres que estén bien. Y eso se trasladó a todos los niños, incluso a la gente mayor. No soporto ver a nadie llorar o sufrir por algo, me traspasa de una forma que antes de ser madre no, no os pasa??? Cuando enferma un niño pienso “pobres padres, que mal lo están pasando”. Y cuando enferma un padre o madre de familia pienso “pobres hijos aún son pequeños”. Me pongo mucho más en el lugar de los demás. Besos 😘😘

  2. Querida Olga!! Para mi ser madre es lo más maravilloso del mundo, un pasa a un segundo o tercer plano, cuando eran bebés lo que más recuerdo es eso, las cosquillas del amor, el olor a bebé, su piel suave, nada importaba, solo estar y disfrutar de ellos. Recuerdo las horas de planchar y colocar sus ropitas, el estar pendiente de sus comidas, los paseos, y como tú dices de repente hablar con todo el mundo. Ahora los míos son adolescentes pero nada ha cambiado en cuanto a solo querer estar con ellos. Ellos sí que cambian, ya no te necesitan tanto y piden su espacio, pero bueno es normal es una fase de ellos, ya volverán jajjjaja dentro de unos 15 o 20 años con sus hijos y a por el tupper. Tenemos que vivir el día a día y el momento porque pasa muy rápido. Luego cuando ya empiece la escuela volverá a tener tiempo para tí como antes incluso le echarás de menos y te aburrirás jajajajjaja. Nos seguimos leyendo por aquí. Lo echaba de menos. Un abrazo amiga muuuuuuuuuaaaaaaaaaaaaaaa

  3. Pues a mí la maternidad me ha traído aprender a gestionar mucho mejor el tiempo. Tengo menos tiempo y lo tengo que aprovechar para sacar el máximo de tareas posible. También he aprendido a gestionar el cansancio, nunca pensé que mi cuerpo aguantaría tantas horas sin dormir. Y por supuesto, la maternidad me ha traído un ahorro importante en la factura del agua y del gas porque me doy las duchas más rápidas que me he dado en mi vida. ;p

  4. Estoy totalmente de acuerdo Olgui, es lo más maravilloso del mundo, lo de las mariposas es taaaan real❤️❤️❤️
    Me ha encantado el post.

  5. Cuando son tan pequeñitos vives todo de una forma muy instintiva, muy animal. Yo echo de menos su olor a cachorro, el dormir la siesta juntos acurrucados, darles el pecho que era el momento en el que se paraba el mundo a nuestro alrededor. Ciertamente se aprende a gestionar mucho mejor el tiempo y el cansancio. Después, a medida que han ido creciendo la verdad es que no he vuelto a sentir lo mismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *